Lo más visto

Más de Economía

Departamentos del norte y el oriente del país han quedado olvidados: FUSADES

El tanque de pensamiento advirtió que el FODES no se utiliza como debería, además propuso la creación de otro fondo para potenciar el desarrollo de departamentos que se están quedando atrás, como Chalatenango, La Unión, entre otros.
Enlace copiado
Vista panorámica de la ciudad de San Miguel. Foto LPG/Archivo.

Vista panorámica de la ciudad de San Miguel. Foto LPG/Archivo.

Enlace copiado

La diferencia en la calidad de vida según los diferentes departamentos de El Salvador son demasiado altos, señaló la Fundación Salvadoreña para el Desarrollo Económico y Social (FUSADES), que evidenció la necesidad de revisar los programas estatales, como el fondo FODES, que pese a ser una gran cantidad de dinero, ha tenido poco impacto en los territorios.

Según un análisis de FUSADES, en El Salvador hay son dos los departamentos que sobresalen en la mayoría de indicadores: La Libertad y San Salvador; ahí la informalidad en el empleo, es decir el trabajar sin protección ni garantía de los derechos, ni prestaciones y sin pagar impuestos, afecta al 66.3 % y al 57 %, cuando el promedio del país es del 71.4 %.

Estos departamentos concentran la mayoría de las grandes empresas. Mientras que en el resto del país, la tendencia es muy diferente. Lugares como Sonsonate, San Miguel, Santa Ana y La Paz concentran algunas empresas de gran tamaño, pero en su mayoría albergan a micro, pequeñas y medianas empresas (mipymes). Morazán, por ejemplo, no tiene ni empresas medianas.

Pedro Argumedo, investigador de FUSADES, explicó que en algunos departamentos, aparecen grandes empresas, pero estas suelen ser beneficios de café o ingenios azucareros, que tienen muchos años de existir, lo que significa que no se están creando ni instalando negocios en esos lugares.

Para FUSADES hay una diferencia clara en el nivel de desarrollo de departamental, que es liderado por San  Salvador y La Libertad, seguidos de Santa Ana, San Miguel y Sonsonate.

Los que estén en una situación más complicada son La Unión, Chalatenango y Morazán, donde más del 88 % de los trabajadores están en la informalidad; y Cabañas y San Vicente, con el 82.9 % y 87.6 %, respectivamente.

Argumedo señaló que al ver el mapa del país, se evidencia que el eje de desarrollo productivo está dominado por San Salvador, La Libertad y Santa Ana y en menor medida, Sonsonate. La capital es el centro que arrastra las actividades productivas de estos departamentos.

Por otra parte, destaca San Miguel, que tiene aún más diversificación en su producción que San Salvador, es decir que hay empresas de más rubros, aunque en total, hay menos empresas. Esto se debe a que funciona como el polo de toda la zona oriental.

Para Argumedo hay casos que llaman la atención, como La Paz, que pese a tener tres zonas francas, el Aeropuerto Internacional Monseñor Romero y un centro turístico en la Costa del Sol, tiene varios índices negativos, como un nivel de pobreza del 40 % y de informalidad del 77 %.

Revisar el FODES

El FODES que para 2015 fue de $342 millones, el 8 % de los ingresos corrientes netos del país, no se utiliza como dicta la ley, es decir con un 75 % para inversión y 25 % para gasto corriente, como remuneraciones.

Según datos de Hacienda, municipios como Mejicanos, San Salvador y Santa Tecla, utilizaron 55.6 %, 51.6 % y 48.9 % del FODES de 2006 a 2015 para gasto corriente. En otros, la situación es más grave. La Laguna y Comasagua, por ejemplo, utilizaron 83.3 % y 82.5 % para salarios.

Argumedo explicó que esto evidencia la necesidad de hacer cumplir la ley en cuanto al FODES y promover la transparencia. Agregó que también se debería de revisar como se distribuye el dinero entre los municipios del país, puesto que departamentos más pobres reciben, en sus municipios, menos dinero.

Por otra parte, el tanque de pensamiento propuso la creación de un Fondo de Desarrollo Productivo Departamental (FOPRODE), que podría administrarse de la misma forma que se lleva a cabo el FOMILENIO, que tiene una alta tasa de ejecución y de vigilancia.

Tags:

  • Pobreza
  • Desarrollo
  • FODES

Lee también

Comentarios