Lo más visto

El Salvador tendrá nuevo PIB

La espera ha sido larga, pero la metodología para medir la economía salvadoreña cambiará por fin la base estadística de 1990. Esto implica datos más certeros, asegura el BCR.
Enlace copiado
El Salvador tendrá nuevo PIB

El Salvador tendrá nuevo PIB

El Salvador tendrá nuevo PIB

El Salvador tendrá nuevo PIB

Enlace copiado
La forma en la que se mide el crecimiento económico de un país cada año requiere de una metodología compleja que conjuga una gran cantidad de datos.

La variabilidad del Producto Interno Bruto (PIB) es uno de los principales indicadores para evaluar a un país. De su desempeño depende que sus habitantes tengan más y mejores oportunidades.

El Salvador lleva seis años de bajo crecimiento económico tras la crisis mundial que dejó su huella con un -3.1 % en 2009. Su recuperación ha sido lenta y la menos satisfactoria en Centroamérica.

Pero El Salvador también está rezagado en la forma de medir, justamente, su crecimiento. La base estadística con la que se mide a dicha economía es de 1990. Es decir, que el desempeño de los sectores económicos y sus precios son medidos con base en una realidad de hace 25 años.

El desfase de la data es bien conocido por el Banco Central de Reserva (BCR). La discusión sobre la necesidad de implementar una metodología con una base más reciente lleva años siendo discutida por el gremio de economistas y en el interior del mismo BCR.

De hecho, economistas, como Carlos Acevedo señalaba la posible inexactitud del indicador incluso antes de ocupar el cargo de presidente del BCR.

El principal problema de seguir midiendo a la economía a la luz de 1990 es que la importancia de los sectores dentro del PIB ha variado completamente. “Antes éramos una economía agrícola, ahora El Salvador es una economía de mucho servicios, algo que no se mide porque en 1990 no existía”, señala el economista Luis Membreño.

Lo mismo sucede con otros sectores como telecomunicaciones que con la era tecnológica ha cambiado por completo y ahora representa un giro financiero sustancial en la economía.

Acevedo llegó al BCR en 2009 y en ese momento inició un proceso para actualizar la base estadística para calcular el PIB. Membreño lamenta que ese estudio que estaba en su fase final se reiniciara con la llegada de un nuevo titular a la institución.

Óscar Cabrera, actual presidente del BCR, ha llevado la batuta de la nueva propuesta metodológica para establecer el desempeño económico y ha anunciado que a mediados de 2016 se dará a conocer.

El cambio principal es que se hará con una base más cercana, “bastante cercana”, comentó Cabrera, lo que permitirá contar con precios más actuales sobre la productividad de los sectores.

Actualmente, si bien es cierto la base que aplica el país es vieja, esta se elabora con ejercicios econométricos que atienden estándares internacionales, al igual que el resto de la región.

Cabrera explicó que con el cambio, que también se hará según estándares internacionales, habrá una diferencia clara en la proporción de los sectores que conforman el tejido productivo. Así será evidente que la agricultura ya no pesa lo que hace un cuarto de siglo. Sin embargo, no prevé un cambio drástico en el porcentaje total de crecimiento en los últimos años.

“Allí el BCR tendrá que establecer cuánto vale cada sector de acuerdo con el año base que tome como referencia. Así tendrá que ver en millones cuánto vale telecomunicaciones, comercio y agricultura, por ejemplo”, agrego Membreño.

El titular del BCR señaló que para una mejor comprensión de la economía nacional con el cambio de base se compartirán series largas de años anteriores.

Membreño expone que para el país es más que necesario contar con una actualización en su año base para conocer con más exactitud el comportamiento de la economía año con año. Él considera que con el cambio metodológico habrá una variación en el monto total del PIB. En su opinión podría ser a la baja.

¿Cómo se mide?

Para levantar una cifra de crecimiento el BCR se alimenta de una diversa cantidad de fuentes. Una parte proviene de encuestas a las empresas de cada sector que compone la columna vertebral del PIB en el país, explica Mario Róger Hernández, gerente de proyectos estadísticos del BCR.

Esta encuesta es elaborada por la Dirección General de Estadística y Censos (DIGESTYC), la que a su vez es cotejada con la información que maneja la Dirección General de Aduanas (DGA) y con el Ministerio de Hacienda, por ejemplo.

Con todo el paquete de datos de estas y otras fuentes, la entidad aplica su fórmulas econométricas con precios a año base de 1990. Una vez obtenido el resultado este es expresado a precios corrientes y constantes. En el caso de los primeros es con precios actuales.

Mientras que en el segundo caso, la producción de cada sector y sus ganancias se comparan con los precios del año base. Así, si se toma la producción de una maquila sobre mil camisas estas a precios corrientes tomaran en cuenta el costo actual de su producción este dará un valor nominal actual, ejemplifica Hernández.

Mientras que a precios constantes se medirá la producción de este mismo lote de camisas aplicando el deflactor, es decir, eliminando la inflación en el paso del tiempo para regresar hacia el año base. De esta manera el monto final será menor en comparación con los precios corrientes que tienen el efecto de la inflación actual.

En la región, con excepción de Panamá, todos los países generan la información macroeconómica en los bancos centrales. Y aunque la metodología sí se apega a estándares internacionales la estadística de cada país no tiene el mismo año base.

Esta también es la razón por la que en algunas ocasiones el indicador medido por organismos internacionales difiere del elaborado por las cuentas nacionales, porque no usan el mismo año base.

Lee también

Comentarios