Lo más visto

Más de Economía

El suelo de las fincas de café ahora tiene menos nutrientes

Estudio del MAG muestra que hay niveles inadecuados para que crezcan cafetos sanos.
Enlace copiado
El suelo de las fincas de café ahora tiene menos nutrientes

El suelo de las fincas de café ahora tiene menos nutrientes

El suelo de las fincas de café ahora tiene menos nutrientes

El suelo de las fincas de café ahora tiene menos nutrientes

Enlace copiado
El café ha perdido la capacidad para generar decenas de quintales por manzana de tierra, como sucedió antes de la guerra civil y durante algún tiempo en los años noventa. Un estudio del Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG) mostró que parte del problema es el suelo donde está sembrado el café, porque ya no está tan nutrido como antes.

Después de la depresión tropical 12-E (en 2011), el 57 % de los suelos donde hay café quedó con media a baja fertilidad. El anuario de estadísticas indica que ahora el promedio de producción es de 4.6 quintales por manzana.

El estudio incluyó las seis cordilleras que tradicionalmente han estado pobladas con café. “La calidad de los suelos ha tenido deterioro con los años”, dijo Orestes Ortez, titular del Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG). Por ese motivo, los investigadores del MAG recomendaron adecuar las prácticas de fertilización.

Otros hallazgos muestran que el 98.2 % de los terrenos evaluados muestra acidez desde moderada hasta extrema. Cuando hay mucha acidez, las plantas no absorben los nutrientes con eficiencia y además los otros seres vivos que dependen de ese pequeño hábitat resultan afectados.

Napoleón Irigoyén, coordinador de región en el CENTA-Café, mostró que hay problemas para tener los niveles adecuados de ingredientes nutritivos en las zonas que formaron parte de la investigación. El 65 % de los suelos tiene deficiencias de fósforo, el 78 % de calcio, el 91 % de magnesio, el 77 % de boro y el 87 % de zinc. “De la deficiencia a la toxicidad hay un paso”, manifestó Irigoyén.

Sigfredo Benítez, presidente de la Mesa del Café, explicó que después de la depresión, todos estos elementos bajaron demasiado como para que las raíces del cafeto pudieran alcanzarlos. Este proceso se conoce como lixiviación, y aunque es natural, en el caso de las lluvias de 2011 hubo un desequilibrio.

Benítez agregó también que la acidez “bloquea” a la planta y le impide alimentarse adecuadamente. “Es una conjugación de factores que afectan la productividad”, subrayó Benítez.

Irigoyén mostró además que el 66 % de los terrenos tenía niveles excesivos de nitrógeno. Este elemento es uno de los más usados en fertilizantes. Para el representante del CENTA-Café, esta situación está relacionada con el uso indiscriminado y poco preciso de fertilizantes químicos. “La planta está en un ambiente que no es el más propicio para su productividad”, resaltó el investigador.

Antes, la Fundación Salvadoreña para Investigaciones de Café (PROCAFE) advirtió en su boletín de mayo-agosto de 2016 sobre la “acidez crónica” en los cafetales. Según PROCAFE, este desbalance “influye negativamente en la pérdida de la efectividad de los fertilizantes aplicados y reduce la capacidad de crecimiento de las raicillas absorbentes. Todo esto reduce la longevidad del cafeto y su potencial de producción”.

Irigoyén y Benítez recomendaron cambiar las costumbres de fertilización y preservar materia orgánica para recuperar las condiciones originales del suelo.

Tags:

  • cafe
  • caficultura
  • fertilizantes
  • fertilizacion
  • agroquimicos
  • centa cafe
  • procafe

Lee también

Comentarios