Lo más visto

El Salvador en “default selectivo”

S&P bajó un peldaño más a la calificación crediticia del país. Comparte el sótano con naciones como Venezuela y Grecia.
Enlace copiado
Enlace copiado
El Salvador bajó un nuevo peldaño en su calificación crediticia, luego de que la firma Standard & Poor's lo ubicó, este jueves, en “incumplimiento selectivo” (SD, siglas de “Selective Default”) debido a que el Gobierno sigue en condición de impago con los fondos de pensión.

S&P Global Ratings bajó las calificaciones soberanas de largo plazo en moneda local y extranjera y las colocó al país en “SD” (incumplimiento selectivo), pocos días después de que lo había degradado a “CCC-”, calificación que indica una muy mala calidad crediticia.

S&P precisó que la baja en la calificación se da debido a que el Gobierno sigue sin realizar los pagos a dichos fondos, y que sus obligaciones vencidas suman ya $55 millones. “Nuestras calificaciones crediticias de emisor se enfocan en la capacidad y voluntad del deudor para cumplir con sus compromisos financieros a su vencimiento”, agregó.

La degradación de la calidad crediticia del país es un problema con consecuencias generalizadas: se aumenta el costo del financiamiento; Gobierno, empresas y consumidores deberán pagar mayores tasas de interés por sus préstamos y el aumento en los costos de producción se traduce en mayores precios de productos y servicios.

La calificadora dijo que una vez que el Gobierno subsane el incumplimiento, volverán a evaluar la posición crediticia del país y lo más probable es que suban las calificaciones soberanas de largo plazo en moneda local y extranjera a la categoría de “CCC”. Esto, sin embargo, tampoco es una buena noticia, ya que dicha calificación refleja la “rigidez fiscal de El Salvador, sus débiles expectativas de crecimiento y la polarización política que contribuyó al reciente impago de la deuda”.

“La capacidad del Gobierno y de los partidos de oposición para llegar a un acuerdo sobre la política fiscal y mejorar el acceso a liquidez del país será clave para la futura calificación soberana”, concluyó.

Además de S&P, las calificadoras Fitch y Moody's también bajaron recientemente la calificación de El Salvador, y la han colocado en la categoría C, junto a países como Venezuela y Grecia, considerados de alto riesgo de impago.

Irresponsabilidad

Mientras tanto, gremiales del sector privado y organismos no gubernamentales critican la falta de acción del Gobierno para solucionar esta situación.

“El Salvador es un país que tenía un excelente récord crediticio, en 2009 teníamos una nota tan buena que se consideraba grado de inversión, junto a Chile y México. ¿Cómo es posible que el Gobierno nos dejara llegar a esta situación?”, cuestionó Carolina Alas de Franco, investigadora del Departamento de Estudios Económicos (DEC) de la Fundación Salvadoreña para el Desarrollo Económico y Social (FUSADES).

Por su parte, Javier Steiner, presidente de la Cámara de Comercio e Industria, dijo que las consecuencias las sufrirá todo el país. “Con financiamiento más caro todos deberemos pagar mayores tasas. Las empresas verán alzas de costos, los precios subirán, algunas cerrarán, habrá más desempleo”, advirtió.
 

Lee también

Comentarios