De los 1.8 millones de salvadoreños “inactivos”, 1.4 millones son mujeres ¿por qué?

Los jóvenes son otro sector poco contratado en El Salvador. FUSADES cree que El Salvador debe crecer al 6 % para que empleadores reduzcan sus costos de formalizar a sus empleados y se garantice la demanda de empleo formal.

Enlace copiado
1.8 millones de salvadoreños están inactivos y de este grupo poblacional que no trabaja, 1.4 millones son mujeres. Foto LPG/Archivo.

1.8 millones de salvadoreños están inactivos y de este grupo poblacional que no trabaja, 1.4 millones son mujeres. Foto LPG/Archivo.

Enlace copiado

Tomando las estadísticas de la última Encuesta de Hogares y Propósitos Múltiples de 2016, la población en edad para trabajar en El Salvador, que está arriba de los 16 años, es de 4.7 millones, un 72 % de la población, plantea la Fundación Salvadoreña para el Desarrollo Económico y Social (FUSADES).

De esa población, el 38 % (1.8 millones de salvadoreños) están inactivos. Y de este grupo poblacional que no trabaja, 1.4 millones son mujeres. En términos simples, representan ocho personas inactivas de cada diez.

Según FUSADES, en El Salvador hay una baja contratación de mujeres. Asegura al mismo tiempo que se necesitan “incentivos” para contratar a más de ellas. Por otra parte, aducen como “la causa principal” del desempleo de este sector los quehaceres domésticos y obligaciones familiares.

Por otra parte, vinculan   el bajo crecimiento económico con las causas “que provocan que más salvadoreños -la mayoría mujeres- no ingresen a la fuerza laboral”. Plantean que “muchas personas se desalientan al no encontrar trabajo y dejan de buscarlo”.

Al mismo tiempo, exponen que los jóvenes son otro sector poco contratado en El Salvador. “Mayormente siguen desempleados, buscando oportunidades, repartiendo currículum, asistiendo a innumerables entrevistas, con la esperanza de que los contraten en una empresa formal”, se lee en el documento.

En el mismo se explica que “la mayoría de salvadoreños pasaron a crear su microempresa informal para procurar el alimento para su casa”, convirtiéndose este sector en el 92.5 % de las microempresas en el país. En 2008, había 1.6 millones de personas en la informalidad, en 2016 sumaban 1.9 millones.

En lugar de que la formalización del empleo aumentara, en El Salvador se contrajo un 1.6 %, similar a lo ocurrido en México con un 3.2 %; mientras otros países como República Dominicana, Costa Rica, Ecuador, Brasil, Uruguay, Colombia y Paraguay aumentaron los empleos formales.

FUSADES expone que la razón de un aumento en la informalidad es el poco crecimiento económico y el costo de formalización, que es del 30 % adicional al salario pactado con cada empleado. Paralelamente dice que hay “un segmento (del sector informal) con capacidad de pago que no contribuye formalmente con las finanzas públicas por medio del impuesto sobre la renta”.

El Salvador debería crecer al 6 %, según FUSADES

Para que los empleadores reduzcan sus costos de “formalizar” a sus empleados, otorgándoles un Seguro Social y la cotización de sus ahorros de pensiones y satisfacer la demanda de empleo en esta categoría, la economía salvadoreña deberá crecer un 6 %, proyecta FUSADES.

Actualmente, El Salvador prevé que este año se tenga un crecimiento económico del 2.4 %, según los cálculos más recientes del Banco Central de Reserva (BCR), lejos de las consideraciones de FUSADES, que plantean en el mismo documento presentado que “estudios internacionales muestran que muy pocas naciones en el mundo logran la proeza de crecer alto y de manera sostenida para reducir la pobreza y aumentar la calidad de vida de los ciudadanos”, y que únicamente 13 naciones en el mundo, según el Banco Mundial, crecieron arriba del 7 % en 25 años seguidos.

Por otra parte, el crecimiento económico de un país no está directamente relacionado con la buena distribución de la riqueza y, por tanto, el crecimiento económico no garantiza una mejora económica de la población de un país. Así lo expone la confederación internacional OXFAM, que ha venido recalcando en los últimos años que la brecha de desigualdad en el mundo va cada vez en aumento.

En El Salvador, por ejemplo, 160 millonarios acaparan el equivalente al 87 % de la producción nacional (PIB), cuya fortuna alcanza los $21,000 millones, según reveló OXFAM en 2015.

 

Tags:

  • FUSADES
  • Mujeres
  • Desigualdad
  • Pobreza
  • Empleo informal
  • Economía salvadoreña

Lee también

Comentarios

Newsletter