Lo más visto

Depósitos vuelven a su ritmo natural

Luego de año y medio de crecimientos a doble dígito, los depósitos bancarios en El Salvador vuelven a su cauce y baja la alta liquidez del mercado.

Enlace copiado
Depósitos vuelven a su ritmo natural

Depósitos vuelven a su ritmo natural

Enlace copiado

El caudal de efectivo que ingresó a las cuentas de ahorro del sistema bancario salvadoreño durante 2017 y gran parte de 2018 comienza a reducirse y volver a su ritmo acostumbrado.

El año 2017 quedará en los registros históricos de El Salvador, ya que los depósitos se incrementaron hasta en un 10 % (equivalente a poco más de $1,000 millones y cuando lo tradicional eran tasas de crecimiento abajo del 5 %) y llegaron en diciembre de 2017 a un total de $11,715 millones, de acuerdo con datos de la Superintendencia del Sistema Financiero.

Esta situación fue impulsada en gran medida por el incremento del flujo de remesas familiares (un 20 % del total de estas divisas se recibe con depósitos bancarios) ante el temor de deportaciones masivas y tomó por sorpresa a las entidades financieras del país.

"El año 2017 fue tan atípico que no habíamos organizado nuestro planteamiento de crecimiento en función de ese fondeo tan grande que entró, y se acumuló tanta liquidez que se reorientó y se pagó todo el financiamiento con bancos corresponsales. Cerramos el año prácticamente sin deuda de mediano y corto plazo con los bancos internacionales", cuenta Ana Beatriz Marín, vicepresidenta financiera de Banco Agrícola.

Uno de los efectos positivos de este exceso de liquidez es que hay una mayor capacidad de colocación de créditos y las tasas de interés activas se mantienen estables o resisten mejor la presión de los incrementos de las tasas de referencia internacionales.

"El fondeo acumulado de 2017 sirvió para crecer unos $207 millones en cartera de préstamos a un costo relativamente más bajo que si tuviéramos que buscar créditos", dijo Marín, de Banco Agrícola.

Las instituciones bancarias se fondean del patrimonio que los accionistas han colocado, los ahorros de los depositantes, préstamos de bancos corresponsales y emisiones de títulos en el mercado de valores.

Es en la combinación de esas fuentes donde está "el arte de hacer banca" para que el valor del dinero sea lo mejor y que favorezca a los usuarios, dice Jaime González, director de banca de Personas de Davivienda.

Actualmente, las tasas de interés de los préstamos para personas empiezan con el 8.25 %. Sin embargo, también hay efectos adversos y se reducen las tasas pasivas, es decir, los ahorrantes reciben menos ingresos asociados porque no hay tanta competencia entre los bancos por esos depósitos.

Uso eficiente

Rafael Mercado, gerente de operaciones y finanzas de banco Promerica, opina que se debe tener una visión clara de cómo se hará uso eficiente de la materia prima y esto tiene que ver con la formación de activos, los cuales han venido creciendo en los últimos períodos entre un 3 % a 6 %.

Por cada dólar de depósitos, $0.40 están colocados en un instrumento, ya sea líquido como efectivo en caja o inversiones de alta liquidez. Los restantes $0.60 están disponibles para préstamos.

La cartera de créditos netos en El Salvador ha crecido un 5.4 % y a octubre pasado rondaba los $12,123 millones. El 45.7 % de dicho monto ha sido destinado a préstamos para empresas.

El año pasado la dinámica de fuerte crecimiento duró hasta abril; a partir de julio disminuyó la aceleración. Hasta octubre, según datos de la SSF, los depósitos totales sumaban $12,102 millones, de los cuales $3,377 millones estaban en cuentas de ahorro a la vista (un incremento interanual de 7.7 %).

Los expertos consultados proyectan que para este año se vuelva a niveles de crecimiento del 3 % o 4 % en los depósitos.

Más acceso

Un reto que queda pendiente es incrementar el nivel de bancarización del país. Este es relativamente bajo ya que ronda un 30 % de la población, aunque en los últimos años ha crecido, ya que las leyes se han abierto para aceptar a personas del sector informal que no eran candidatos para acceder a una cuenta de ahorro.

Con la Ley de Inclusión Financiera de 2015 se abre la oportunidad de ofrecer una cuenta de ahorro con requisitos simplificados y de forma digital. Es así como recientemente nació la billetera electrónica Daviplata.

El tiempo para abrir una cuenta por primera vez en una sucursal ronda los 30 a 45 minutos con un monto mínimo y ahora con esta app gratuita se ha reducido a cinco minutos y no hay comisiones.

Jaime González, director de banca de Personas de Davivienda, explica que se invirtió $1 millón para desarrollarla y decidieron enfocarse en el segmento de clientes que reciben remesas y el pago de planillas de pequeños montos, por ejemplo, a trabajadores de la zafra o el café. Por ley, el monto máximo que se puede transaccionar son $300 y el límite que se puede acumular son tres salarios mínimos, equivalente a unos $1,200.

Para abrir la cuenta, la persona solamente necesita tener su Documento Único de Identidad, un smartphone y acceso a internet. Se toma una selfi y con esa información se hacen validaciones de la identidad y la persona recibe un código para abrir la cuenta.

La persona deposita el dinero al número de teléfono, y para retirar efectivo se va al ATM y, mediante el smartphone, que sirve como una tarjeta, se genera un pin para la transacción.

"Con la madurez y cultura digital que vaya adquiriendo las personas con el tiempo, el producto irá ganando terreno", vaticina González.

En los primeros dos días de operaciones se abrieron 600 cuentas de Daviplata y esperan llegar en el primer año del producto unos 100,000 clientes, ya que realizan más de 40,000 operaciones mensuales de remesas.

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines