Empleos perdidos tras sequía $6 millones para hogares vulnerables

El PMA ayuda a las familias que ahora no tienen cómo ganar dinero para llevar comida al hogar. Organizaciones advierten que aún hay más personas en riesgo.
Enlace copiado
Cambio climático.  Las variaciones extremas en el clima someten a los cultivos a una enorme presión; además, alteran el desarrollo de las plagas, que son cada vez más resistentes.

Cambio climático. Las variaciones extremas en el clima someten a los cultivos a una enorme presión; además, alteran el desarrollo de las plagas, que son cada vez más resistentes.

Empleos perdidos tras sequía $6 millones para hogares vulnerables

Empleos perdidos tras sequía $6 millones para hogares vulnerables

Enlace copiado
Los dos períodos de sequía de 2014 y 2015 han reducido las oportunidades de trabajo en la zona rural, y en consecuencia, miles de familias no tienen cómo obtener ingresos para su alimentación.

El Programa Mundial de Alimentos (PMA), parte del sistema de Naciones Unidas, ha identificado 38,000 hogares que requieren ayuda humanitaria para poder llevar los alimentos necesarios.

Las organizaciones de agricultores, por su parte, calculan que hay 116,000 familias que necesitan la asistencia humanitaria.

Nils Grede, representante del PMA en El Salvador, explicó que de esos 38,000 hogares, han recolectado los recursos suficientes para proveer ayuda a 28,000. Según Grede, cuentan con $6 millones para facilitar una canasta de alimentos a las familias que, debido a la baja producción agrícola, no han podido ganar dinero para disponer de comida.

Desde el Gobierno, el aporte ha sido de $1.4 millones a través del Ministerio de Salud (MINSAL). La cooperación estadounidense dio un poco más de $2 millones y el resto proviene de otras agencias de Naciones Unidas.

La idea es evitar que las familias, en especial los niños, enfrenten problemas como la desnutrición. Por cada hogar, el PMA calcula que la inversión es de $61.50 por un menú con frijol, maíz, arroz y aceite. Si en el grupo hay mujeres que esperan bebé o niños menores de cinco años, entonces también reciben harina de soya con maíz que tiene un alto valor nutritivo en cada gramo: un paquete por cada niño.

La entrega de alimentos es a través de tiendas locales (40 %) y de las salas de venta cercanas de Súper Selectos. Atienden 38 municipios distribuidos en cinco departamentos: Santa Ana, Ahuachapán, Usulután, San Miguel y Morazán. En estos departamentos, además, hay una importante proporción de la población que se dedica a las tareas de agricultura y cosechas de café.

Este plan cierra una etapa en la segunda mitad de junio. Después volverán a visitar a las familias para identificar si lograron cumplir los objetivos.

El programa del bono canjeable funciona desde 2014.

Urgen más ayuda

Luis Treminio, de la Cámara Asociación de Medianos y Pequeños Productores (CAMPO), explicó que según los cálculos de la cámara, son 116,000 familias que están en riesgo después de que la sequía provocó desempleo.

“Están haciendo dos tiempos de comida, o solo uno”, comentó Treminio. “Esa es la realidad de los que viven de la agricultura”, agregó.

Los problemas que llegan con el desempleo y la falta de ingresos en las familias dedicadas a la agricultura tendrán efectos en el corto y largo plazo, aunque las agencias como el PMA trabajan por prevenir esas consecuencias.

El Salvador, de acuerdo con los datos oficiales, redujo la incidencia de desnutrición en un 38 %. Pero la desnutrición aguda, propia de una situación de emergencia, aumentó de 1 % a 2 %. “Es obvio que una situación como esta, con sequías consecutivas, podría llegar a detener los avances o incluso revertirlos”, dijo Grede. La diferencia es que la desnutrición crónica suele confirmarse tras varios años, “a veces cuando ya es tarde”, dijo el representante del PMA.

Mientras que Daniel Moreira, representante de la Federación Salvadoreña de Cooperativas de la Reforma Agraria (FESACORA), explicó que “desde San Vicente hasta La Unión la situación es muy complicada. Y esa situación es que la gente que cultiva no tiene dinero para pagarle al Banco de Fomento Agropecuario ni dinero para comer”.

La recomendación del Gobierno ha sido posponer los períodos de siembra, en especial en la zona oriental, que de por sí es la que siembra más tarde. Moreira explicó que debido a que las cosechas comenzarán más tarde, “el agricultor podría tener algún alivio hasta después de agosto”.

Aunque la ayuda del PMA, en concreto, se ha concentrado en agricultores de cereales y jornaleros del café, los de CAMPO y FESACORA han advertido en ocasiones anteriores que los ganaderos y productores de frutas enfrentaron también grandes pérdidas.

Lee también

Comentarios

Newsletter