Lo más visto

Más de Economía

Estamos tratando de diversificar la canasta de monedas"

Óscar Cabrera, presidente del BCR, explica los acuerdos con bancos de China, y los retos que pesan sobre las finanzas públicas y la reforma al sistema de pensiones.
Enlace copiado
Estamos tratando de diversificar la canasta de monedas

Estamos tratando de diversificar la canasta de monedas"

Enlace copiado

El presidente del Banco Central de Reserva (BCR), Óscar Cabrera, habló sobre los acuerdos que están en marcha con bancos de China. Estos sumarían a la función que tiene la institución de resguardar la seguridad de las operaciones dentro del sistema financiero salvadoreño y velar por que haya siempre liquidez, es decir, dinero en efectivo, disponible. Algo que se vuelve más importante para El Salvador pues utiliza el dólar como moneda legal. También habló sobre la necesidad de profundizar la reforma de pensiones y llegar a acuerdos fiscales.

Escuchamos de posibles acuerdos con bancos de China, ¿en qué consisten?

Son dos bancos que van a hacer una visita al país a finales de noviembre y la primera semana de diciembre. Uno es el Banco de Desarrollo de China y el otro es el Banco de Comercio e Industria, con este último estamos a punto de firmar el memorándum de entendimiento.

¿De qué monto de crédito estamos hablando y a qué sectores apuntan?

¿Cómo es que se trabaja cuando uno establece relaciones financieras entre dos bancos? Lo primero que uno hace es firmar un memorándum sombrilla, que es el memorándum de entendimiento. En este van las responsabilidades de cada entidad y dentro de eso están las líneas de crédito que van a proveer el Banco de Desarrollo de China o el Banco de Comercio e Industria al Banco Central de Reserva. Después de eso viene un acuerdo específico donde se va a definir el monto de la línea de crédito, cuál es el rendimiento de la línea de crédito y los plazos.

Esa parte es la que estamos trabajando. La primera etapa de los requerimientos para esa línea de crédito fue que el BCR proveyera la información financiera, las condiciones de la economía salvadoreña, del sistema financiero, eso ya lo cumplimos.

También hubo conferencias donde expertos del Banco de Desarrollo chino estuvieron haciéndonos preguntas, esta etapa finalizó. Ahora lo que hace falta es una etapa donde ellos van a hacer una diligencia, como una auditoría que se hace para evaluar la solvencia de una determinada entidad bancaria.

¿Estas líneas de crédito son para el sector privado o para el Gobierno?

Las dos líneas para el Banco Central son para cumplir la función de prestamista de última instancia. Por ley el BCR tiene que cautelar ciertos riesgos como el de corrida bancaria o de liquidez, a su vez, estos bancos comerciales van a firmar memorándums de entendimiento con bancos públicos. De esos procesos yo estoy enterado que ha iniciado el del Banco Hipotecario.

En la visita a El Salvador van a continuar la comunicación con el Banco de Fomento Agropecuario y con BANDESAL. Obviamente la concreción va a ser firmar líneas de crédito y también firmar acuerdos de corresponsalía.

Este año firmaron acuerdo con el BCIE para un crédito que serviría también para la función de prestamista de última instancia. ¿Buscan más capital por seguridad, o porque han identificado una amenaza a la economía?

No, el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional (FMI) hicieron en 2010 un proceso de análisis de la estabilidad del sistema financiero, se estimó que se debía de tener una liquidez precautoria por parte del BCR, como a lo sumo de unos $500 millones y eso es uno de los objetivos que el BCR está dando cumplimiento.

En los informes del artículo IV del fondo, una de las recomendaciones es siempre que el banco se dote de recursos para seguir ejerciendo la función de prestamista de última instancia.

¿Con estas líneas de financiamiento desistirían de crear el fondo de liquidez, proyecto que ha encontrado resistencia por parte de la banca?

No, eso es aparte. Desde la dolarización yo creo que el sistema bancario está claro que la primera línea de defensa ante una corrida bancaria son ellos con sus recursos y de última instancia sería el Estado a través del BCR. Incluso es una recomendación del Banco Mundial que no hemos podido cumplir, la creación de este fondo de liquidez lo tiene Panamá. Es algo importante que debemos de tener al ser una economía dolarizada.

¿Las caídas en la calificación de riesgo del país y los aumentos de las tasas de referencia de la Reserva Federal (Fed), el Banco Central de Estados Unidos, son factores que China ha identificado como riesgos de El Salvador?

Recordemos que el mercado chino tiene su formación de tasas de interés. El mercado chino prima por el uso del renmimbi y no del dólar, entonces estamos tratando de diversificar la canasta de monedas. Desde la ley de integración monetaria se definió que no solo el dólar era moneda de curso legal, sino que podía ser otro tipo de monedas, como el euro. El renmimbi, como una de las principales monedas está representando el 6 % de los activos mundiales y se está constituyendo en una fuente de refugio para los inversionistas.

¿Esto significa que el país podría hacer una emisión en los mercados internacionales en renmimbis, y no en dólares, para enfrentar sus próximos pagos de deuda?

No se ha valorado esta situación. Creo que hay que separar la relación financiera con los bancos chinos con la negociación de los vencimientos de deuda que está haciendo el Ministerio de Hacienda.

