FMI llamó a ordenar gasto en salarios y contrataciones

En el Ejecutivo ya tienen a más de 170,000 personas en su fuerza laboral. Los salarios exigen cada vez más recursos públicos a pesar de las medidas de austeridad.
Enlace copiado
Bonos.  Los bonos más famosos del sector público son los del Órgano Judicial y los del Órgano Legislativo. Sin embargo, hay empresas públicas y entidades del sector público financiero que también entregan bonos a sus empleados.

Bonos. Los bonos más famosos del sector público son los del Órgano Judicial y los del Órgano Legislativo. Sin embargo, hay empresas públicas y entidades del sector público financiero que también entregan bonos a sus empleados.

FMI llamó a ordenar gasto en salarios y contrataciones

FMI llamó a ordenar gasto en salarios y contrataciones

Enlace copiado
El análisis más reciente sobre la economía salvadoreña que hizo el Fondo Monetario Internacional (FMI) mostró que el Gobierno necesita contener el gasto en salarios y en contrataciones adicionales de personal.

De hecho, el fondo recomendó eliminar el escalafón para el sector salud, es decir, el aumento programado del salario para los profesionales del sector.

El FMI estuvo de visita en el país, como parte de los acuerdos que ha suscrito. Un análisis detallado de la situación económica en el país y la serie de recomendaciones para mejorar son parte del Capítulo IV que involucra a los países miembros del organismo, como El Salvador.

El documento con el informe del FMI, que Casa Presidencial reveló la semana pasada, indica que “una consolidación duradera deberá abordar las fuentes de presiones sobre el gasto”. Es decir, para lograr un equilibrio sostenible en las finanzas del Estado, recomiendan ordenar el gasto.

“La masa salarial ha aumentado en un 1 % del PIB en los últimos cinco años y se prevé que aumente un 1 % del PIB adicional para el año 2021, en ausencia de medidas”, detalló el FMI en su informe de abril.

En otras palabras, el dinero necesario para pagar los sueldos del sector público tiene un peso cada vez mayor en toda la economía. Por eso es que lo comparan con el Producto Interno Bruto (PIB), que mide la riqueza que generan todas las actividades del país: empresas, Gobierno y hogares.

En 2011, el gasto público en salarios o remuneraciones fue de $1,389.4 millones, según documentos del Ministerio de Hacienda (MH). Ese año había 157,246 personas contratadas.

Después, en 2015, el gasto en remuneraciones cerró en $1,680.7 millones y la planilla laboral con 173,487 personas.

Durante los últimos tres o cuatro años, el MH ha pedido a las instituciones que ahorren el 10 % de su consumo acostumbrado y que, de ser posible, suspendan nuevas contrataciones. Pero las cifras de ese ministerio muestran que desde 2011 hay por lo menos 30,000 empleados más y el gasto en salarios puede compararse con el 6.5 % del PIB. El FMI prevé que en cinco años pueda llegar hasta un 7 % o 7.5 % del PIB.

Para este año, por ejemplo, las autoridades esperan que la planilla del Estado llegue a 174,894 y que las remuneraciones requerirán $1,746.4 millones.

“Además, la contratación en el sector de Gobierno –excepto para la seguridad y fuerzas de aplicación de la ley– debería reducirse considerablemente”, consignó el FMI en su análisis.

Los datos anteriores corresponden a la planificación de los gastos. En este sentido, falta incluir a los 1,000 reservistas de la Fuerza Armada que saldrán a participar de las tareas de seguridad pública como parte de las medidas extraordinarias.

El mismo ministro de Hacienda, Carlos Cáceres, ha admitido que no hay dinero en el erario público para pagarles a estos elementos del Ejército. Para pagarles a ellos por su labor tenía previsto utilizar fondos captados con deuda pública de largo plazo, pero los diputados todavía no se ponen de acuerdo para aprobar este financiamiento y discuten cómo garantizar que se usará con eficiencia y transparencia.

Eliminar el escalafón

El FMI también sugirió eliminar el mecanismo de incremento automático a los salarios, llamado escalafón. “El generoso mecanismo de indización de salarios (escalafón) en el sector de la salud debe ser eliminado, y la indización general de salarios debe limitarse a incrementos por debajo de la tasa de inflación, a la vez que se tienen que frenar los bonos no transparentes”, enfatizó el FMI.

Siempre de acuerdo con las estadísticas del MH, entre 2009 y 2014 el escalafón del sector salud requirió de $113.91 millones. En tanto, para los salarios de plazas permanentes y eventuales del sector salud –es decir, sin agregar el escalafón– el monto destinado por Hacienda fue de $134.2 millones solo en 2014.

Hay otros escalafones, por ejemplo, el de los policías, el de la Universidad Nacional y para los docentes y empleados del ramo de educación. En el caso de la Policía Nacional Civil (PNC), la indización ha costado $14.4 millones entre 2009 y 2014. El escalafón y los incrementos en educación del sistema público, según el MH, requirieron un aproximado de $149 millones entre 2009 y 2014, mientras que los salarios exigieron $415.6 millones solo en 2014.

Medidas combinadas

En términos generales, el FMI recomienda que El Salvador haga el esfuerzo por equilibrar las finanzas estatales en un 3 % del PIB distribuido en tres años, como mínimo. Es decir, entre gastar con eficiencia y tener más ingresos, el Gobierno necesita ajustarse en unos $200 millones al año, o más.

Tags:

  • FMI
  • Capitulo IV
  • Capitulo 4
  • gasto publico
  • deficit fiscal
  • salarios
  • remuneraciones
  • escalafon

Lee también

Comentarios

Newsletter