Esperamos un crecimiento del mercado del 10%”

Grupo Q celebra este mes los 50 años de representar a Nissan en El Salvador. Para la empresa significó el inicio de la distribución directa de marcas. Luego de superar la más reciente crisis económica mundial, la compañía está en pleno crecimiento.
Enlace copiado
Enlace copiado
<p></p><p></p><p>[email protected]</p><p>Hace 50 años, Samuel Quirós Valladares era ya un subdistribuidor para la zona de oriente de marcas como Ford, Renault y los jeep Willis. En 1962 se le presentó la oportunidad de distribuir en El Salvador la marca Datsun, que en 1982 cambió a Nissan.</p><p>Durante las últimas cinco décadas, Grupo Q ha sido el representante de Nissan en El Salvador. En 1965 comenzaron a distribuirla en Honduras y en 2000, en Nicaragua. </p><p></p><p>En julio, Grupo Q celebra 50 años de la representación de la marca, y en ocasión de ello, el presidente de la empresa, Carlos Enrique Quirós, habló con LA PRENSA GRÁFICA sobre la trayectoria de la compañía y sus perspectivas sobre el mercado automotriz y la dinámica económica del país.</p><p></p><p></p><p></p><h2> ¿Cuál fue la importancia para Grupo Q de tener la representación de Nissan en el país?</h2><p>Es muy importante porque es la primera vez que pasamos a representar una marca directamente. Antes de eso habíamos sido representantes, pero para oriente, de un distribuidor nacional</p><p></p><p>Ya con Datsun para todo El Salvador abrió nuevas oportunidades, pensamientos de expansión y crecimiento con una marca propia en el mercado salvadoreño. Había retos en la introducción de la marca en el mercado; si no tiene un nombre desarrollado y el valor de la marca no ha sido formado, los representantes deben tener la comunicación adecuada para ir creciendo y elaborando este valor de marca. No fue fácil, pero la perseverancia de don Samuel Quirós, su innovación, creatividad y sentido empresarial han logrado hacer a través de 50 años lo que hoy en día es Nissan.</p><p></p><p>Adicionalmente a eso, Nissan, que es una marca japonesa, después de la Segunda Guerra Mundial los japoneses comienzan su ofensiva de exportaciones y adquieren mucha popularidad en Centroamérica. No solo son vehículos de calidad, sino motores ad hoc a nuestros mercados, económicos en términos de rendimiento por galón, y eso desarrolla un gran gusto y demanda hacia ese tipo de vehículos. </p><p></p><p></p><h2> Ustedes también han incursionado en la Bolsa de Valores con CrediQ, ¿cómo complementa esto su estrategia como grupo?</h2><p>Nuestro negocio creció y se vio la necesidad de financiar los autos, y dentro de la misma empresa teníamos un financiamiento interno, pero ya en los años ochenta y noventa migró. Nuestro negocio, para poderlo potenciar, necesita de un brazo financiero porque el vehículo, después de la casa, es el segundo bien que las personas y empresas aspiran tener. El sistema financiero en general ha tenido desconocimiento y falta de experiencia en cómo manejar el financiamiento de vehículos, entonces los distribuidores tenemos nuestro brazo financiero, que hace más de 10 años migró a una empresa independiente que se llama CrediQ. Si bien es parte del grupo, es importante que esté separada de la parte comercial. Operan bajo diferentes estándares financieros.</p><p>CrediQ tiene diferentes formas de fondear el capital de trabajo para prestarle a nuestros clientes, crece, y por limitaciones bancarias y financieras no podemos depender solo de los bancos, sino de distintas fuentes, una de ellas es la Bolsa de Valores y nosotros fuimos la primera colocación para que la gente pudiera invertir en ese papel. Nos permite poder fondear las operaciones de CrediQ. A través de los años se hacen diferentes emisiones para seguir generando ese flujo. Ahora estamos identificando otras oportunidades, financiar vehículos usados que no necesariamente son vendidos por el grupo, la parte de factoreo, que las empresas pueden descontar facturas con nosotros para fondear sus operaciones y tener flujo de caja. </p><p></p><h2> ¿Cuál es el escenario actual del sector? ¿Se ha recuperado tras la crisis de 2008?</h2><p>Hasta 2007 Centroamérica venía creciendo a una velocidad vertiginosa, llegó a su nivel más alto de ventas, entonces entra la crisis. Yo siempre he dicho que la crisis en El Salvador entró un poco antes por el tema eleccionario. Comenzaron a perfilarse los partidos con mayor preferencia, más la crisis hipotecaria en Estados Unidos y los precios disparados del petróleo, esos factores aceleraron la entrada de la crisis en el mercado salvadoreño. Si aquí entró en febrero de 2008, en los demás países de Centroamérica fue más alrededor de septiembre. Pero por la acumulación de ventas de ese año, a pesar de que el mercado cayó en los últimos meses, no se sintió el impacto tan fuerte al comparar un año con otro. En 2009 sí se siente el efecto total de la crisis en Centroamérica y El Salvador. En la región caen en promedio un 45% las ventas. Este negocio es muy cíclico y sensitivo a los movimientos en las economías de los países: cuando hay crisis e incertidumbre, la gente pospone la compra de casas y de vehículos.</p><p>El mercado de El Salvador es uno de los que más cayó en Centroamérica, con un 60%, incluso aquí había, sin afán de hablar de política, un nuevo Gobierno y otros factores que en ese momento ahondaron la incertidumbre de lo que iba a pasar. Del lado positivo es que aun cuando todos los mercados tocaron fondo en 2009, en 2010 crece el mercado, en 2011 también y este año sigue creciendo, no a los niveles de Nicaragua y Costa Rica, pero está creciendo.</p><p>Los consumidores están recuperando la confianza, las cosas han venido mejorando, talvez no a la velocidad esperada, pero se están dando las cosas poco a poco. Tenemos expectativa de crecimiento del mercado del 10%, hay mercados como Nicaragua y Costa Rica creciendo al 25%, 30%, pero igual, su PIB está creciendo al 5% y El Salvador al 1.5%, que es bajo.</p><p></p><p></p><p></p><h2> ¿Tienen planes de nuevas inversiones?</h2><p>Hoy por hoy, hay algunas inversiones que se están planificando alrededor de $2 millones a $3 millones en remodelación de salas, principalmente las salas de Nissan, ya que desde hace algunos años nosotros trabajamos muy de cerca con la fábrica para todos los temas de certificación. Estamos cumpliendo con todos los estándares de fábrica; y además de la certificación, nosotros tenemos nuestros propios estándares bajo los cuales tenemos que atender a nuestros clientes. Digamos que ahorita tenemos nuevos planes, nuevas remodelaciones o acomodación de la infraestructura, tratando de cumplir con ciertos estándares que debemos tener para dar un mejor servicio a nuestros clientes, como tener internet en toda la compañía para que cuando la gente venga se pueda conectar, tener televisión. Algunas de estas cosas son para tener una mejor experiencia por parte del cliente cuando ellos vienen a nuestras instalaciones. Hay remodelaciones que vamos a realizar tanto en Santa Ana, San Miguel y San Salvador, todo con el fin de dar un mejor servicio a nuestros clientes.</p><p></p><p></p><h2> ¿Hay planes de seguir la expansión en Centroamérica?</h2><p>Digamos que en términos generales, estamos siempre mirando qué hay, siempre hay posibilidades. Si se presenta un venadito lo suficientemente bonito, se le puede invitar a la fiesta, pero hoy en día lo más importante es consolidar lo que tenemos. Tenemos potencial para seguir vendiendo mucho más con las marcas que tenemos, principalmente Nissan, que estamos con un lanzamiento de 5-6 modelos nuevos, lo cual no es fácil, sino un reto importante la introducción y el desarrollo de cada uno de estos modelos. Como dijimos, el valor de la marca se aplica al valor de estos modelos en el mercado. Lo que nos hace a nosotros desarrollar una estrategia alrededor de la introducción de cada uno de estos. </p><p></p><p></p><h2> Como empresa, ¿cuál es su valoración sobre el escenario actual en el país?</h2><p>Nosotros queremos ser optimistas en pensar que las cosas van a seguir avanzando y deberían avanzar en un camino correcto. Tenemos preocupaciones generales por todo lo que está pasando en el ámbito político, la Corte Suprema, nos preocupa todo eso. Así como le describía al principio, son causas de incertidumbre ante nuestro público en general, ante el consumidor, y eso obviamente puede frenar parcialmente la economía. Entonces, todavía no tenemos suficiente inversión extranjera, eso obviamente que ayuda a generar empleo, ayuda a generar producción, productividad, acelera la economía de un país. El empresariado está un poquito cauto en términos de inversiones porque no están las condiciones dadas en términos de seguridad: seguridad jurídica, en términos de seguridad empresarial, como para continuar en forma agresiva, porque todos seguimos haciendo las inversiones que tenemos que hacer.</p>

Tags:

  • economia
  • nacional

Lee también

Comentarios

Newsletter