Lo más visto

Más de Economía

El Salvador pierde a un importante cooperante en café

El rompimiento de las relaciones entre Taiwán y El Salvador se da en momentos en que la caficultura salvadoreña está en crisis por el embate de precios bajos.
Enlace copiado
Problemas.  El sector cafetalero de El Salvador ha sufrido los efectos de precios bajos, plagas, un alto nivel de endeudamiento y el cambio climático.

Problemas. El sector cafetalero de El Salvador ha sufrido los efectos de precios bajos, plagas, un alto nivel de endeudamiento y el cambio climático.

Enlace copiado

En medio de los precios de café más bajos registrados en la última década, El Salvador perdió también a uno de sus máximos cooperantes en el rubro: Taiwán, lo que para muchos es el "tiro de gracia" para la caficultura local.

A menos de un mes de que el Gobierno de El Salvador decidió romper relaciones diplomáticas con la isla, el país centroamericano empieza a conocer todas las implicaciones económicas que dicha medida podría tener.

Y si bien algunos rubros aseguran que la decisión los beneficiará, otros, como el del café, según los mismos productores y beneficiadores, serán de los más afectados.

Taiwán era hasta hace un mes el tercer comprador de café salvadoreño en el mercado asiático y el décimo a escala global. Según registros del Banco Central de Reserva, desde 2013, el promedio de compra del grano local rondaba los $2 millones al año.

Pero para los productores salvadoreños, el valor de Taiwán no era tanto por su peso como mercado, sino por el apoyo que significaba para el rubro, sobre todo por la vía de la Escuela de Café, los créditos productivos y la cooperación técnica.

El último movimiento en ese sentido fue el "Programa de renovación cafetalera de alta productividad, sostenible y resiliente en El Salvador", un proyecto que implicaba la erogación de $86 millones para los pequeños y medianos productores salvadoreños, y donde el Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE) y el Fondo de Cooperación de Desarrollo Internacional de Taiwán (ICDF) eran los que entregaban los fondos.

"¿Quién dará este año esos fondos?", cuestiona Sergio Ticas, productor de café y expresidente de la Asociación Cafetalera.

Ticas argumenta que ya no hay tiempo para resembrar y contar con fondos para hacer los trabajos agrícolas, pero lamenta sobre todo que se haya echado a perder el fuerte acercamiento en la materia y en términos de mercado que se había trabajado desde hacía más de 10 años.

"El préstamo con Taiwán era para reactivar cerca de 8,000 a 10,000 manzanas de café. Con la ruptura de relaciones con Taiwán, quiere decir que no habrá plata y que habrá un atraso. Quedamos por lo menos un año, porque si China lo retoma, habrá que pasar todo el proceso de nuevo", señaló Marcelino Samayoa, gerente general de la Asociación Salvadoreña de Beneficiadores y Exportadores de Café (ABECAFE).

El director del Consejo Salvadoreño del Café (CSC), Hugo Hernández, asegura, por su parte, que a nivel de mercado esperan no tener pérdidas, sin dar mayores detalles.

Lee también

Comentarios