"El Gobierno incumplió y dañó las negociaciones”

El analista advierte que si el Gobierno no impulsa ahora un ajuste fiscal, no habrá oportunidad de hacerlo sino hasta la segunda mitad de 2019, a un costo mayor.
Enlace copiado

"El Gobierno incumplió y dañó las negociaciones”

"El Gobierno incumplió y dañó las negociaciones”

"El Gobierno incumplió y dañó las negociaciones”

Enlace copiado
Mauricio Choussy, expresidente del Banco Central de Reserva (BCR) y exdirector de la firma calificadora de riesgos Fitch, asegura que es momento de hacer reformas que garanticen que el Gobierno no se siga quedando sin dinero para funcionar a la mitad de cada año.

El analista habla con dureza de las más recientes decisiones del Gobierno en materia fiscal y económica, su posición durante las negociaciones con la oposición y la forma en la que ha manejado su política de financiamiento: la deuda pública ya rebasa un 65 % del Producto Interno Bruto (PIB) y la deuda de corto plazo, con vencimiento menor a un año, rebasa los $1,000 millones.

Choussy asegura que en estos momentos, cuando se han visto obligados a reconocer que las finanzas públicas no dan para más, hay que aprovechar la coyuntura económica y política para aprobar medidas que garanticen la sostenibilidad de las finanzas públicas. Los $600 millones en bonos colocados esta semana, dice, son un alivio breve.

En concreto, se refiere al programa que ha propuesto el Fondo Monetario Internacional: lograr un ajuste de $700 millones, equivalente a un 3 % del Producto Interno Bruto (PIB), con medidas que combinen recorte del gasto y aumento de la recaudación.

En el primer punto, el fondo plantea congelar contrataciones y salarios en el sector público y focalización de subsidios –algo que ya ha iniciado el gobierno de Salvador Sánchez Cerén–. Para aumentar los ingresos, proponen la creación de nuevos impuestos, como uno aplicado al patrimonio, y el aumento del IVA, que pasaría del 13 % actual, a 15 %. Todo lo anterior, dice Choussy, tendrá un costo político que el Gobierno deberá asumir.

¿Qué efecto tendrá la tasa a la que se colocaron los bonos de El Salvador esta semana?

El hecho de que los bonos se hayan colocado arriba de 8.5 % puede afectar los precios de las emisiones anteriores y los portafolios de las AFP que es donde hay varios de estos títulos. Como los cupones pagados por las emisiones anteriores eran menores, el precio del bono salvadoreño puede bajar.

¿Qué tanto alivio dará este dinero a las finanzas del Estado?

De este dinero hay una parte que ya se debe, cerca de $200 millones de obligaciones pendientes del año pasado y recordemos que había un compromiso de que un porcentaje iba a servir para abonar a obligaciones como el FODES, subsidio de energía y pago de proveedores, y otra parte serviría para disminuir el saldo de LETES. Esto definitivamente da oxígeno, da un poco de liquidez y debería de sentirse que el Gobierno empiece a cumplir con sus obligaciones en una forma más expedita, por lo menos en los primeros meses del año. Apenas un mes después de haber aprobado el presupuesto para 2017 está confirmado que se necesitaba la aprobación de una mayoría calificada, porque hay una solicitud de $282 millones en bonos que el Ejecutivo ha presentado a la Asamblea, para cubrir faltantes. Es obvio que el presupuesto está desfinanciado y esa falta de financiamiento será más visible a partir del segundo semestre del año.

¿Se repetirá lo que se vio en 2016?

Igual que el año pasado, a partir del segundo semestre de este año vamos a ver una caja en aprietos, nuevamente, si no se logra obtener una autorización para emitir más bonos. Desde un principio, el presupuesto que se presentó en septiembre lo requería.

¿Las bajas en la calificación crediticia del país afectaron la emisión de bonos de esta semana?

Con esta emisión de bonos uno puede observar que definitivamente la rebaja en las calificaciones tuvo un efecto marcado en la tasa de interés, probablemente superior a los 100 puntos base, un 1 % adicional. Pero lo más importante es que las rebajas en las calificaciones de riesgo de El Salvador no se deben a cambios en los fundamentos económicos del país sino al enllavamiento, al “gridlock” (atasco o paralización, en español) que hay en las negociaciones entre ARENA y el gobierno del FMLN.

Con un presupuesto desfinanciado, un déficit que se trae desde hace años y una deuda creciente, ¿de dónde puede partir un alivio fiscal de mediano y largo plazo?

Esta emisión de bonos es un alivio coyuntural, el problema de darle sostenibilidad a las finanzas públicas continúa estando en la mesa, y requiere de medidas tanto en la reducción del gasto como en el incremento de los ingresos. Lo ideal hubiera sido que se tomaran como parte de los acuerdos de noviembre del año pasado, lamentablemente el Gobierno incumplió los acuerdos y a mi juicio dañó el proceso de negociación. Esto hará que, como ha sucedido con el recorte de los subsidios, sea el gobierno del FMLN el que asuma la totalidad de los costos políticos. La idea de tener acuerdos era repartir los costos, al incumplir los acuerdos les tocará asumir buena parte de los costos de las medidas que hay que tomar.

¿Cree que el de noviembre fue un buen acuerdo? Se aprobó una Ley de Responsabilidad Fiscal...

