FUSADES dice urge actualizar cifras para medir la economía

El Banco Central de Reserva aún no ha divulgado los nuevos datos. Al actualizar la medición del PIB, otros indicadores, como el de carga tributaria y de deuda pública, también cambiarían, advierten analistas.
Enlace copiado
FUSADES dice urge actualizar cifras para medir la economía

FUSADES dice urge actualizar cifras para medir la economía

FUSADES dice urge actualizar cifras para medir la economía

FUSADES dice urge actualizar cifras para medir la economía

FUSADES dice urge actualizar cifras para medir la economía

FUSADES dice urge actualizar cifras para medir la economía

Enlace copiado
El Banco Central de Reserva (BCR) aún no ha dado a conocer la medición del Producto Interno Bruto (PIB) salvadoreño desde 2005 hasta 2016. Las cifras que actualmente están publicadas se calcularon tomando como año base 1990, no obstante, esta medición se ha actualizado para tomar como referencia 2005. La actualización de los datos se ha hecho de forma “opaca”, según la Fundación Salvadoreña para el Desarrollo Económico y Social (FUSADES), que señala que al no publicar los datos se entorpece la creación de políticas públicas efectivas.

LEA TAMBIÉN: ESTO DICE FUSADES SOBRE LA SEGUNDA MAYOR CAÍDA DE EMPLEOS DE LA DÉCADA

“Las estadísticas nacionales forman parte de los bienes públicos y son tan importantes como el alumbrado público. La medición del PIB y toda la información que se genera alrededor es de vital importancia para definir buenas políticas públicas que conduzcan al desarrollo”, explicó ayer Pedro Argumedo, investigador del Departamento de Estudios Económicos de FUSADES.

El PIB es la expresión del valor monetario de todos los bienes y servicios producidos en un país durante un intervalo de tiempo, generalmente un año. Mientras que el crecimiento económico es cuánto esa cifra varió de un periodo a otro.

MÁS INFORMACIÓN: FUSADES SOBRE EL IMPAGO: NUESTROS FUNCIONARIOS O DESCONOCEN O SON IRRESPONSABLES

En 2016, el PIB de El Salvador era 26,797.47 millones, a precios corrientes; sin embargo, los economistas también miden el PIB a precios constantes, el año pasado fue 10,224.28 millones.

La diferencia es por el efecto inflacionario, es decir, el incremento de los precios, porque un dólar no valía lo mismo en 1990 que en 2016.

El cambio de año base se hace entonces para que los datos del PIB reflejen mejor la economía salvadoreña; además, se incorporan una serie de datos que provienen de censos y otras encuestas.

PUEDE CONSULTAR: CONTRADICEN AL GOES: FUSADES DICE SE HAN PERDIDO 33,000 EMPLEOS

Según Argumedo, desde 2005, se han invertido más de $35 millones en el sistema estadístico nacional para hacer el cambio de año base, ya que se ha contratado más personal y se ha contado con cooperación externa, “pero aún no hay señales claras de su divulgación completa”.

De acuerdo con el investigador, al no utilizar los indicadores las estimaciones económicas y las políticas públicas se construyen sobre una base equivocada.

El economista explicó que es como si una persona fuera al médico y se le tomara la temperatura con un termómetro que no funciona. El tratamiento que se le aplicará al paciente no va a funcionar porque se parte de un diagnóstico equivocado.

“Cambiar este termómetro es cambiar el diagnóstico y hay personas o actores que están interesados (en) que este diagnóstico se mantenga”, agregó.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) indicó el año pasado que hay una sobreestimación en el cálculo del PIB, esto es producto del mismo cambio en cómo se calcula el dato; sin embargo, el organismo señaló que la economía de El Salvador es realmente 14.4 % más pequeña.

Cuando el BCR revele los datos nuevos, una serie de indicadores, que se expresan con base en el PIB, van a cambiar también, entre estos, la carga tributaria y la deuda pública.

El Estado cerró 2016 con una deuda de 62.9 % del PIB, no obstante, con la nueva medición, que resulta en un PIB más pequeño, la deuda sería de 73.4 %. “Con lo cual El Salvador se ubicaría como uno de los países más endeudados de la región e implicaría que no se están implementando las medidas necesarias y urgentes para corregir el exceso de endeudamiento”, señala FUSADES.

En cuanto al cobro de impuestos, Argumedo explicó que es delicado, porque con el alto nivel de informalidad de la economía salvadoreña, “se está cobrando bastantes impuestos a los que ya pagan”, no obstante, el Gobierno alega que el país tiene una de las cargas fiscales más bajas de Latinoamérica.

Sin embargo, la carga fiscal se calcula con base al PIB, y en 2016 era 15.5 %. Con el PIB actualizado, este porcentaje pasaría a ser 18.1 %, “lo que ubicaría al país cerca de las naciones latinoamericanas con mayor carga tributaria”.

Argumedo agregó que este sería un factor muy importante a tomar en cuenta en la discusión de qué medidas fiscales tomar.

La semana pasada, el presidente del BCR, Óscar Cabrera, explicó que estaban esperando que el presidente de la república diera el visto bueno para la divulgación de la cifra, además, que se estaba afinando una estrategia de comunicación para dar a conocer a la población qué significa el cambio en el sistema de cuentas nacionales.

“Estamos trabajando la estrategia de divulgación y a la par vamos a esperar cuando se nos da la autorización de la publicación del nuevo sistema de cuentas (...) Cuando hay un nuevo sistema de cuentas nacionales, no es de la noche a la mañana que se publica”, explicó el funcionario.

Argumedo dijo que la Ley Orgánica del BCR no establece que el presidente de la república tenga que autorizar la publicación de indicadores económicos.

“El BCR debería crear en su página web un sitio especial sobre el nuevo sistema de cuentas nacionales y divulgar todos los informes de las misiones que asesoraron; esto con dos objetivos: uno es transparentar como ha sido el apoyo de estas instituciones, y lo otro es documentar que es un proceso complejo. Nosotros no estamos diciendo que es un proceso fácil”, aseveró el investigador.
 

Lee también

Comentarios

Newsletter