El problema fiscal no es por falta de fondos”

Javier Steiner, presidente de la Cámara de Comercio e Industria, dijo que no están de acuerdo con subir el IVA. Piden transparencia y racionalización del gasto.
Enlace copiado
El problema fiscal no es por falta de fondos”

El problema fiscal no es por falta de fondos”

El problema fiscal no es por falta de fondos”

El problema fiscal no es por falta de fondos”

El problema fiscal no es por falta de fondos”

El problema fiscal no es por falta de fondos”

El problema fiscal no es por falta de fondos”

El problema fiscal no es por falta de fondos”

Enlace copiado
Javier Steiner, presidente de la Cámara de Comercio e Industria de El Salvador, considera que el Gobierno está haciendo lo contrario a lo que debería hacer para solventar su crisis fiscal. El empresario afirma que el camino es promover el crecimiento económico, lo que llevaría a aumentar la recaudación, a la vez que se reestructura y mejora la gestión del gasto público.

El dirigente gremial señaló que la actual situación fiscal del país, que ha llevado a una degradación de la calificación crediticia que no tiene precedentes, pudo evitarse, y lamentó que los efectos llegaran a todos los salvadoreños, pasando por las empresas y por el mismo Gobierno.

¿Qué efectos han visto como Cámara de Comercio por el problema fiscal del país y el impago selectivo temporal en el que cayó el Gobierno?

Nos preocupa que todo esto ha surgido de una crisis que fue totalmente inventada por el Gobierno, por algún juego político de querer presionar a la oposición en la Asamblea Legislativa para que les aprobaran más deuda. Crearon una crisis falsa y hoy han llevado al país al borde de la quiebra y al punto en el que las calificaciones nos han llevado a lo más bajo e incluso al “default” selectivo. El punto es delicadísimo porque haber creado una crisis falsa para presionar a un partido político para tener más deuda es totalmente absurdo. Fue aceptado por el ministro de Hacienda que tenían el dinero para pagar, que lo único que necesitaba era que se reformara la Ley del Presupuesto para asignar el dinero correspondiente a la partida para pagar los CIP, pero eso fue lo que no hicieron. Las consecuencias para el país serán graves.

¿Qué consecuencias?

Lo primero y que ya se vio es que las calificadoras, quienes son las que evalúan el nivel de riesgo del país, han bajado la nota al mínimo, y eso ha puesto en alerta a los organismos internacionales y a los inversionistas que compran bonos de que esa deuda ahora debe tener un interés más alto. Tanto para el Gobierno como para la banca privada va a haber ahora crédito más caro. Segundo, muchos inversionistas van a decidir ya no prestarle a El Salvador. La banca y el Gobierno verán dificultades en tener acceso al crédito, a conseguir fondos para traerlo al país. ¿Cómo afecta esto al país? Un pequeño empresario que tenía un crédito ahora tendrá que pagar mucho más por ese crédito, y posiblemente esa empresa ya no será viable ni rentable después de pagar un crédito más caro. Los empresarios que operan sus pequeñas empresas con tarjeta de crédito... Posiblemente se suba el interés y les sea inviable seguir operando. Muchos productos posiblemente suban de precio. Habrá empresas que cierren, y más desempleo. El Gobierno ha causado caos en una receta perfecta para que el país, lejos de salir adelante generando confianza y atrayendo inversión, lo que se hace es ahuyentar inversionistas, poniendo en riesgo el empleo, y retrasar la salida del país del subdesarrollo, y todo a raíz de una crisis falsa.

¿Por qué dice que es una crisis falsa si el Gobierno desde el año pasado presenta problemas de caja y de liquidez, de retrasos de pagos con proveedores?

Porque el mismo ministro de Hacienda aceptó que tenían el dinero para pagar sus obligaciones, pero que no lo tenían asignado en la partida presupuestaria correcta, y esto parte desde el año pasado. Nosotros señalamos como cámara que el presupuesto que se estaba presentando en la Asamblea Legislativa era un presupuesto mentiroso y desfinanciado, a tal punto que ya sabían que este año en abril tenían que pagar más de $50 millones de los CIP, y solo dejaron $1,000 en esa partida. En estos primeros meses es cuando el Ministerio de Hacienda cuenta con mayor cantidad de fondos, por el pago del Impuesto Sobre la Renta. Hacienda y el mismo superintendente financiero dijeron que las finanzas del país estaban sanas, pero lo que no quisieron fue honrar su pago como Gobierno ante el sistema de pensiones, poner presión, crear una falsa crisis, y por eso hemos llegado a donde estamos, con las consecuencias que van a hundir al país. Tenían el dinero, pero deliberadamente no quisieron pagar la deuda. Creyeron que porque no era una deuda soberana, sino una deuda local, no iban a tener repercusiones internacionales, pero sí las tuvieron. Muchos inversionistas están nerviosos y pendientes de lo que está pasando en el país.

¿Pero ustedes sí creen que existe un problema fiscal en el país?

Sí creemos que existe un problema fiscal, pero la raíz es el alto nivel de gasto del Gobierno. En los últimos ocho años se han tenido cifras de recaudación de impuestos históricas; es cuando más han recaudado. De 2009 hasta el día de hoy han recaudado un acumulado de $10,000 millones más. A esto sumemos que han endeudado al país con otros $10,000 millones. ¿Dónde está ese dinero, qué han hecho con él, a dónde se ve esa inversión? Los niveles de pobreza aumentan, no hay medicamentos en los hospitales, no hay inversión en infraestructura. El dinero lo han llevado a su gasto populista para mantener a su partido en el poder, y eso no le está beneficiando a nadie más que a ellos en los últimos años. Han contratado a más de 40,000 personas nuevas, aproximadamente $800 millones en pago nuevo de planillas, cifra que es aproximadamente el déficit anual que se tiene. Recaudan, más pero el dinero se está gastando mal. No se ven inversiones eficientes en el área social o en infraestructura. Si uno gasta más de lo que gana, la situación es insostenible.

¿Los agremiados de la cámara les han reportado problemas por el aumento en la percepción de riesgo país?

Por el momento es prematuro. Esta es una ola que empieza fuera, llega a la banca y empieza a correr. Esto es un problema más de los muchos que ya tienen nuestras pequeñas y medianas empresas. Nuestros agremiados se quejan del alto nivel de inseguridad que existe en el país, de los problemas de aduanas, del alza en las tarifas de energía y agua, de los problemas de burocracia para hacer trámites en el Gobierno. Cuando sumamos todo esto y al final venimos a agregar a esa mala receta hacer más caro el financiamiento de sus empresas es casi pegarles el tiro de gracia. Por muy poco que resulte ser el impacto de estas malas decisiones, al final pesa mucho porque es sumarle a la mala condición en la que las empresas tienen que operar. El Gobierno, lejos de estar creando falsas crisis para sacar rédito político, debería buscar cómo apoyar a las empresas, cómo apoyar a la inversión, transmitir confianza, promover sectores que generen empleos y que puedan absorber a los miles de jóvenes que los demandan, hacer atractivo al país para la inversión, limpiar la mala reputación que tiene el país por el alto nivel de homicidios. Si el Gobierno trabajara para mejorar la reputación del país hacia fuera, todo sería diferente, pero con esta falsa crisis y la mala imagen que tiene el país se hace poco viable que venga el dinero y que el país tenga mejores oportunidades.

¿Cree que se está trabajando adecuadamente para abordar esta crisis fiscal? ¿Existen condiciones para que se logre un pacto fiscal?

Para hablar de un pacto fiscal el Gobierno primero debe reconocer sus fallas. Se les ha dicho que el problema no es recaudación, sino un déficit por el alto nivel de gasto, la mala inversión, el gasto innecesario en cosas como viajes, viáticos y contratación de personas sin una rendición de cuentas de lo que hacen. No ha habido transparencia en los logros de inversión social. Para llegar a un pacto fiscal lo primero que pedimos es que el Gobierno transparente el uso de los recursos, que racionalicen el gasto. Se habla de que un pacto fiscal necesita un recorte en los gastos y un aumento en los ingresos. Muchas veces hemos hablado que con solo dinamizar la economía del país se logra mayor ingreso. Por cada punto adicional de crecimiento la recaudación crecería en $120 millones. Eso generaría más empleo y más estabilidad. Tiene que cambiar la visión del Gobierno. Es complicado dar una receta sin que ellos primero entiendan que parte del problema que el país tiene es el alto nivel de gasto que no está siendo medido en el Gobierno.

¿Y qué piensan de la propuesta del FMI que incluye aumento del IVA? ¿Están de acuerdo?

En los últimos ocho años se han incrementado o creado 23 impuestos. Si la receta para sacar adelante a un país fuera poner más y más impuestos, El Salvador ya estaría entre los mejores del mundo. A pesar de esos incrementos, el país no está mejorando. En los últimos años pasamos de las mejores a las peores calificaciones crediticias, ha aumentado la pobreza, han empeorado los trámites aduaneros y la burocracia, hemos perdido competitividad. Claramente los impuestos no han sido la solución; la solución está en la gestión de la inversión, en la eficiencia, para dinamizar la economía y atender la parte social. El Gobierno ha dejado claro que no es cuestión de más dinero, sino en la capacidad de gestionar el dinero que les llega. Por eso no estamos de acuerdo en más impuestos.

Pero la propuesta del FMI es precisamente abarcar ingresos y gastos. Si se hiciera un pacto que incluya transparentar los recursos y racionalizar el gasto, ¿estarían dispuestos a apoyar un plan que implicara un aumento del IVA?

El Fondo lo que ha dicho es que debería haber un ajuste de aproximadamente 3 % del PIB. Cómo se divide es cuestión de que el Gobierno y los sectores nos pongamos de acuerdo. Se ha presentado una propuesta de reforma al sistema de pensiones que por sí misma ayudaría a un ajuste del 0.5 % del PIB. De hecho, si esta propuesta se hubiera aprobado, no habríamos tenido los problemas de impago que se dieron en abril. Ahí hay una propuesta concreta de ajuste. En este momento creemos que, en las condiciones tan malas en las que está la economía, venir a hacer un incremento del IVA es peligrosísimo. Lo que necesitamos es buscar medidas que mejoren la actividad económica, que hagan atractivo al país para los inversionistas extranjeros, incentivos y estabilidad, para generar más empleos, no venir a encarecer más el hacer negocios y el costo de la vida para los salvadoreños.

¿Cómo ve la Cámara las medidas que aprobó la Asamblea Legislativa para salir del impago con los fondos de pensión?

Nos parece peligroso que el Gobierno, siendo el deudor, cambió las reglas del juego de su propia deuda. Es peligroso que se atribuya esa alternativa de no cumplirles a los trabajadores, sino también cambiar las reglas del juego de cómo va a cumplir con sus obligaciones. El Gobierno solo ha tirado la obligación hacia adelante, pero no ha resuelto el problema. Tienen que hacer una reforma de las finanzas, sanearlas, reducir el gasto para cumplir sus obligaciones.
 

Lee también

Comentarios

Newsletter