El país no debe de quedarse a la zaga en los APP: experto

El esquema debe de considerarse para atraer la inversión privada necesaria para hacer frente al alto déficit en infraestructura existente en Latinoamérica, recomendó el consultor peruano Eduardo Escobal.
Enlace copiado
Formación  FOMILENIO II está capacitando a un grupo de funcionarios salvadoreños sobre asocios público-privados (APP). La idea es formar equipos multidisciplinarios capaces de estructurar adecuadamente proyectos de APP en El Salvador.

Formación FOMILENIO II está capacitando a un grupo de funcionarios salvadoreños sobre asocios público-privados (APP). La idea es formar equipos multidisciplinarios capaces de estructurar adecuadamente proyectos de APP en El Salvador.

Enlace copiado

El alto déficit de infraestructura que aún padece Latinoamérica representa un campo fértil para la atracción de inversión privada bajo el modelo de los asocios público-privados (APP), considera Eduardo Escobal, consultor internacional para proyectos de estructuración e inversión APP. Para el experto, El Salvador no debe quedarse a la zaga en esta tendencia.

“Tenemos un techo muy alto, un déficit de infraestructura muy alto. Si uno va al mapa de competitividad ve que nuestros países ocupan puestos muy por debajo en puertos, aeropuertos, carreteras (...) El campo para los asocios público-privados tiene mucho espacio para crecer, aunque hemos generado inversiones muy altas necesitamos generar más. Las inversiones van a seguir creciendo y El Salvador tiene que estar a la altura de eso para no quedarse retrasado”, dijo Escobal sobre el contexto latinoamericano.

“El campo para los asocios público-privados tiene mucho espacio para crecer, aunque hemos generado inversiones muy altas necesitamos generar más”.  
Eduardo Escobal, consultor internacional en APP

El consultor ha visitado El Salvador como parte de un grupo de especialistas que capacita en APP a funcionarios de distintas instituciones en el marco de FOMILENIO II.

Escobal afirma que los APP han tenido muy buenos resultados en Latinoamérica y en el mundo, en general, pues son una herramienta para “atraer desarrollo futuro al presente”.

En El Salvador, la figura se ha tratado de implementar durante los dos últimos gobiernos. A la fecha, el proyecto más avanzado es el de la ampliación de la terminal de carga del Aeropuerto Internacional de El Salvador Monseñor Óscar Arnulfo Romero (ver nota aparte).

Escobal explicó que para que un país crezca a un ritmo del 4 % o 5 % necesita también que la inversión privada crezca en esa cantidad. “¿Cómo poder captar $100, $200 o $1,000 millones en puertos, aeropuertos, carreteras anualmente sin descuidar los recursos que tenemos para educación, salud y otros servicios de impacto en la pobreza? Los APP son una herramienta que podría ayudar a eso”, planteó el experto.

En Perú, su país de origen, se han ejecutado cerca de 130 APP que han generado inversiones por alrededor de $30 mil millones en carreteras, en puertos, aeropuertos, líneas de transmisión, generación de energía y más recientemente en infraestructura social: construcción y equipamiento de hospitales y de colegios. Sin embargo, el país aún tiene un déficit de infraestructura de $160 mil millones, por lo que la meta en los próximos 10 años es invertir $150 mil millones.

En Perú, la ley que se creó para promover los asocios público-privados fue muy flexible y se ha ido modificando con el correr de los años. En El Salvador, la Ley de APP se ha reformado ya en dos ocasiones para hacerla más atractiva.

Escobal dijo que promover los APP implica plantear un negocio al privado asociado a un contrato con un estricto cumplimiento de indicadores de servicio, para que este pueda analizar si el proyecto le es atractivo o no. En el concurso se debe de evaluar quién es el que mejor oferta económica tiene para la sociedad, dijo.

“La idea es atraer inversionistas privados con reglas claras, que puedan invertir, pero también con exigencias respecto de la calidad de la prestación de los servicios que vayan a dar, si se trata de puertos y aeropuertos que tengan índices de operación de primer mundo”, concluyó.

 


$150
 mil millones es la meta de inversión en infraestructura que se ha propuesto Perú para los próximos 10 años. 


2
 proyectos de APP impulsa FOMILENIO II:   ampliar la terminal de carga del aeropuerto e iluminar  varios tramos de carreteras.

Lee también

Comentarios

Newsletter