Lo más visto

Más de Economía

El Salvador perdió el año pasado $205 millones en salarios por crisis

Según datos del Instituto Salvadoreño del Seguro Social, los cotizantes totales sumaron, a noviembre pasado, unos $5,396 millones en remuneraciones, que equivalen a 3.6 % menos que en 2019.

Enlace copiado
Empleos formales. La demanda de plazas en el país ha llegado a niveles históricos.

Empleos formales. La demanda de plazas en el país ha llegado a niveles históricos.

Enlace copiado

La masa de salarios o suma de las remuneraciones que recibieron los empleados en El Salvador, a noviembre del año pasado, sufrió una caída de 3.6 % comparada con el mismo período de 2019, equivalente a unos $205 millones. En esta merma se incluye la pérdida de salario por empleo y la pérdida de ingresos porque las remuneraciones bajaron.

Según datos del Instituto Salvadoreño del Seguro Social (ISSS) los cotizantes totales sumaron unos $5,396 millones en salarios, cifra menor a los $5,601 millones de 2019 debido a la crisis económica por la pandemia de covid-19.

En el sector privado se perdieron $306 millones, debido a la pérdida de empleos; contrario a lo ocurrido en el sector público, donde sí hubo contrataciones y las remuneraciones subieron en $101 millones.

Además, la información del ISSS muestra que los salarios promedios en marzo de 2020 era de $505, levemente superior a los $500 de la misma fecha de 2019; sin embargo, en mayo del año pasado sufre una caída del 7.7 % y rondaron los $467.

Desde entonces comenzaron a un proceso de recuperación y a noviembre estaban en $508 ya superaron incluso los salarios promedios de 2019 ($501), pero sigue impactada por la pérdida de empleo formal.

La mayor pérdida de empleos locales fue en comercio, restaurantes y hoteles con -16,382 plazas; seguido de la industria, con -9,964; -7,095 profesionales y técnicos; en servicios, -6,367; y construcción con 3,962 plazas menos el año pasado en comparación a 2019.

Pedro Argumedo, investigador del Departamento de Estudios Económicos de la Fundación Salvadoreña para el Desarrollo Económico y Social (FUSADES), apunta que, si la economía del país mantiene un ciclo normal de recuperación de 2.5 % del producto interno bruto a partir de 2022, la sociedad va a caminar "con un gran golpe" porque la generación de empleo y tasa de consumo será baja.

"En el caso de la masa salarial es probable que continúe con una baja del 10 % comparado a como hubiera sido sino hubiera existido la pandemia y esa falta de oportunidades alimentará el flujo de inmigración", apunta Argumedo.

A la falta de oportunidades que se refiere el analista es en el empleo formal. FUSADES estima que las necesidades insatisfechas de empleo formal en El Salvador están "en un nivel histórico" y ascienden en total a 95,000 plazas; explicadas por la pérdida de 39,200 fuentes de empleos a noviembre y por el ingreso a la fuerza laboral de 55,000 jóvenes.

Empleos formales. La demanda de plazas en el país ha llegado a niveles históricos.

Lenta recuperación

Diversos indicadores revelan que la economía salvadoreña se recupera más lento de lo esperado, a pesar de que ya van cuatro meses de la reapertura total de las actividades. Por ejemplo, el Indicador de Ventas de FUSADES, en enero de 2021 se desplomó a -49.8, perdiendo el buen ritmo de mejora que tuvo en diciembre.

"El rebrote de covid-19 y el clima electoral deterioraron las expectativas, contrayendo el consumo y la inversión", explica Argumedo.

Argumedo vaticina que "muy probablemente este primer trimestre del año la economía siga en cuidados intermedios" y es probable que sean factores exógenos (remesas familiares, exportaciones, mejora en la economía de Estados Unidos y planes de vacunación internacional) los que impulsarán el crecimiento del país.

También advierte que se está repitiendo el mismo patrón de comportamiento en la crisis de 2009, por lo que es necesario romper con el alto endeudamiento, entrar a un ajuste fiscal basado en un acuerdo nacional y suscribir un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional.

Por su parte, José Andrés Oliva, investigador de FUSADES, apunta a que el elevado nivel de la deuda pública de El Salvador, equivalente al 90 % del PIB, hace que las medidas de ajuste fiscal para encontrar un descenso sean "de un tiempo prolongado".

Es decir, antes se hablaba de un ajuste de tres puntos del Producto Interno Bruto en un período de tres años, ahora "los análisis marcan que eso no sería suficiente" incluso, si se llegara a crecer el PIB en 6 % consecutivamente y se hiciera un ajuste fiscal mayor.

"La magnitud de la deuda es tal, que el país ha perdido el empuje suficiente como para alcanzar las metas, hay que buscar un año más subsiguiente", señala Oliva.

Tags:

  • desempleo
  • ISSS
  • cotizantes
  • crisis
  • cierre de la economía
  • FUSADES
  • pérdida en salarios

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines