Lo más visto

Más de Economía

FUNDE propone un impuesto temporal y pagar escalafón cada tres años

La organización propone medidas transitorias para que el Gobierno pueda realizar pagos hasta enero de 2017. También propone un ajuste fiscal estructural.
Enlace copiado
Medidas.  El Salvador necesita resolver la crisis fiscal en la que se encuentra, que requiere de varias acciones.

Medidas. El Salvador necesita resolver la crisis fiscal en la que se encuentra, que requiere de varias acciones.

FUNDE propone un impuesto temporal y pagar escalafón cada tres años

FUNDE propone un impuesto temporal y pagar escalafón cada tres años

Enlace copiado
FUNDE propone una emisión de bonos, pero en el mercado nacional, que proveerá recursos al Gobierno para terminar el año. Luego, se deberá reestructurar la deuda de corto plazo con bonos a largo plazo, puesto que las calificadoras han señalado que el país tiene demasiadas presiones por los vencimientos de las LETES; de hecho, el país ha llegado a un nivel histórico en la emisión de ese instrumento, pues aunque es más caro que un crédito convencional, no pasa por aprobación de la Asamblea Legislativa.

Además, FUNDE considera necesario implementar un impuesto transitorio de emergencia, y propone que sea el 1.5 % de los ingresos de las personas jurídicas y naturales, pero que no se aplique a los asalariados. Esta medida sería solo para 2016 y 2017, y traería cada año unos $222.7 millones.

A mediano plazo hay más ideas; entre ellas, incrementar los ingresos al aplicar un impuesto predial en 2018, aumentar el derecho de circulación e integrar todos los cargos a la gasolina en uno solo de $0.70 por galón, así como reducir algunos incentivos fiscales.

Por otro lado, se considera necesario eliminar aquellos impuestos “distorsivos”, porque no tienen un verdadero potencial de recaudación y es más grande el daño que hacen en la economía. Estos son el cargo a la primera matrícula de los carros, el impuesto a las operaciones financieras, el impuesto a la tecnología y el cargo adicional que se hace a las ganancias.

En cuanto a la evasión fiscal, se propone mejorar la capacidad de la administración tributaria para realizar cobros, lo que implicaría subir su presupuesto a un 2 % de los ingresos por impuestos.

Las finanzas del Estado reposan en dos pilares: los ingresos y los gastos. Un ajuste no puede hacerse solo por una de las dos vías, según los analistas de FUNDE. Si bien se proponen nuevos cargos, el país debe también abordar el problema del gasto. Aunque, según los analistas, esto no significa reducir, por el contrario, consideran que hay que incrementar, pero debe estar dirigido en áreas estratégicas y se tiene que cuidar su eficiencia.

Además, se recomienda reducir las plazas del Estado en aquellas instituciones que han tenido incrementos excesivos de empleos y suspender contrataciones, exceptuando las carteras de Salud, Educación y Seguridad.

También propone redefinir el escalafón, que implicaría suspender su pago en 2017 y luego pagarlo solamente cada tres años.

Según FUNDE, es necesario suprimir las plazas de los trabajadores del Gobierno que ya están pensionados (que son aproximadamente 10,000) o dejarles las opciones de seguir trabajando y no jubilarse en ese momento o renunciar y pensionarse.

El impacto de las medidas propuestas por FUNDE sería de $222.7 millones extra para el Estado solo este año. Mientras que en 2017 se obtendrían $810.7 millones y en 2018, $299.7 millones.

El beneficio es mayor en 2017 que en 2018 por las medidas de mediano plazo que se realizarían ese año, luego ya estarían vigentes. El impuesto especial transitorio sería solo hasta 2017.

Deuda asfixiante

La FUNDE señaló que por primera vez se agotará el 100 % de LETES que el Ejecutivo está autorizado a emitir, que es de 30 % de los ingresos. En diciembre próximo se llegará a $1,070.7 millones en deuda de corto plazo. Las LETES funcionan como una tarjeta de crédito del Ejecutivo: se emiten en el mercado de valores, pero su vencimiento, es decir, pago con intereses, es a corto plazo. El saldo de LETES es nuevo (ver gráfico), puesto que en agosto de 2014 se dejó a cero con una emisión de deuda a largo plazo.

La mayoría de las LETES han sido compradas por la banca nacional. Por la situación del país y porque cada vez hay más deudas, estos papeles se han tenido que vender con intereses más altos. Según FUNDE, el Estado ha negociado con la banca para que siga comprando y que la tasa no rebase el 6.5 %, pues entre más alta es la tasa, más paga el Estado.

La deuda de LETES representa un riesgo para la banca; no obstante, los analistas de FUNDE estimaron que los bancos siguen comprándola porque están conscientes de que el Gobierno necesita ese dinero y no les conviene que haya un impago, ya que ellos mismos serán afectados porque no se les podrá pagar el dinero de las LETES.

Tags:

  • economía
  • deuda
  • Hacienda
  • FUNDE
  • crisis
  • Moody's
  • riesgo
  • LETES
  • Banca

Lee también

Comentarios