Embalses con bajos niveles pese a lluvias

La capital regional y varios municipios pasan por racionamiento de agua.
Enlace copiado
Enlace copiado
El nivel del sistema Cantareira, el principal abastecedor de agua de Sao Paulo, bajó ayer al 6.2 % a pesar de las fuertes lluvias que caen desde hace dos semanas en la mayor ciudad brasileña, que pasa por su peor crisis hídrica desde 1930.

La compañía estatal de saneamiento básico del estado de Sao Paulo, Sabesp, comunicó que el sistema opera con el 6.2 % de la segunda cota del llamado “volumen muerto”, una reserva técnica que comenzó a ser usada en noviembre.

El nivel del Cantareira estaba en 6.4 % antes de una fuerte tempestad con granizo y descargas eléctricas de este miércoles, que mantuvo en estado de alerta a varios barrios y provocó que unas 200,000 residencias amanecieran ayer sin electricidad, según la empresa eléctrica Eletropaulo.

La nueva caída del nivel se da un día después de que el nuevo presidente de la Sabesp, Jerson Kelman, admitió que el sistema puede secarse totalmente en marzo, aunque con los actuales niveles de lluvias el Ministerio de Ciencia y Tecnología prevé que el conjunto de embalses puede “sobrevivir” hasta junio.

El sistema Cantareira abastece a unas 6.5 millones de personas, que representan la tercera parte de la población de la región metropolitana.

El miércoles, el gobernador de Sao Paulo, Geraldo Alckmin, admitió por primera vez que la capital regional y varios municipios pasan por racionamiento de agua y lo atribuyó a que la reguladora nacional ordenó reducir la presión utilizada para el suministro.

Con la admisión de la existencia de racionamiento, la justicia autorizó nuevamente el cobro de multas por el exceso de consumo, como lo habían decretado las autoridades.

Lee también

Comentarios

Newsletter