Lo más visto

Empresarios piden se respete al fiscal general

La ANEP también mostró preocupación debido a la ola de muertes de policías y militares en los últimos dos meses. Sostiene que el Gobierno debe mejorar sus políticas de seguridad.
Enlace copiado
Preocupados. Representantes de la ANEP hicieron un llamado al Gobierno de El 
Salvador para que mejore sus políticas de seguridad y evite la muerte de más 
policías.

Preocupados. Representantes de la ANEP hicieron un llamado al Gobierno de El Salvador para que mejore sus políticas de seguridad y evite la muerte de más policías.

Enlace copiado
La Asociación Nacional de la Empresa Privada (ANEP) exigió respeto para el fiscal general de la república, Douglas Meléndez, quien a inicios de esta semana denunció en un canal de televisión que ha recibido amenazas de muerte. Además, el presidente de la gremial, Luis Cardenal, sostuvo que el Gobierno no está empleando buenas políticas de seguridad debido al repunte de muertes de policías y militares en los últimos dos meses.

El pasado martes el fiscal denunció de manera pública que ha recibido amenazas de muerte contra él y su familia. Además, dijo que una estructura le impuso como fecha límite para abandonar su cargo e irse de El Salvador el 15 de agosto pasado. “Eso significa que en cualquier momento puede suceder cualquier cosa”, dijo, refiriéndose a que el plazo venció y él no cedió a la amenaza. “Lo grave es que en este caso están amenazando a mi familia”, agregó en una entrevista matutina de televisión.

En ese sentido, Luis Cardenal expresó que como a ANEP le preocupa las supuestas amenazas hechas al fiscal general. “Además nos preocupa que sigan matando policías, soldados y miembros de seguridad de centros penales y a sus familias. Es triste que las familias de los fallecidos no pueden cobrar las pólizas, los seguros de vida porque el Gobierno no ha pagado las primas”, añadió.

Según datos oficiales de la Policía Nacional Civil (PNC), en lo que va del año han asesinado a 24 agentes de la Policía y a 11 militares. Asimismo, solo en los últimos dos meses se registraron aproximadamente 15 policías muertos.

“Cuando es la vida de un policía o de un soldado o de sus familias, debemos preocuparnos aún más porque significa que los que tienen la autoridad para combatir la delincuencia están siendo víctimas. Eso significa que los delincuentes le han declarado una guerra al Estado. Y si ellos no están a salvo cómo van a estarlo los demás ciudadanos”, expresó Luis Cardenal.

“En cualquier país del mundo se arma un escándalo cuando se matan a un policía. Por lo general, no pasan más de 24 horas para que hayan capturado al delincuente y le cae todo el peso de la ley. Aquí (en El Salvador) matan a 25 policías en lo que va del año y el Gobierno lo minimiza diciendo que el año pasado mataron a más policías”, agregó el líder de la gremial empresarial.
 

Lee también

Comentarios