Crisis fiscal obligó a cerrar un penal en Puerto Rico

Desde Río Grande moverán a 226 presos de mínima y mediana seguridad a otros recintos.
Enlace copiado
Enlace copiado
El secretario del Departamento de Corrección y Rehabilitación (DCR) de Puerto Rico, Érik Rolón, anunció ayer el cierre de la prisión del Zarzal en Río Grande, en cumplimiento con el compromiso de fortalecer la salud fiscal.

“Inmediatamente comenzamos con la administración del departamento, iniciamos un proceso de análisis del funcionamiento y operación de cada una de nuestras instituciones. Esto con el fin de ver en qué áreas podíamos ser más efectivos, mejorar los servicios y condiciones de trabajo de los compañeros”, expresó el directivo.

De acuerdo con Rolón, la decisión de cerrar Zarzal fue una que “se tomó después de analizar bien cada detalle, dándole prioridad al elemento de seguridad y de las condiciones de vivienda de los confinados. Se busca con la determinación que tengamos un sistema correccional atemperado a la realidad fiscal de Puerto Rico”.

Tras el cese de las operaciones en Río Grande se trasladará a 226 presos de mínima y mediana seguridad hasta otras de sus instituciones.

Con esta medida, el DCR logra fortalecer los recursos de otras de instituciones que administra, con la reubicación de decenas de trabajadores.

Lee también

Comentarios

Newsletter