Lo más visto

Más de Economía

El país tiene el mayor déficit en recursos naturales en C. A.

El Salvador consume y produce más allá de lo que sus recursos le permiten, por lo que aconsejan mejorar la productividad.
Enlace copiado
El país tiene el mayor déficit en recursos naturales en C. A.

El país tiene el mayor déficit en recursos naturales en C. A.

El país tiene el mayor déficit en recursos naturales en C. A.

El país tiene el mayor déficit en recursos naturales en C. A.

Enlace copiado
La presión sobre los recursos naturales a causa de las actividades de consumo y producción es cada vez mayor en Centroamérica y en El Salvador el problema es aún más grave que en el resto de las naciones del istmo, de acuerdo con los hallazgos del quinto informe Estado de la Región.

“En la actualidad El Salvador tiene el mayor déficit natural de 1.2 hectáreas por persona”, dicta la investigación.

Las razones que explican la deuda ecológica del país son el consumo creciente y la poca disponibilidad de recursos naturales. El informe destacó además que El Salvador es pequeño (en extensión) y la población, en relación con el territorio, es demasiado numerosa.

De hecho, en el país hay en promedio 296 personas en cada kilómetro, la cantidad más elevada en toda América continental, según datos del Banco Mundial.

El desequilibrio en recursos se establece a partir de la diferencia de la biocapacidad de un país frente a la huella ecológica; es decir, la capacidad que tiene el territorio de un país de generar recursos renovables y de absorber los desechos que resultan de las actividades de consumo en relación con el impacto de las actividades que se dan en ese país.

El informe señala que mientras que toda Latinoamérica tiene un “crédito ecológico”, Centroamérica está en deuda, ya que todos los países, excepto Honduras y Nicaragua, ya sobrepasaron el límite de huella ecológica que podrían soportar.

La investigación resalta que El Salvador sobrepasó la frontera en la década de 1960, mientras que Honduras y Guatemala llegaron a ese punto a finales de la década de 1990 y de los 2000, en el caso de Panamá.

Según el informe, en Centroamérica no hay una presión directa tan fuerte sobre los recursos hídricos porque lo que se extrae de agua es inferior al 3 % del total del líquido que se oferta; no obstante, El Salvador es el único país que sí sobrepasa esa cifra: “Los datos disponibles no muestran un nivel alto de presión sobre el recurso, ya que en ningún país la extracción sobrepasa el 10 % de la oferta total. Con excepción de El Salvador, donde la extracción (de agua) representa el 8 % de la oferta”.

Además, El Salvador tiene una puntuación más baja en el índice de salud de los océanos, lo que revela una presión más fuerte sobre el ecosistema marítimo-costero. En el ranking de salud de los océanos, el país está en el puesto 195 a nivel mundial.

Al tema hídrico se le agrega la contaminación por el uso cada vez mayor de fertilizantes en los suelos. Después de Costa Rica es El Salvador la nación en la que se usan más agroquímicos, con 65 toneladas por mil hectáreas.

La investigación concluye que es urgente que se le apueste a la productividad para alcanzar el desarrollo humano y el crecimiento económico con los limitados recursos que El Salvador tiene, ya que, de acuerdo con el informe, los países cuya deuda ecológica es más alta son los que tienen un índice de desarrollo humano (IDH) más alto.

El IDH, que incluye en la medición de la riqueza de un país estadísticas de educación y salud, es más alto en El Salvador que en Guatemala, Honduras y Nicaragua, pero está por debajo de Costa Rica y Panamá; ambos países son los que tienen la huella ecológica más grande, seguidos por El Salvador y después Guatemala. Empero, es El Salvador el país que tiene la menor “biocapacidad” de toda Centroamérica.

Bono demográfico

Según el informe, El Salvador se encuentra en una posición intermedia en la tendencia de envejecimiento de la población.

La investigación señala que en los próximos años se avecina un “bono demográfico”, es decir, una gran cantidad de personas que estarán en la edad productiva, entre 15 y 65 años.

El bono, aunque implica mayor demanda de recursos naturales, también permite que haya abundante mano de obra.

Por la reducción en los nacimientos, el bono se acabará en 2030, cuando la población habrá envejecido, por lo que el informe destaca la urgencia de apostarle a la productividad para generar los empleos necesarios.

La investigación explica que una buena parte de los ingresos fiscales son consecuencia de la alta población, por el alto consumo, por lo que señalan que los países deben buscan una forma de remplazar esa fuente de ingresos una vez cambie el perfil demográfico.

Tags:

  • población
  • medio ambiente
  • ecología
  • recursos naturales
  • agricultura
  • agroquímicos

Lee también

Comentarios