Existen vencimientos de $2.4 billones de aquí a 2032; esto va a depender de las condiciones internacionales del mercado y también de qué tipo de bono es el que se va a emitir o si se va a solicitar créditos a organismos internacionales.

¿Que aún no se haya resuelto cómo hacer esos pagos presiona la situación del país?

Esta semana nos hemos reunido con la misión del FMI y dentro de los grandes objetivos de la visita es conocer de primera mano, con los partidos políticos, cuál es el avance en la aprobación del presupuesto para 2019, eso conlleva la negociación de la deuda que está por vencerse y, por otro lado, las reformas a la Ley de Responsabilidad Fiscal (LRF).

Creo que esto es muy positivo porque la Asamblea está en un ciclo político más que todo dirigido al nombramiento de los magistrados de la Corte Suprema de Justicia; sin embargo, hay temas que priman en este momento como la hacienda pública y no hay que dejarlos de lado.

En la medida que continuemos, dentro de la Asamblea, llegando a consensos mínimos como fue la reforma al sistema de pensiones y la aprobación del presupuesto 2018. En esa medida las agencias de calificación de riesgo van a mejorar las calificaciones. Creo que más que un riesgo hay una oportunidad que los partidos políticos arriben a un consenso y desde el BCR estamos apoyando esta iniciativa de Gobierno para que veamos en los próximos días que se puedan emitir estos bonos y que se apruebe el presupuesto y la LRF.

En cuanto a la reforma al sistema de pensiones (SAP), ¿emitió ya el BCR todas las normas para que se aplique completamente?

Sí, es muy importante que la población sepa que la reforma introdujo cambios estructurales al SAP y que es quizás la reforma más amplia hasta la fecha ocurrida en América Latina. Entre los cambios que se dieron están beneficios adicionales para la vejez y la incorporación de utilizar la cuenta individual para financiar necesidades urgentes.

Cuando se dio la reforma, lo último que hicieron los diputados es preguntarnos el plazo para aplicar una reforma de esta magnitud. Nos dieron 180 días y el análisis dio ajustes en 125 regulaciones que habían sido previamente emitidas por la extinta Superintendencia de Pensiones.

El BCR ha venido desarrollando normas que retoman estas regulaciones. Hemos aprobado 13 normas ya.

A su vez nos encontramos con una serie de normas en la fase final, como es la normativa sobre inversiones de los fondos de pensiones, la normativa sobre la recaudación, acreditación y el comité actuarial. Es importante mencionar que todas estas propuestas fueron puestas a consultas desde julio de este año y hemos recibido valiosos comentarios por parte de las AFP, su gremial ASAFONDOS, de la Banca y de la Bolsa de Valores, de la Asociación de Intermediarios Bursátiles.

La emisión de toda la normativa relacionada con la Ley SAP la vamos a concluir en el primer semestre de 2019, dada la complejidad del tema y del volumen de la normativa requerida.

¿A meses de las elecciones, cuáles son los retos que enfrentará el presidente del BCR durante el próximo quinquenio?

Creo que es siempre mantener la independencia. La ley orgánica del BCR le da esta salvaguarda a los presidentes (del banco) en el sentido de que es una entidad técnica, reguladora del sistema financiero.

Al mismo tiempo tiene grandes responsabilidades a futuro de ir mejorando el sistema de pagos del país. Aquí creo que hemos avanzado mucho. El BCR acaba de adquirir un nuevo sistema, con el que vamos a tener un sistema de compensación de cheques en un día y un sistema de pagos masivos para las cuentas del Estado dentro de un entorno de eficiencia y seguridad.

Hay que continuar trabajando en fortalecer el rol como regulador del sistema financiero y en la provisión de estadísticas económicas.

Hemos legado a la población un nuevo sistema de cuentas nacionales, pero en los próximos años va a ser necesario cambiar el año base. Para ello, el próximo gobierno debe de invertir en la elaboración de nuevos censos: de población y vivienda, económico, agropecuario y una encuesta nacional de ingresos y gastos porque esa es la base para cambiar el año base de las cuentas nacionales.

Considerando lo que aconteció en los últimos años con las finanzas del país, ¿qué retos quedan pendientes?

Creo que entre los mayores retos está continuar la reforma de pensiones. Es importante incrementar la cobertura del sistema, actualmente anda en un 23 % de la población económicamente activa, esto no es sostenible en el tiempo. Por otro, creo que es importante agregar más competencia: solo existen dos AFP. Creo que es importante no dejar en el tintero la propuesta de crear una AFP Pública, recordemos que el Estado tiene que, a la larga, proveer un bien público.

Otro de los elementos que creo es importante a futuro es continuar fortaleciendo el diálogo entre los diferentes partidos e ir arribando a consensos políticos. Las agencias calificadores de riesgo siempre han sostenido que los riesgos del país no son riesgos ni en el sistema financiero ni en la economía, sino que se derivan de la alta polarización política. Es necesario llegar a consensos mínimos y nosotros desde el banco siempre hemos propuesto un acuerdo nacional por un acuerdo económico inclusivo y la generación de empleo.

Tags:

  • Entrevista

Lee también

Comentarios