Lo más visto

Más de Economía

El país se mueve cada día con más energía

La Política Energética Nacional (PNE) de El Salvador 2010-2024 posee seis lineamientos estratégicos que definen el rumbo de hacia dónde debemos ir. Dos de esas líneas son la “diversificación de la matriz energética y el fomento a las fuentes de energías renovables” y la “promoción de una cultura de eficiencia energética”.
Enlace copiado
El país se mueve cada día con más energía

El país se mueve cada día con más energía

El país se mueve cada día con más energía

El país se mueve cada día con más energía

El país se mueve cada día con más energía

El país se mueve cada día con más energía

El país se mueve cada día con más energía

El país se mueve cada día con más energía

Enlace copiado
En el país se hace uso fundamentalmente de cuatro fuentes generadoras de energía: la hidráulica, la geotérmica, de biomasa y las térmicas que utilizan bunker y diésel, cuya capacidad total es de más de 1,563.1 MW, ésta última actualmente considerada como una fuente de energía perjudicial que suma al efecto invernadero de la región.

El Consejo Nacional de Energía (CNE) es una entidad autónoma que trabaja desde 2007 para definir La Política Energética Nacional (PNE) a largo plazo, y una de las más importantes es la del crecimiento de las energías limpias. La diversificación de la matriz energética nacional, mediante el fomento de las fuentes de energía renovable, tiene como finalidad el aumento en la capacidad de producción energética para cumplir con la mayor demanda de consumo y al mismo tiempo reducir los costos al consumidor.



Luis Reyes, secretario ejecutivo del CNE, explica que el uso de recursos renovables para generar energía se traduce en cuatro beneficios principales: una reducción en los costos para beneficio del consumidor, la disminución en la emisión de gases de efecto invernadero, la generación de nuevas fuentes alternas de energía que garanticen el suministro, y el factor de inversión que se traduce en un crecimiento económico.
 
De dónde se obtienen
En el país la energía limpia se puede obtener, principalmente, por medio de la instalación de celdas fotovoltaicas que utilizan la luz solar, las plantas eólicas que hacen uso del viento y las de gas natural. Al generar inversión en dichos recursos, la matriz energética se elevaría hasta siete fuentes para beneficio de los usuarios.

En materia económica, el menor costo para la producción beneficiaría en una reducción en los precios al consumidor. Además se crearían valiosas fuentes de empleo y se mejoraría el clima de inversiones en el país, y esto, a la vez, generaría nuevas oportunidades de negocio que busquen el respaldo de la banca nacional cuando nuevas empresas generadoras busquen financiamiento para sus inversiones.

Por otra parte, la garantía de contratos a largo plazo que las distribuidoras suscriban con nuevas empresas generadoras le respalda a las entidades financieras el retorno de los fondos. El Banco Agrícola es una de las instituciones financieras del país que le apuesta al desarrollo y la promoción de las energías eficientes.

De acuerdo con el secretario ejecutivo del CNE, esto podría motivar a la autoproducción residencial, en donde el ahorro en la factura y el excedente de energía que se venda a la distribuidora pueden financiar la inversión, lo que en un futuro podría llevar al país a generar una red inteligente de distribución.



La cultura de eficiencia
Otro de los importantes lineamientos de la estrategia de política energética nacional se refiere a la promoción de una cultura de eficiencia y ahorro energético, en donde los usuarios aprendan a utilizar la menor cantidad de energía pero obteniendo los mismos resultados.

Esto se traduce en beneficios ambientales al requerir menos recursos para su generación, en beneficios sociales al cambiar los hábitos de consumo y en el económico, al reducir el costo de la factura. Los cambios también es importante hacerlos en materia tecnológica al sustituir los viejos equipos por otros de mayor eficiencia y bajo consumo. 



Yolanda de Tobar, directora ejecutiva del Centro Nacional de Producción Más Limpia (CNPML), explica que en la actualidad los electrodomésticos importados cuentan con etiquetas en donde se explica cuantos watts consume el artículo, lo que hace más fácil calcular el promedio de gasto al mes. Para hacer dicho cálculo basta con:
1 Tomar el valor de consumo en watts y multiplicarlo por el número de horas de uso.
 
2 El valor resultante se divide entre 1,000 (ya que la factura se mide en kW) y luego se multiplica por el costo aproximado de la energía que a la fecha es de unos $0.15 por kW/h.
 
3 El resultado es el costo por día y al ser multiplicado por 30 nos dará el valor a pagar al mes en la factura por el uso de ese electrodoméstico.
Esta información es de gran importancia si se desea buscar financiamiento bancario para la renovación de equipo o para un proyecto de generación de energía. Instituciones como el Banco Agrícola están promoviendo el uso de tecnologías más eficientes y que respondan a las necesidades de sostenibilidad energética en nuestro país.
 








Tags:

  • banco agricola
  • el salvador

Lee también

Comentarios