ES debe crecer arriba de 6 % para satisfacer demanda de empleos

FUSADES reveló que hay problemas estructurales que incentivan la informalidad y sugirió una agenda para cerrar la brecha de cientos de miles de personas sin acceso a empleo.

Enlace copiado
ES debe crecer arriba de 6 % para satisfacer demanda de empleos

ES debe crecer arriba de 6 % para satisfacer demanda de empleos

Enlace copiado

La economía salvadoreña necesita crecer arriba del 6 % para satisfacer la demanda de empleos, que cada año es de más de 54,000 plazas, de acuerdo con un estudio que fue publicado ayer por la Fundación Salvadoreña para el Desarrollo Económico y Social (FUSADES).

De la población total del país, que es de 6.5 millones según el censo de 2007, la población en edad de trabajar, es decir, arriba de los 16 años es de 4.7 millones. De este grupo se desprende la Población Económicamente Activa (PEA) que está conformada por 2.9 millones de personas y otro grupo que es de 1.8 millones de personas que se conoce como la Población Económicamente Inactiva (PEI).

  “El desempleo afecta en mayor medida a los jóvenes. La poca creación de empleo afecta a jóvenes, mujeres y trabajadores de microempresas”.
José Andrés Oliva, investigador de FUSADES

Durante las últimas décadas, la economía no ha ido creciendo al ritmo requerido para generar los empleos que la población demanda año con año, pues en la actualidad solo 800,000 personas en El Salvador tienen un empleo formal, mientras que más de 1.9 millones de ciudadanos se ubican en el sector informal y otros 200,000 están desempleados.

A esto se suma el hecho de que de la población inactiva 1.4 millones son mujeres. De 2000 a la fecha, el crecimiento económico promedio de El Salvador ha sido de apenas un 2 %.

“Los más afectados con el desempleo son los jóvenes. La poca creación de empleo afecta a jóvenes, mujeres y trabajadores de microempresas”, recalcó José Andrés Oliva, investigador del Departamento de Estudios Económicos de FUSADES.

Según determinó el estudio, cada año 91,000 personas ingresan al grupo en edad de trabajar, pero solo 54,000 entran a la fuerza laboral, y de estos últimos, 34,900 pasan a la informalidad. La mayor parte de estas personas trabaja en microempresas.

Oliva indicó que hay factores que hacen muy difícil combatir la informalidad, por ejemplo los costos para las empresas y la burocracia en trámites. “Hay un mantenimiento estructural de la informalidad”, aseguró.

Un aspecto que destacó Pedro Argumedo, investigador sénior de FUSADES, es el costo laboral para formalizarse es alto, pues para el patrono implica desembolsar un 30 % al salario pactado con su empleado y para los empleados un 10.25 % (cotizaciones de ISSS y AFP). Esto implica que si el empleado gana $300 el empleador debe aportar $348 mes a mes para cubrir las prestaciones de ley.

  “No hay otra forma de formalizar que el crecimiento económico de la mano de la productividad. Cerrar la brecha de empleo formal será factible si el crecimiento económico  supera 6 %”.
Pedro Argumedo,  analista económico de FUSADES

“Si la productividad laboral es baja hay incentivos para el trabajador y empleador en estar en la informalidad. No hay otra manera de formalizar que el crecimiento económico de la mano de la productividad”, afirmó Argumedo.

De manera que para cerrar la brecha de empleo insatisfecha se debe crecer como mínimo un 6 %, insistió Argumedo.

En este contexto, la migración de miles de salvadoreños cada año opera como un mecanismo de “ajuste”, destacó el estudio.

Para revertir esta situación, los economistas sugieren, entre otras medidas, incentivar la formalización de las empresas con diferentes programas, mejorar la calidad de los servicios públicos y bajar los costos para las microempresas.

Sin embargo, recordaron que si no se logra crecer a un 6 % no se podrán crear los empleos necesarios. Por ello, dijeron que es urgente la formulación de una política “estructurada y ordenada” para cerrar la brecha no cubierta de empleos. Uno de los primeros pasos en ese sentido, según Argumedo, es lograr un ajuste fiscal para lograr estabilidad macroeconómica, promover las exportaciones en sectores estratégicos como el textil e incentivar la inversión y el ahorro.

Además, dijo que se debe de apostar por una reforma educativa dirigida a preparar a las personas en un segundo idioma, como el inglés.

Lee también

Comentarios

Newsletter