Lo más visto

Más de Economía

El Salvador es el que menos inversión recibe en la región

Según el Banco Central de Reserva, hasta septiembre del año pasado, la Inversión Extranjera Directa creció en 4.8 % con relación a 2016; sin embargo, esta sigue siendo la menor comparada al resto de países de Centroamérica.
Enlace copiado
El Salvador es el que menos inversión recibe en la región

El Salvador es el que menos inversión recibe en la región

Enlace copiado

La Inversión Extranjera Directa (IED) en El Salvador creció 4.8 %, según lo registrado, hasta septiembre de 2017, por el Banco Central de Reserva (BCR). Sin embargo, otras entidades privadas, como la Asociación Salvadoreña de Industriales (ASI), reportan que el crecimiento de la IED salvadoreña sigue siendo la menor en toda la región centroamericana.

Las cifras del BCR indican que entre enero y septiembre de 2016, El Salvador registró entradas brutas de Inversión Extranjera Directa que totalizaron $1,036.6 millones. En ese mismo periodo el país registró una disminución (que es cuando inversionistas sacan su dinero del país) de $597 millones. Esto significa que el saldo neto de IED en el país fue de $416.1 millones.

“El sector privado, principalmente el industrial, ha tenido inversiones, pero la mayoría de este aumento viene por las reinversiones de utilidades de parte de las empresas existentes”.
Karla Domínguez, gerente de Inteligencia Industrial de la ASI

Mientras que en el mismo periodo del año pasado, el país obtuvo entradas brutas de IED de $987.4 millones, y una disminución de $551.3 millones. Por tanto, el saldo neto hasta septiembre de 2017 fue de $436.1 millones (4.8 % más que el periodo anterior).

Por su parte, la ASI presentó su propio balance del desempeño económico que tuvo el país en 2017. “Revisando la IED neta, podemos observar que El Salvador recibió (hasta junio del año pasado) $413 millones... esto equivale a un crecimiento de más del 100 % en comparación al semestre anterior, pero sigue siendo el menor en toda la región centroamericana en recibir IED”, explicó la gerente de Inteligencia Industrial de la ASI, Karla Domínguez.

Según datos recolectados por la ASI, a través del Consejo Monetario Centroamericano y los bancos centrales de Centroamérica, El Salvador acumuló $148 millones de IED hasta junio de 2016 y $413.2 millones en 2017. A pesar de que esto representó un crecimiento de 179.2 %, Guatemala (el país de la región que menos inversión recibe después de El Salvador) obtuvo $506.1 millones de IED en 2017. Es decir, que el crecimiento de la inversión en El Salvador aún sigue por debajo del resto de países.

“La poca atracción de IED que recibe El Salvador tiene repercusión en las exportaciones, porque el resto de Centroamérica también tiene mayores exportaciones”.
Marvin Melgar,  presidente de la Corporación de Exportadores de El Salvador

“Sí es cierto que el sector privado, principalmente el industrial, ha tenido inversiones, pero la mayor parte de este aumento viene por las reinversiones de utilidades de parte de las empresas existentes”, comentó Domínguez.

En ese sentido, la Fundación Salvadoreña para el Desarrollo Económico y Social (FUSADES), en su estudio de coyuntura económica de 2017, expuso que actualmente hay más empresarios que temen invertir por factores como la delincuencia, la incertidumbre, las políticas que consideran erradas y el lento ritmo del crecimiento económico de El Salvador.

La fundación señaló en su informe que desde 2014 la delincuencia sigue siendo el factor más señalado de aquellos que afectan el clima de inversión.

Los otros factores que afectan el clima de inversión, según los empresarios, son la incertidumbre, las políticas gubernamentales erradas –algo que FUSADES advierte que ha ido cobrando más presencia en la percepción de los empresarios– y el lento crecimiento de la economía.

Por otro lado, el resto de países de Centroamérica mantienen sus expectativas positivas para recibir IED en 2018. Por ejemplo, Nicaragua anunció que espera una inversión extranjera directa de más de $1,500 millones para 2018, según informaron medios del Gobierno de ese país. La proyección se basa en el interés de importantes empresas internacionales para instalarse en el país centroamericano o para ampliar y expandir sus operaciones de negocio.

El delegado presidencial para la Inversiones de Nicaragua, Álvaro Baltodano, indicó que en 2018 “vamos a superar la meta de los $1,500 millones comenzando con los $105 millones de Walmart y de una importante inversión también que se va a dar este año de la empresa Cargill”. Añadió: “Ahí tenemos dos empresas que van marcando lo que va a ser el crecimiento en inversión extranjera directa este año”.

“Nicaragua sigue siendo una plataforma importante para la inversión y para la exportación al mercado de Estados Unidos y al mercado centroamericano, por lo tanto, nosotros estamos claros de que la inversión en Nicaragua se va a seguir desarrollando, va a seguir dándose y sobre todo aprovechando la gran estabilidad que existe en nuestro país”, resaltó el delegado presidencial para la Inversión.

Factores que generan desconfianza en los inversores
FUSADES, en su estudio de coyuntura económica presentado en 2017, expuso que actualmente hay más empresarios que temen invertir, por la delincuencia. Otros factores que afectan el clima de inversión, según los empresarios, son la incertidumbre y las políticas gubernamentales erradas –algo que FUSADES advierte que ha ido cobrando más presencia en la percepción de los empresarios–, y el lento crecimiento 
de la economía.
 

Inversión Extranjera
La IED de El Salvador ha crecido en el último año y medio, pero si se compara con el resto de Centroamérica, sigue siendo baja.

Lee también

Comentarios