Destacan cosecha de granos pero discrepan en cifras

CAMPO señaló que la producción de maíz ha sido buena, pero que hay menos tierra sembrada. MAG insiste en que la producción será más alta.
Enlace copiado
Destacan cosecha de granos pero discrepan en cifras

Destacan cosecha de granos pero discrepan en cifras

Enlace copiado

El 2017 fue un buen año para la cosecha de maíz, señalan tanto la Asociación Cámara Salvadoreña de Pequeños y Medianos Productores Agropecuarios (CAMPO) como el Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG). Sin embargo, la gremial advirtió una reducción en la tierra sembrada, mientras que la fuente oficial insiste en que la producción está creciendo.

De acuerdo con CAMPO, se han dejado de sembrar alrededor de 20,000 manzanas de maíz. Luis Treminio, presidente de la gremial, explicó que la reducción se debe a que los precios de venta del maíz son bajos. Agregó que los costos de producción subieron por el alza en el salario mínimo.

En enero, los trabajadores agropecuarios pasaron de un salario mínimo de $118.20 a $200.

Treminio dijo que la producción de maíz del año sumará 19 millones de quintales, y que esto es menor a la de 2016. Por su parte, el titular de Agricultura, Orestes Ortez, desestimó a CAMPO e insistió en que la cosecha superará los 26 millones de quintales.

En cuanto a precios, el MAG reportó que para mayoristas, un quintal de maíz blanco se vendía en promedio a $12.47 en octubre, 25 % menos que en el mismo mes de 2016, cuando costaba $16.59. La diferencia es por “las buenas cosechas”, según la cartera.

Con relación a septiembre, los precios aumentaron $0.46, por dificultades para llevar los productos a las plazas comerciales.

“El mercado agropecuario es estacional. Tiene momentos de baja y de alza y eso es así. Cuando tenés un mercado abundante en grano, eso tiene dos efectos. Uno, baja un poco el precio y dos, reducís importaciones”, dijo Ortez.

En cuanto a las importaciones, Treminio explicó que no hay un efecto directo en los precios porque en su mayoría el maíz blanco del exterior se utiliza para las plantas que elaboran harina.

Lo que el país más importa es maíz amarillo; no obstante, Ortez afirmó que ese grano se utiliza más para alimentar ganado.

Las lluvias

De acuerdo con Treminio, la producción de frijol sería un poco mayor a 1.9 millones de quintales, cuando habían estimado que cosecharían 2.4 millones. La diferencia se debe al efecto que tuvo el incremento inusual de lluvias que hubo en octubre pasado.

En caso haya deficiencias para abastecer el mercado, Treminio dijo que espera que el Gobierno no apruebe importar frijol libre de impuestos en este mes, que es cuando sale la cosecha.

Ortez anunció que a la fecha no hay planes de aplicar una medida así, ya que el contingente que se aprobó el año no fue utilizado. Dicho contingente lo solicitó de forma “preventiva”, explicó.

El funcionario agregó que en noviembre el frijol importado redujo su presencia en el mercado porque se ha consumido más el producto nacional.

Por otra parte, la producción de sorgo se ha recuperado. De acuerdo con CAMPO, este año estiman que habrá una cosecha de 2.2 millones de quintales. Treminio explicó que las lluvias ayudaron a enfrentar la plaga de pulgón amarillo, que mermó al cultivo en años anteriores.

Ortez anunció que junto a la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) han trabajado en un sistema de reservas estratégicas de granos básicos, y que ya han hecho el planteamiento al Gabinete Económico del Gobierno.

El funcionario dijo que la idea es que haya una relación directa de productor a consumidor, y evitar así un acaparamiento de los productos. Agregó que parte del problema del agro es que ya no existe el Instituto Regulador de Abastecimientos (IRA), pero que es muy caro reactivarlo.

 

 

Lee también

Comentarios

Newsletter