Lo más visto

Más de Economía

FAO: crece el hambre por la desaceleración económica

El porcentaje de población subalimentada en Centroamérica se ha reducido desde 2013; sin embargo, en Suramérica el índice ha crecido.

Enlace copiado
Tendencia.  La FAO señaló que el aumento en el hambre está estrechamente relacionado con la desaceleración económica general de la región, la caída de los precios internacionales, la inflación y el desempleo.

Tendencia. La FAO señaló que el aumento en el hambre está estrechamente relacionado con la desaceleración económica general de la región, la caída de los precios internacionales, la inflación y el desempleo.

Enlace copiado

La desaceleración económica de Latinoamérica está estrechamente relacionada con la cantidad de personas que sufren hambre. Desde 2013 el porcentaje de población subnutrida en Latinoamérica y el Caribe se ha incrementado, sobre todo en el sur de la región, pues en Centroamérica, aunque el problema es más grave, el índice ha ido en disminución.

El informe del estado de la inseguridad alimentaria y la nutrición en el mundo 2019 que lanzaron en conjunto varias agencias de Naciones Unidas reveló que el hambre está creciendo en América Latina y el Caribe, y en 2018 llegó a afectar a 42.5 millones de personas, el 6.5 % de la población regional.

De acuerdo con información compartida por la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) entre 2014 y 2018, la subalimentación ha aumentado a escala mundial, principalmente debido a los incrementos de África y, en menor medida, de América Latina.

En los primeros 15 años del siglo la región redujo la subalimentación a casi la mitad, pero desde 2014 el hambre ha comenzado a incrementar. Esto está relacionado con la desaceleración económica y a la situación de Venezuela.

Centroamérica pasó de tener un índice de subalimentación de 6.9 % en 2013 a 6.1 % en 2018; en contraste, Suramérica pasó de 4.6 % a 5.5 % en el mismo periodo.

La FAO señaló que "el aumento en el hambre está estrechamente relacionado con la desaceleración económica general de la región. Las caídas en los precios de los productos básicos desde 2011 llevaron a un deterioro en las finanzas públicas de muchos países dependientes de la exportación de productos básicos en América Latina y el Caribe".

En Venezuela la prevalencia de la subalimentación aumentó casi cuatro veces pasando de 6.4 % entre 2012 y 2014, a 21.2 % entre 2016-2018.

"El aumento significativo del hambre en Venezuela en los últimos años coincide con el período de recesión del país, cuando la inflación alcanzó aproximadamente un 10 millón % y el crecimiento del PIB real empeoró, pasando de –3.9 % en 2014 a un estimado de –25 % en 2018", afirma el comunicado de la FAO.

El informe señala que mientras que en la mayoría de las regiones del mundo hubo un rebote después de la crisis económica mundial de 2008, la recuperación ha sido "desigual" y efímera, pues desde 2011 muchos países han visto una desaceleración en el ritmo de crecimiento del PIB.

Nueva evidencia confirma que el hambre ha incrementado para muchos de los países donde la economía se ha desacelerado o contraído, señala el documento, que al cierre de esta nota solo estaba disponible en inglés.

De los 77 países que sufrieron un alza en el nivel de subalimentación entre 2011 y 2017, 65 experimentaron de manera simultánea una desaceleración o contracción en su economía.

Naciones Unidas insta a que se adopten medidas en dos áreas: primero, políticas de protección a la seguridad alimentaria y nutrición para contrarrestar los efectos del débil desempeño de las economías. Segundo, combatir la desigualdad.

Los eventos climáticos y los conflictos son otros dos factores que están relacionados con la seguridad alimentaria en los países, es decir, el acceso sostenido a alimentos de calidad.

Tags:

  • FAO
  • Hambre
  • Desaceleración Económica

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines