ES se integrará a la unión aduanera en próximos seis meses

MINEC anunció la adhesión del país al proceso de Guatemala y Honduras. La ASI dijo que se avecina una consulta con sectores.
Enlace copiado
Enlace copiado
El Salvador trabajará durante los próximos seis meses para integrarse al proceso de unión aduanera que ya llevan adelantado Guatemala y Honduras. La noticia ha sido bien recibida por el sector privado local. Eduardo Cader, presidente de la Asociación Salvadoreña de Industriales (ASI), dijo que la decisión permitirá “dinamizar más aún la economía del país y el intercambio con estos dos países en el Triángulo Norte” de Centroamérica.

Durante la reunión que se desarrolla este semana en Guatemala, las mesas técnicas abordan temas como aduanas, tributos internos, medidas sanitarias y fitosanitarias, migración, aranceles, origen y transporte aéreo. La gremial espera que a partir del anuncio de la adhesión de El Salvador, el Gobierno comience una serie de consultas con el sector productivo local.

“Al ser una adhesión veo difícil que El Salvador llegue a cambiar alguna normativa. Pero sí el espacio que tenemos es para trabajar los anexos y los plazos de la adhesión”, explicó Carmen Aída de Meardi, presidenta ejecutiva de CIFACIL y miembro de la junta directiva de la ASI.

De Meardi detalló que el proceso incluye la revisión del protocolo habilitante que debe ser aprobado y ratificado por la Asamblea Legislativa y notificado a la Organización Mundial del Comercio (OMC), así como a los países con los que El Salvador ha firmado un tratado de libre comercio (TLC). En los futuros TLC las negociaciones tendrán que ser conjuntas.

Con la unión aduanera habría básicamente dos ventanillas: una donde pase todo el producto que normalmente pasa por fronteras y otra, por donde pasarán los productos con el libre tránsito por un mercado único constituido por estos tres países.

En el grupo de productos excluidos de este paso fácil están aquellos cuyos aranceles no están armonizados –es decir que no es común entre los tres países–, los productos que no hayan cumplido con los programas de desgravación de los TLC, y los que no tengan las reglas de origen comunes. También quedan excluidos el café y el azúcar, detalló De Meardi. El proyecto implicará que todos los trámites se hagan en línea, por lo que El Salvador deberá adoptar la plataforma creada para tal fin por Honduras y Guatemala.

Cader añadió que las exportaciones pasarán a ser llamadas transferencias y las importaciones se llamarán adquisiciones. Guatemala y Honduras ya definieron los próximos pasos de la unión para 2017 y 2018, lo que incluye homologar los horarios en los puestos fronterizos integrados, tanto para el turismo como los tránsitos. El esfuerzo es apoyado por la cooperación internacional.

Otro de los instrumentos que el país deberá aprobar es un convenio para compatibilizar los tributos internos. Nicaragua, por su parte, ha solicitado participar en calidad de observador durante el proceso de incorporación de El Salvador a la unión aduanera entre Guatemala y Honduras.

“El paso fácil y la unión centroamericana se vuelven una realidad con esto, producto de los gobiernos interesados. Hay mucho por hacer desde aquí hasta diciembre, que es cuando se pretende concluir los trabajos de la adhesión”, agregó Cader. Después vendría un período de seis meses para ajustes. “Viene mucho trabajo de consulta interna con los sectores”, dijo por su parte De Meardi. El Ministro de Economía, Tharsis Salomón López, manifestó el pasado 25 de julio en Guatemala durante una reunión que “nuestro país muestra con ello su firme voluntad de lograr la unión aduanera del Triángulo Norte, bajo un enfoque permanente e integral que incorpore la modernización, la estandarización y la homologación de procedimientos de las instituciones fronterizas, a fin de hacer una transición ordenada al libre paso de mercancías y personas”.

En 2016, varias gremiales del sector privado pidieron al Gobierno ser cauto en la ratificación del protocolo de unión aduanera con Guatemala mientras no se resolvieran una serie de temas pendientes, ya que de lo contrario se podría afectar a la industria nacional. “En aquel entonces nosotros lo que pedíamos era facilitación fronteriza. Al final Guatemala y Honduras han concluido un proceso de facilitación fronteriza, y lo han hecho hasta mejor porque han divido lo que va pro frontera tradicional y la libre circulación. Ha coincidido”, manifestó De Meardi.

Los productos excluidos en el caso de la industria son hierro, acero y algunos metales. En los trabajos de consulta participará la Comisión Intergremial para la Facilitación del Comercio (CIFACIL) por la oficina que dirige el economista Rigoberto Monge.

Tags:

  • MINEC
  • unión aduanera
  • ASI

Lee también

Comentarios

Newsletter