Loading...

El Salvador tiene menos opciones de financiamiento

El país tiene cada vez menos opciones de financiamiento sin una estrategia fiscal a mediano plazo, señala Moody's.

Enlace copiado
No fue  sorpresa  bajar la calificación de riesgo país, luego de las advertencias hechas por Moody's.

No fue sorpresa bajar la calificación de riesgo país, luego de las advertencias hechas por Moody's.

Enlace copiado

La decisión que la nota soberana del país bajara de Ba3 a Caa1 (altamente especulativa) el viernes pasado, no fue una sorpresa después de todas las advertencias hechas por las calificadoras de riesgo; pero, tomar esta decisión no fue fácil, fue una decisión muy analizada y sopesada, explica Jaime Reusche, analista para El Salvador de parte de Moody's.

Reusche detalla que como calificadora les tocó sopesar que el país tiene buenas proyecciones económicas de crecimiento de su PIB arriba de un 4.5 %, gracias a las remesas y que eso también conlleva a una mayor recaudación fiscal, que a junio subió 28 %.

Pero a otra cara de la moneda es la incertidumbre por decisiones políticas y de gobernanza, pero sobre todo el problema de financiamiento al no contar con un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI). Más que nada, porque no se puede dejar de tomar en cuenta que el país tiene que hacer frente a cada vez más deuda a corto plazo (más de $1,200 millones a diciembre) y a un pago de un bono de $800 millones en enero de 2023.

"Haciendo los cálculos, llegamos a la conclusión de que con estas tasas de financiamiento de cómo está percibiendo el mercado a El Salvador, va a ser extremadamente difícil financiarse a tasas cómodas que apoyen la posición de la liquidez. Ha sido un cálculo relativamente complejo donde hemos tratado de sopesar lo bueno con las cosas que nos daban preocupación", detalló Reusche en entrevista con LA PRENSA GRÁFICA.

El analista explica que el costo y las alternativas de financiamiento se están reduciendo al no contar con el acuerdo.

"Nosotros, incluso haciendo nuestros cálculos, decidimos darle el beneficio de la duda al gobierno y hemos estimado que aún si es que se da el acuerdo con el Fondo y empieza a llegar más financiamiento multilateral, tal vez no este año, el próximo año, que igual vemos que va a estar bastante difícil de tapar o cubrir todo el financiamiento que necesita el gobierno en cuanto a las amortizaciones de deuda y a cubrir el déficit fiscal", explicó.

Para el analista el mercado interno de deuda también envía señales que la liquidez no es ilimitada. Las últimas emisiones de deuda no han logrado colocarse en su totalidad, lo cual genera una dependencia mayor del financiamiento externo y eso implica un mayor costo.

Si en el mercado local al Gobierno le toca pagar hasta un 7.5 % por créditos a menos de un año, afuera la tasa sería aun mayor y a un plazo de 30 a 35 años.

El año pasado el país obtuvo $1,000 millones a una tasa de 9.5 % a 32 años, si esta vez la tasa fuera la misma, implicaría un mayor problema de sostenibilidad de la deuda.

Además, el Ministerio de Hacienda no cuenta con un plan de ajuste fiscal a mediano plazo. ¿De contarse se podría revertir la nota soberana? "Podría (depende) de primero cómo veamos si el plan es creíble y sostenible. Y segundo, si es que se va a poder revertir el deterioro que hemos visto en cuanto a la confianza de los mercados en El Salvador", dice Reusche.

Esa confianza se ha visto afectada porque el país no ha logrado avances con el FMI.

La más baja de C.A.

El Salvador es actualmente la nación con la nota soberana más baja de la región por parte de Moody's. Costa Rica que está en una situación fiscal igualmente apremiante y tiene una calificación de B2 y Nicaragua, con un contexto político cada vez más difícil, cuenta con una nota similar.

Para Reusche el caso costarricense es que la nación ya está dentro del marco de un acuerdo con el Fondo Monetario, eso implica que ya se sabe cuál va a ser el plan de financiamiento para este año y para el otro.

"La posición de liquidez del gobierno de Costa Rica estaba bastante comprometida hace unos meses; ahora está mejorando", detalla.

Mientras que para el analista Nicaragua tiene una ventaja ante otros países, y es que siempre han sido muy cuidadosos con el gasto fiscal. "Si bien uno dice que la situación política en Nicaragua es bastante más compleja que la de El Salvador, sin lugar a dudas, en cuanto a liquidez, el gobierno Nicaragua tiene en el margen una posición ligeramente más cómoda que no genera tantas preocupaciones", detalla.

Tags:

  • deuda
  • economía
  • calificación
  • bonos basura
  • Moody's
  • financiamiento
  • situación fiscal
  • El Salvador

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines