FUSADES: El Salvador se acerca al impago

La entidad advirtió que el Gobierno no tiene dinero para hacer frente a sus obligaciones. Calculan que después de agosto de este año comenzará a faltar a sus compromisos de pago. Señalan que urge ordenar las finanzas públicas.
Enlace copiado
FUSADES: El Salvador se acerca al impago

FUSADES: El Salvador se acerca al impago

Enlace copiado
La Fundación Salvadoreña para el Desarrollo Económico y Social (FUSADES) advirtió que el Gobierno se está quedando sin dinero para pagar sus obligaciones, y que a partir de agosto de este año caería en el impago.

La entidad ha insistido, desde hace varios años, en que la situación fiscal se encamina a una crisis si no se ordena y prioriza el gasto público. En los últimos dos años la situación ha empeorado: ha aumentado significativamente la deuda, se ha reducido la inversión pública –lo que genera menos dinamismo en la economía– y se ha aumentado el gasto, sobre todo el considerado corriente, como las remuneraciones.

Recientemente, el mismo Gobierno ha dicho que se está quedando sin fondos, y ha urgido a la Asamblea Legislativa a que apruebe una reforma de pensiones que llevaría a que las cotizaciones de los 2.1 millones de salvadoreños inscritos en las AFP pasen directamente a las arcas públicas.

También ha pedido a la Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) desentrampar la emisión de $900 millones de bonos que está detenida desde el año pasado, cuando la entidad admitió una demanda que señala que dicha emisión fue aprobada con un procedimiento que viola la Constitución.

El Estado salvadoreño arrastra un déficit anual superior a los $1,000 millones, que ha estado cubriendo con deuda. A estas alturas, es urgente atender el tema fiscal, señalaron los analistas de FUSADES.

“El dinero no alcanza para llegar al final del año”, dijo Álvaro Trigueros, director de Estudios Económicos y Sociales de FUSADES durante la presentación del informe de coyuntura económica correspondiente a los primeros tres meses del año. Según el tanque de pensamiento, a diciembre de 2015, el Estado ha acumulado $306 millones en pagos atrasados.

En febrero de este año, el ministro de Hacienda, Carlos Cáceres, solicitó a la Asamblea Legislativa que se aprobara financiamiento a través de la emisión de deuda pública por $1,200 millones y dijo que, de no aprobarse, peligraba la capacidad de pago de algunos de los gastos del Estado.

El martes pasado, durante la presentación del informe de gestión del Gabinete Económico, Cáceres advirtió nuevamente que la deuda de El Salvador ya superaba el 60 % del Producto Interno Bruto (PIB) y responsabilizó de la situación al pago de pensiones. Según FUSADES, lo que debe el país asciende a 63 % del PIB (a diciembre de 2015) y supera los $2,000 por cada habitante.

Trigueros señaló que es urgente resolver el tema fiscal desde el Gobierno, pero enfatizó en que se debe separar el tema de pensiones de los problemas de caja del Estado. El Ejecutivo propone un esquema mixto de pensiones, en el que toda cotización por salarios abajo de $504 mensuales pasaría al sistema público. Las AFP calculan que cerca de $5,000 millones de los $8,500 millones de los fondos para pensiones pasarían a manos del Estado.

La propuesta de reforma de pensiones ha recibido duras críticas por parte de diferentes sectores, y en la Asamblea Legislativa no ha habido votos suficientes para aprobarla.

Avances insuficientes

Los investigadores de FUSADES calificaron de positivos los esfuerzos de reducción del 4 % en el gasto público, pero señalaron que faltan más medidas.

Trigueros también comentó sobre las declaraciones del arzobispo de San Salvador, monseñor José Luis Escobar, quien tildó el IVA como un impuesto injusto que afecta a las clases más populares e invitó a los funcionarios a eliminar el tributo.

Según la entidad, eliminar este impuesto traería consecuencias graves para el país si no hay una alternativa real para reemplazar esa fuente de financiamiento.

La fundación también abordó el tema de crecimiento económico y explicó que El Salvador necesita generar 60,000 empleos formales para solventar las necesidades de la población económicamente activa. Lograr eso solo sería posible si se alcanza una tasa de crecimiento superior al 5 % y un alza de exportaciones mayor al 10 %.

Ayer, el secretario técnico de la Presidencia, Roberto Lorenzana, dijo a los medios que el Estado estaba optimista porque que el país alcanzaría las metas del Plan Quinquenal de Desarrollo y, en algún futuro, llegaría a crecer el 3 %.

Sin embargo, los investigadores de FUSADES advirtieron que la coyuntura económica mundial podría no ser tan favorable para alcanzar esas metas de crecimiento, que además, agregaron, tampoco son suficientes para suplir las necesidades de desarrollo del país.

Para este año se espera que el país crezca a un ritmo del 2.3 %, lo que representa una desaceleración en relación con el 2.5 % de 2015. Ambas tasas ubican al país a la zaga de la economía centroamericana.

Tags:

  • fusades
  • economia
  • crecimiento
  • deuda
  • inversion
  • ministerio de hacienda
  • impuestos
  • reforma fiscal
  • pensiones

Lee también

Comentarios

Newsletter