Economía acelera el ritmo en el tercer trimestre del año

El BCR registró un crecimiento del PIB de 2.7 %, mayor al del mismo período del año anterior. Este dato rompe con la desaceleración económica que ha caracterizado a 2019.

Enlace copiado
Economía acelera el ritmo en el tercer trimestre del año

Economía acelera el ritmo en el tercer trimestre del año

Enlace copiado

El 2019 ha sido un año de bajo dinamismo para la economía salvadoreña: bajo crecimiento en indicadores de gasto, inversión y de comercio exterior; sin embargo, en el tercer trimestre se vio un despunte en la actividad productiva. Entre los motores están el sector construcción, electricidad, las actividades inmobiliarias y las actividades financieras.

El Banco Central de Reserva (BCR) registró un crecimiento del producto interno bruto (PIB) de 2.7 % al tercer trimestre, una tasa mayor a la registrada en el mismo período de 2018, que fue de 2.2 %, este indicador es una forma de medir el tamaño de la economía y que es equivalente a todo lo que se produce en un país.

El dato rompe con la desaceleración que ha caracterizado 2019, ya que en el primer trimestre la economía creció 2.3 %, inferior al 3 % del mismo período de 2018 y en el segundo trimestre la economía creció solo 1.9 %, cuando un año antes el dato era de 2.2 %.

Al consolidar los tres trimestres, el crecimiento ha sido de 2.3 %, inferior en cuatro décimas al mismo dato registrado hace un año. Entre las razones tras esa desaceleración están la caída del sector exportador, específicamente en el rubro textil, y la incertidumbre electoral que marcó el inicio del año.

Economía. El año 2019 ha sido uno de bajo dinamismo para la economía salvadoreña.

Aun así, el tercer trimestre vio un fuerte despunte de los sectores construcción y electricidad, gas y vapor, con crecimientos de 12.5 % y 11.8 %, mayores que el año pasado. Las actividades financieras y las actividades inmobiliarias también tuvieron crecimientos por encima de los del año pasado.

Otros sectores, como el comercio y el transporte, se han mantenido en niveles similares, mientras que otros rubros, como la agricultura y la industria manufacturera, han tenido caídas. Esta última solo creció 1.2 %, cuando un año antes repuntó 2.5 %, mientras que el agro cerró el período con una contracción de 2.7 %.

Sobre esto el presidente de la institución, Nicolás Martínez, dijo: "Eso tiene que ver con un tema del comercio internacional, de la inversión internacional, de la incertidumbre de los negocios a nivel mundial, que ha afectado el desempeño de las exportaciones, ha afectado el desempeño de la manufactura y el crecimiento no es tanto como el que todos los salvadoreños deseamos".

De acuerdo con el BCR, hubo un aumento en el consumo y en las exportaciones que favoreció el crecimiento del trimestre; aunque el desempeño se mantiene mediocre en relación con 2018.

El gasto en consumo final del sector privado creció 2.4 % en el trimestre, mientras que el año pasado llegó a 5 %.

El sector exportador se está recuperando de la caída que sufrió al inicio del año, pero las ventas siguen siendo modestas. Entre enero y noviembre el país exportó unos $5,494.8 millones, solo 0.1 % más de lo que se vendió en los mismos meses de 2018.

Otro dato que reportó bajo crecimiento fue la formación bruta de capital, que representa el valor de los bienes duraderos que se han comprado, por ejemplo maquinaria, y es parte de lo que se considera como inversión. Esta tuvo un alza de solo 1 %, cuando el año pasado fue de 11.9 %.

De acuerdo con Rony Aguilar, gerente interino de estadísticas del BCR, esto se debe a que el año pasado hubo mucha inversión en paneles solares por los proyectos de energía en ejecución.

El BCR tendrá todas las estadísticas económicas de este año hasta marzo; sin embargo, la institución prevé que el PIB crecerá un 2.3 % y además considera que en 2020 el crecimiento será 2.5 %.

Este repunte podría darse por mejoras en la situación de seguridad y consensos con el sector privado, un mejor clima de negocios y proyectos de cooperación.

Sector externo

Martínez explicó que el sector exportador tuvo un buen trimestre, pero que viene de un cierre de 2018 e inicios de 2019 "superdifícil", con caídas, producto de la incertidumbre que han dejado los conflictos comerciales en el ámbito internacional.

Además, señaló que Estados Unidos, después de haber crecido 3 % en 2018, podría crecer a una tasa ligeramente superior al 2 % y en los años siguientes el ritmo podría ser aún más lento, como prevé la Reserva Federal, el banco central estadounidense.

La economía de ese país es particularmente importante para El Salvador, por ser el mayor destino de las exportaciones y el origen de casi la totalidad de las remesas.

"El fin del ciclo en el que Estados Unidos estaba creciendo más fuerte, que era 2017 y 2018, ha terminado y los próximos tres años, incluyendo este, va a ser un crecimiento bastante moderado", aseveró el funcionario.


 

No obstante, el desempleo en Estados Unidos se ha mantenido bajo, lo cual se traduce en "una alta probabilidad que los salvadoreños (que residen allá) mantengan su flujo de remesas, aun en presencia de este tema migratorio que se ha ido complicando en los últimos dos años", dijo.

Las remesas han seguido creciendo pero a un ritmo menor que el de los dos años anteriores, que el BCR considera atípicos.

El envío de dinero desde el extranjero hacia El Salvador en concepto de remesas familiares ascendió a $5,099.3 millones entre enero y noviembre, con una tasa de crecimiento interanual de 4.8 % equivalentes a $234.3 millones más respecto al año anterior.

Solo el mes pasado, el país recibió $457.6 millones en remesas familiares, monto que supera los $424 millones que ingresaron en el mismo mes de 2018.

Las remesas recibidas desde Estados Unidos representaron el 95 % del total, con un monto de $4,842.2 millones y un crecimiento de 5.2 % respecto a 2018.

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines