El café lucha por sobrevivir a la crisis de precios

Desde incorporar cultivos más rentables como la caña de azúcar, hasta el ecoturismo y buscar la máxima eficiencia en el manejo del cafetal, productores salvadoreños buscan alternativas para "cabalgar" los bajos precios internacionales.

Enlace copiado
Productividad. Otras fincas han optado por introducir variedades más productivas que las tradicionales, como el Costa Rica 95.

Productividad. Otras fincas han optado por introducir variedades más productivas que las tradicionales, como el Costa Rica 95.

Enlace copiado

El cultivo del café ha ido reduciendo su peso en la economía salvadoreña a lo largo del tiempo. En los últimos años el sector ha visto una serie de golpes, uno de los más difíciles es la crisis de precios internacionales que afecta principalmente a todos aquellos productores que no están en los mercados de especialidad.

La caída de los precios no afecta solo a El Salvador, sino que afecta a todos los productores incluyendo a los iconos como Colombia o Brasil.

Manejo. Lean Coffee señala que el manejo de la finca contribuye a reducir los costos, además de aumentar el rendimiento.

El café es un producto considerado como una materia prima y se cotiza en la bolsa en Nueva York, así como el petróleo o el gas. El Contracto C, precio de referencia para el grano lleva meses en niveles mínimos. En abril del año pasado cayó por debajo de los $90 el quintal, es decir menos de $0.90 la libra de café.

A finales del 2019 el precio de referencia comenzó a repuntar hasta los $140 por quintal, pero la tendencia duró poco.

Juan Márquez, de Lean Coffee, una empresa que se dedica al manejo agrícola de fincas, explicó que aunque el mercado sí dio una ventana de buenos precios, no pudo ser aprovechada al máximo, simplemente "porque no había café".

En efecto, las cifras del Consejo Salvadoreño del Café (CSC) revelan una fuerte reducción en la cosecha actual en relación a la anterior.

En los primeros tres meses del ciclo -octubre, noviembre y diciembre de 2019- la producción era 46 % menor en relación al mismo periodo del ejercicio anterior.

La institución no ha ampliado sobre los motivos de esta caída, pese a que sí realizó varias visitas de monitoreo, solo consigna que "el bajo volumen se debe al retraso en el inicio de la recolección de café, por la maduración tardía del grano".

Al 31 de enero la tendencia se mantenía, con una cosecha 32 % inferior.

Rentabilidad. La caña de azúcar, aunque tiene un impacto ambiental mayor al café se puede vender mejor y más rápido.

Frente a esta situación los productores han buscado varias alternativas. Una finca de la zona oriental, cuyo propietario prefirió se omitiera el nombre, ha optado por la introducción de un cultivo más rentable: la caña de azúcar. Admite que ese tiene un impacto ambiental más fuerte que el café; pero la rapidez de la cosecha, la facilidad de venta y las condiciones del terreno hacían esta la opción más viable para mantener a los demás empleados de la finca.

La caña se ha sembrado solo en una parte del terreno y espera en algún momento volver a sembrar de café.

Otra alternativa, que de acuerdo a Márquez, se ha vuelto una necesidad, es buscar la máxima eficiencia en el manejo agrícola, por ejemplo ordenar la finca en surcos que faciliten el trabajo para reducir la mano de obra, dejar de hacer podas apreciativas y hacer una división por surcos: unos en producción, otros en poda y otros en descanso.

Además, optar por nutrir el suelo, más que las hojas, pues el efecto es mayor y se utiliza menos productos, y buscar un control más apropiado de las sombras para que estas no compitan con el café.

Una finca ubicada en Juayúa optó por recepar y no renovar porque no tenían suficientes recursos para comprar nuevos árboles. De hecho, los trabajos que hicieron los pagaron con la venta de la leña que resultó de la poda de la sombra que crecía en exceso.

La cosecha en curso tendría que haber sido mayor a la anterior, muchos cafetales ya fueron renovados tras la crisis de la roya de 2013 y tendrían que estar dando frutos. Según la Asociación Cafetalera de El Salvador (ACAFESAL) el problema se debe a la falta de recursos por los bajos precios, poco acceso a la banca y alza en costos, como seguridad y salario mínimo.

Márquez, por su parte, señaló que la introducción de variedades resistentes a la roya como el cuscatleco, que fue la estrategia del Gobierno pasado, no dio éxito porque no se introdujeron nuevas prácticas agrícolas.

Leña. Una de la fincas tuvo que recepar en vez de renovar, y lo pagó con la venta de leña de sombras y cortinas que crecieron demasiado.

Turismo e innovación

El turismo es otra de las alternativas de  sostenibilidad  para la agricultura.

La Finca Cristo Negro ubicada en San Julián también ha apostado por una diversificación para darle sostenibilidad al café. Implementaron otros cultivos como cacao y bálsamo, y han iniciado un proyecto de agroturismo donde personas pueden conocer el proceso de elaboración de café y del chocolate. Además, han investigado los mejores procesos tanto de siembra, como de beneficio para optimizar la calidad del café.

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines