Esquema mixto de pensiones traería déficit de $288 millones

El movimiento obligado de las cuentas de ahorro individuales al Instituto Nacional de Pensiones no será suficiente para cubrir las obligaciones de pago.
Enlace copiado
Enlace copiado
Los pocos detalles que ha conocido el público acerca del sistema mixto de pensiones que busca instalar el Gobierno revelan que los ahorros de los trabajadores financiarán una nueva institución pública, desde la cual pagarán pensiones, pero los centros de pensamiento advirtieron que un cambio de ese tipo tendría vacíos de ingresos desde el día uno.

El capítulo 5 del anteproyecto de reforma, todavía sin confirmación oficial, establece que las AFP deberán trasladar las cuentas individuales de ahorro previsional al Estado.

Las personas que ganan hasta dos salarios mínimos del sector comercio moverán todo su ahorro hacia el Instituto Nacional de Pensiones (INP) y los que ganan más de dos salarios mínimos del sector comercio dejarán solo una fracción de su ahorro en la cuenta individual.

El artículo 77 indica también que el traslado de estas cuentas, más los certificados que han quedado del sistema anterior (ISSS, INPEP), “serán transferidos al INP como aporte para el sistema de reparto”.

Los analistas advirtieron que este movimiento hacia el INP generará un faltante de ingresos, o déficit, por $288.5 millones.

El sistema de reparto es el mismo que funcionaba antes de la reforma de 1998 y las AFP. Dentro de este sistema, los trabajadores más jóvenes destinan las cotizaciones de su salario a un fondo común, que sirve para respaldar las pensiones de los que ya están jubilados. La intención del Gobierno es que tanto el esquema de reparto como el de ahorro individual operen al mismo tiempo: sistema mixto.

Carlos Pérez, investigador de macroeconomía de la Fundación Nacional para el Desarrollo (FUNDE), dijo que con la propuesta de reforma, las AFP perderían una porción mayoritaria de la recaudación anual que reciben de las cotizaciones para sumarlo a las cuentas de ahorro. Según las cifras de la Superintendencia del Sistema Financiero (SSF), en 2015 esta recaudación por cotizaciones fue de $690.3 millones, que son 5.4 % más que 2014. “Al partir el sistema, las AFP perderían un 60 % o 65 % de esa recaudación y eso las dejaría con un ingreso mínimo que haría difícil que ellas cubran sus costos de operación y las obligaciones que ya tienen”, comentó Pérez.

Los cálculos apuntan a que el INP tendrá un déficit de $276.8 millones y las AFP de $11.7 millones; en total, $288.5 millones. “El único beneficio sería para el Estado, que reduciría su deuda pública”, dijo Pérez.

René Novellino, presidente de la Asociación de Administradoras de Fondos (ASAFONDOS), dijo ayer, durante la entrevista con la radio Punto 105, que el sistema de reparto no tendrá un respaldo financiero seguro. “Todo ese dinero (de las cuentas individuales) iría para pagar las pensiones y no habría fondo qué administrar, porque esa institución no tendría reservas técnicas”, señaló el presidente de ASAFONDOS.

Mientras que Álvaro Trigueros, de la Fundación Salvadoreña para el Desarrollo Económico y Social (FUSADES), consignó en una presentación que el anteproyecto “es una propuesta para usar una parte del ahorro para pensiones de los trabajadores para atender problemas fiscales”.

Según Trigueros, la recaudación por impuestos ha subido $2,574.8 millones en 15 años. Pero en cambio, el gasto en pensiones ha incrementado $485 millones, cuando el gasto en salarios ha incrementado $521.8 millones. Trigueros subrayó que las pensiones no son la carga más pesada de las finanzas públicas, sino que ejercen más presión el gasto de consumo y de remuneraciones.

Tags:

  • AFP
  • FUSADES
  • pensiones
  • reforma
  • deuda
  • déficit
  • INP
  • sistema mixto
  • FUNDE

Lee también

Comentarios

Newsletter