Lo más visto

Entre Pinos, proyecto con impacto social

Se trata del hotel de montaña más completo del país y ha cuadruplicado su inversión desde que abrió las puertas hace casi dos décadas, con un impacto importante en la zona.
Enlace copiado
Entre Pinos, proyecto con impacto social

Entre Pinos, proyecto con impacto social

Enlace copiado
En San Ignacio, Chalatenango, se encuentra el Hotel Entre Pinos, el más completo y grande de la zona montañosa del país. Ciento diez manzanas de terreno conforman un pequeño paraíso que no solo representa una importante inversión del rubro turístico, sino también un foco de desarrollo para los municipios cercanos.

Ricardo Reyes, director ejecutivo de Entre Pinos Resort & Spa, cuenta con orgullo cómo generaciones de chalatecos han pasado entre las filas de colaboradores del hotel, y que muchos de ellos ahora son emprendedores, dueños de sus propios negocios, o exitosos gerentes de proyectos hoteleros incluso en Estados Unidos. “Es rara la gente que usted va a ver por acá y que no ha trabajado en algún momento con nosotros”, comenta.

El hotel abrió sus puertas en 1996, con una inversión superior al millón de dólares. Actualmente, se alistan para celebrar su aniversario número 20, y el monto de esa inversión original se ha cuadruplicado y ha superado los $4 millones.

En un inicio contaban con 20 habitaciones y tres bungalows, y actualmente operan con 52 habitaciones, que suelen llenarse de turistas durante los fines de semana.

Sin embargo, la mayor ocupación, entre lunes y viernes, la dedican al rubro de las convenciones, seminarios y capacitaciones, un modelo de negocios que ha probado ser exitoso. “Este negocio es parecido al de las aerolíneas, usted hace el vuelo, haya vendido el asiento o no. Para nosotros, el tema es la ocupación y nuestros clientes han visto una diferencia en lo que ofrecemos. Usted puede venir aquí a capacitarse, a realizar un seminario, una conferencia, y se puede aislar de todo, no hay distracciones”, dice Reyes.

La celebración de los 20 años del hotel ha implicado más inversiones: una primera etapa, con $75,000, ha involucrado todas las áreas comunes del hotel, una mejora en el lobby y en el restaurante y en las salas de convenciones.

Una segunda etapa, con otros $75,000, implicará una renovación de las habitaciones, que de por sí ofrecen la comodidad y el lujo de cualquier hotel de primer nivel. Finalmente, en una tercera etapa, esperan mejorar la cancha de fútbol con la que cuentan, construir un graderío para la misma y levantar un escenario para poder organizar conciertos en el lugar.

Esta cancha de fútbol cuenta con medidas reglamentarias y ya ha sido lugar de concentración de equipos nacionales y extranjeros. Además de esta, Entre Pinos cuenta con canchas de baloncesto y de tenis, senderos para caminatas y ciclismo, e incluso para motociclismo.

Impacto social

El desarrollo del hotel ha redundado, con el paso de los años, en mejores condiciones de desarrollo para los municipios aledaños, especialmente San Ignacio y La Palma. Tras su apertura, en 1996, el hotel enfrentaba problemas como el mal estado de la calle, que dificultaba la llegada de turistas y la accesibilidad hacia ambos municipios.

“Nos tocó cabildear, presionar, traer funcionarios para que vieran cómo estaba la calle y el potencial que había aquí. Finalmente, la mejora de la carretera significó un punto de inflexión para nosotros y para los municipios del lugar”, comenta Reyes.

Con el paso de los años, el crecimiento del hotel implicó también la generación de empleos para la gente del lugar. También creó la necesidad de capacitar a los jóvenes.

“Con la ministra de Educación de esa época (principios de los 2000) Evelyn Jacir de Lovo, trabajamos la propuesta de que hubiera un bachillerato en Turismo. Yo les trabajé el currículo y finalmente se implementó, nuestros muchachos podían estudiar algo que les serviría para un sector en crecimiento”, dice el empresario.

También estuvieron involucrados en los proyectos del primer compacto de los Fondos del Milenio en el país (FOMILENIO). El proyecto permitió la construcción del Instituto Nacional de San Ignacio, para impartir el bachillerato. El instituto se construyó en un terreno junto al hotel, que fue donado por la familia Reyes.

“Para nosotros, es importante si crece la zona, crecemos nosotros; si crece el hotel, pues crecen también los municipios”, indicó.

Lee también

Comentarios