Lo más visto

El Gobierno necesita conseguir $500 millones

El financiamiento podría venir de emisión de bonos o de un crédito de refuerzo presupuestario con un organismo internacional.
Enlace copiado
El Gobierno necesita conseguir $500 millones

El Gobierno necesita conseguir $500 millones

Enlace copiado

El Salvador deberá buscar financiamiento por $500 millones para completar los presupuestos de 2017 y 2018. Las opciones del país son la emisión de bonos en mercados internacionales o la contratación de un crédito de apoyo presupuestario con algún organismo multilateral.

Finalmente el Gobierno y la oposición han logrado un acuerdo para la aprobación del Presupuesto General de la Nación para 2018. Este requiere un financiamiento adicional de $350 millones, de los cuales $300 millones deberán conseguirse vía financiamiento y otros $50 millones saldrán de movimientos entre partidas presupuestarias.

“Se ha llegado a un acuerdo para el tema del presupuesto 2018, pero queda pendiente el pago de la deuda que vence entre 2019 y 2024. Debería aprovecharse y buscar un acuerdo más amplio para este financiamiento, sería una señal muy positiva”. 
Mauricio Choussy, analista

Pero el Gobierno deberá buscar $500 millones en total para cubrir los $300 millones para el presupuesto de 2018, y $167 millones que se aprobaron para completar el de 2017.

El Ministerio de Hacienda, autorizado por el Decreto Legislativo n.º 1,631 del 9 de noviembre de 2017, emitió los denominados Certificados del Tesoro (CETES), instrumentos de deuda de corto plazo con los que espera recaudar los $167 millones, mientras se logra un acuerdo para contratar financiamiento de más largo plazo. El plazo es de 270 días y pagan un cupón de 7.25 % anual.

Mauricio Choussy, analista y expresidente del Banco Central de Reserva (BCR), dice que si el Gobierno se decanta por la vía de la colocación de bonos, podría pagar tasas menores a las que tuvo que pagar el año pasado. “El bono a 10 años está a 6.4 %, la última colocación de bonos de El Salvador se hizo a 8.4 %, entonces serían 200 puntos base menos”, indicó.

Esto a pesar de que El Salvador mantiene una mala calificación crediticia desde que en abril del año pasado el Estado se atrasó en sus pagos con los fondos de pensiones. Una mala calificación hace que los mercados demanden tasas de interés más altas para prestar dinero o comprar los bonos del país.

Para Choussy, este es un buen momento para que tanto el Gobierno como la oposición alcancen un acuerdo de largo plazo, para buscar la forma en la que se pagará la deuda que vence entre 2019 y 2014.

“Daría un mensaje muy positivo a los mercados internacionales y a la población, de que se pueden lograr acuerdos que impulsen el desarrollo del país”, señaló. Las negociaciones actuales se han centrado en la aprobación del presupuesto para 2018. La deuda por vencer en 2019 es de $900 millones.

 

$167 mill
 aprobados en noviembre pasado para reforzar el presupuesto de 2017. Hacienda los buscó con la emisión de Certificados del Tesoro. 

$350 mill
 es el financiamiento adicional para el presupuesto 2018, que saldrá mayormente de la contratación de nueva deuda.

 

¿Crédito o bonos?
El financiamiento para el presupuesto puede venir de 2 fuentes.

Crédito de apoyo presupuestario 
Un organismo internacional prestaría al país los $500 millones que necesita para pagar el complemento del presupuesto de 2017 y lo que hace falta para cubrir el de 2018. Entidades como el Banco Interamericano de Desarrollo ofrecen este tipo de apoyo.

Bonos de El Salvador 
El país puede vender bonos en los mercados internacionales para obtener el dinero que se necesita. Los bonos a 10 años pagaban, hasta antes de las vacaciones de fin de año, tasas de interés de alrededor del 6.4 % anual. Mientras más largo el plazo, mayor el interés.


 

Lee también

Comentarios