Lo más visto

Más de Economía

EUA pedirá a proveedores agrícolas usar agua potable en sus productos para exportación

Las exigencias incluyen análisis químicos y la verificación del origen del agua que se usa para el riego. Las gremiales empresariales sostienen que ya tienen camino avanzado en hallar una solución.
Enlace copiado
Enlace copiado
Este año, los productores de frutas y hortalizas en El Salvador que logran vender parte de sus cosechas a Estados Unidos enfrentarán una nueva exigencia desde ese país: ocupar agua limpia y hasta potable para preparar sus productos de exportación, según confirmaron diferentes representantes del sector privado. El tema ya estaba en la agenda de los empresarios que se mantienen activos en el comercio exterior, pero a partir de 2017 los requisitos serán más estrictos, así como los controles. Por otro lado, Estados Unidos es el principal socio comercial de El Salvador.

Salomón Zelada, de la Asociación Cooperativa de Producción Agropecuaria San Carlos (ACOPASCA), explicó que este año comenzarán a verificar que los proveedores agrícolas cumplan con las normativas de lavar los vegetales con agua potable antes de empacarlos.

“Vendrán los inspectores a las plantas a revisar si para lavar las frutas o las verduras se ocupa agua potable”, dijo Zelada. “Son requisitos que estarán vigentes a partir de este año y todo el que quiera vender productos frescos a Estados Unidos tendrá que cumplir”, agregó.

Zelada es además miembro de una confederación de cooperativas que reúne a varios agricultores dedicados a frutas y hortalizas. Desde ACOPASCA ya tienen experiencia en comercializar su producto con clientes exigentes, como la cadena de supermercados Walmart. “Es un esfuerzo para dar un producto inocuo, sin restos de químicos”, dijo Zelada.

En la misma confederación está Gustavo Melgar, productor de frutas y otros cultivos en Apaneca. Melgar dice que la exigencia de Estados Unidos “no es solo para el agua con que se lava el producto, sino que también para el agua que se ocupa en riego”.

Quienes deseen vender sus cosechas a la nación norteamericana deberán estar listos para comprobar el origen del agua con que riegan sus parcelas, facilitar exámenes químicos y en general poder comprobar todo lo relacionado con el uso del agua.

“Mucha gente todavía ocupa filtros artesanales, pero esos no funcionan con bacterias como la salmonella y la Escherichia coli”, advirtió Melgar. Esta última bacteria es la que provoca el cólera, una enfermedad con vómitos y diarrea que puede provocar la muerte.

La directora ejecutiva de la Corporación de Exportadores (COEXPORT), Silvia Cuéllar, explicó que la normativa aplicará para todos los alimentos, no solo para cultivos especiales. “El tema del agua es delicado y lo estamos viendo desde hace ratos, porque todos los alimentos deberían de estarse manipulando con agua potable”, comentó Cuellar.

Según Cuéllar, deberán estar atentos “todos los que exportan productos alimenticios, que manipulan agua, que lo tienen que hacer con agua”.

El proceso de formular y poner en marcha nuevas regulaciones es muy detallado en Estados Unidos. La agencia llamada Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, siglas en inglés) ha estado trabajando en nuevas normativas desde 2015. De acuerdo con documentos publicados por la FDA, algunas de estas regulaciones, como el Programa de Verificación de Proveedores Extranjeros, aplicarán los cambios hasta este año.

LA PRENSA GRÁFICA intentó conocer la posición de las autoridades de Estados Unidos sobre estas exigencias relacionadas con el agua, pero hasta el cierre de esta nota no fue posible tener un comentario.

Tanto Melgar como Zelada explicaron que en El Salvador ya hay indicaciones de mejorar la calidad del agua que se utiliza para cosechas y otros procesos de alimentos.

Gustavo Moreno, de la Asociación de Proveedores Agrícolas (APA), explicó que en el país ya hay estándares de Buenas Prácticas Agrícolas, donde hay apartados específicos para el agua y que otras empresas ya lo están aplicando por su cuenta. Estas prácticas tienen asesoría y vigilancia de parte del Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG). “Toda empresa formal que compra alimentos exige este tipo de medidas”, dijo Moreno. “Sin tratarse, el agua puede ser un foco de infección”, agregó.

Mientras que el presidente de COEXPORT, Pablo Durán, manifestó: “Los empresarios ya se habían estado preparando. Viene de tres vías: una estatal, de buenas prácticas aquí en el país y también los compradores piden cumplir estos requisitos”.
 

Lee también

Comentarios