Una Ley de Responsabilidad Fiscal no va a dar todas las soluciones que el país necesita, pero había dos aspectos fundamentales: Uno, eran los primeros acuerdos que se alcanzaban entre las diferentes fuerzas políticas, y eso era un elemento valioso para darle sostenibilidad a las finanzas públicas. En segundo lugar, la Ley de Responsabilidad Fiscal venía acompañada de un acuerdo marco en el que ambas partes se comprometían a realizar un ajuste en las finanzas públicas equivalente al 3 % del PIB (Producto Interno Bruto) en los próximos tres años.

¿Pero por qué cree que el Gobierno incumplió?

Creo que la estrategia del Gobierno desde un principio pretendía engañar a la oposición planteando la posibilidad de un “default” (incapacidad de pagar deudas) para obtener la aprobación de un financiamiento por $1,200 millones. Esta estrategia no consideraba el daño que le iba a causar a la reputación crediticia del país.

¿No estábamos en riesgo de caer en impago?

No. La finalidad última era que una vez obtenida la aprobación para los $1,200 millones, no cumplir ninguno de los acuerdos. La estrategia era conseguir el dinero y no cumplir nada. si se los hubieran aprobado hubiesen cubierto las necesidades de financiación hasta las elecciones de 2019.

¿Cómo afecta que solo les hayan aprobado $550 millones?

Ahora tendrán, por exigencia de los organismos internacionales y de la oposición, que dar muestras de que están dispuestos a aceptar que el presupuesto estaba desfinanciado y a realizar reducciones de gasto como el recorte de los subsidios, porque la situación fiscal ya no es sostenible.

¿Qué otras medidas podríamos ver?

Probablemente vamos a ver intentos de nuevos impuestos, intentos de realizar la reforma del sistema de pensiones, un freno a las contrataciones de más empleados en el sector público.

¿Dice “intentos” porque cree que estas medidas no lograrán aprobarse en la Asamblea?

Va a ser muy difícil aprobarlo.

El Fondo Monetario ha ofrecido acompañar un programa fiscal con El Salvador, el Banco Mundial también ha dicho que apoyaría...

Otra cosa que podríamos ver es un intento real de llegar a un acuerdo con el Fondo Monetario. ¿Por qué real? Porque en un inicio dio la impresión de que las posibilidades de un acuerdo con el FMI eran parte de la estrategia para obtener la aprobación de más endeudamiento. Ahora lo requieren para poder tener acceso a préstamos de apoyo presupuestario tanto del Banco Mundial como del BID, que son a tasas notoriamente más bajas que lo que está exigiendo el mercado como retorno en las emisiones de bonos.

¿Cree que un acuerdo como el planteado como el fondo sería un paso en la dirección correcta para sanear las finanzas públicas?

Definitivamente. El fondo suele requerir medidas más estructurales en materia de política fiscal y de política económica en general, que van más allá de lo que hemos estado viendo en los últimos años, que únicamente ha pretendido darle una solución a la caja del Estado, a las necesidades de liquidez.

¿Existe un escenario político propicio para aprobar las medidas propuestas por el FMI? Entre otras cosas se ha hablado de subir el IVA.

Las medidas propuestas por el FMI deberían ser aprobadas en la Asamblea Legislativa, y lo más pronto posible, porque implican costos políticos. Mientras más cerca estemos de los procesos electorales, los costos políticos van a ser más altos. Incluso hay que tomar en cuenta que el país está frente a dos periodos electorales, y que si no se toman las medidas ahora, vamos a ver que se podrá hasta el segundo semestre de 2019, cuando posiblemente sea muy tarde o se requerirá de medidas más dramáticas y más duras. Los tiempos políticos son importantes. Si no se hace hoy, en el segundo semestre se requerirá un ajuste más fuerte.

¿Cuál será el impacto de este ajuste, tal y como lo ha planteado el fondo, en la economía?

Va a bajar un poco el crecimiento, pero este es el mejor momento para realizar el ajuste. Tenemos bajos precios del petróleo y eso hace que el impacto pueda mitigarse un poco. Tenemos la economía de Estados Unidos creciendo más fuertemente y eso favorece los envíos de remesas y mayores exportaciones. Los ajustes, cuando se hacen con viento a favor, son menos dañinos para la economía que cuando se hacen con viento en contra. Los peores ajustes son los que se hacen cuando las circunstancias son adversas y se tienen que hacer a la fuerza.

¿Pero cree que habrá votos suficientes para aprobar lo que se incluye en el plan del FMI? ¿Podrá haber acuerdo entre el FMLN y ARENA?

Para lo único que el Gobierno necesita un acuerdo con ARENA es para la emisión de más endeudamiento, pero así como ellos han obtenido los votos de los partidos minoritarios para aprobar cosas que no debieron haber sido aprobadas, como el presupuesto, yo esperaría que obtengan esos mismos votos para hacer buena parte de las reformas que se requieren y que luego de realizadas las reformas ARENA se sume al proceso aportando sus votos para dar el endeudamiento que el país necesita, no que el gobierno del FMLN necesita.

Tags:

  • mauricio choussy
  • politica fiscal
  • impuestos
  • gastos
  • fmi
  • banco mundial
  • bonos
  • deuda
  • deficit

Lee también

Comentarios

Newsletter