Lo más visto

FUSADES: flujo de inversión extranjera debe incrementar

La entidad hizo un llamado a aprovechar las ventajas que tiene el país y volverlo más atractivo para las inversiones. En los últimos años, dice, ha estado a la zaga de la región.
Enlace copiado
FUSADES: flujo de inversión extranjera debe incrementar

FUSADES: flujo de inversión extranjera debe incrementar

Enlace copiado

Aumentar la Inversión Extranjera Directa (IED) es una de las vías para lograr que la inversión total aumente en el país, indicó la Fundación Salvadoreña para el Desarrollo Económico y Social (FUSADES). Históricamente, la inversión ha sido baja, un promedio de 15.9 % del Producto Interno Bruto (PIB) entre 1991-2016, pero en los últimos tres años ha sido, en promedio, de 13.7 %.

“La inversión extranjera directa, por más de ocho años, ha sido la más baja de Centroamérica, incluso ubicándose por debajo de la mitad del siguiente país con menor inversión en la región”, indicó FUSADES en un informe difundido esta semana, titulado “¿Cómo reactivar las inversiones en El Salvador?” Esta situación está provocando menor creación de empleo, menores oportunidades de progresar y mantiene alta la tasa de informalidad, afirma la institución.

“Son más de 55,000 jóvenes los que se incorporan a la fuerza laboral cada año y quienes en su mayoría no encuentran oportunidades de empleo y terminan expuestos a vivir en condiciones de pobreza, a trabajar en la informalidad, a emigrar o caer en las redes del crimen y de la violencia”, afirma Miguel Ángel Simán, presidente de FUSADES, en el documento.

Según la entidad, que realiza cada año encuestas de dinámica empresarial, la baja inversión se debe principalmente a una elevada incertidumbre en las políticas públicas y tributarias, al excesivo nivel de burocracia, a la corrupción en las instituciones, a los altos costos de operación, a la baja formación del recurso humano y a la alta inseguridad, además de otras causas.

Aun así, afirman, El Salvador ofrece 12 ventajas para potenciales inversores: el dólar es su moneda oficial, un sistema financiero sólido, ahorros en los fondos de pensión que pueden canalizarse a la inversión y un flujo fuerte de remesas familiares. A ello se suma infraestructura de buena calidad, el aeropuerto internacional, varios tratados de libre comercio, un capital humano reconocido internacionalmente por su buena disposición al trabajo, espíritu emprendedor, una amplia base de empresas locales e internacionales con experiencia global, cooperación de países amigos, así como una sociedad civil “más consciente, organizada y exigente”.

El primer paso debe ser definir una meta de inversiones, sostiene la fundación. En el plan quinquenal del Gobierno de El Salvador (2014-2019) se establece que la meta es incrementar la IED en 5 %, “pero al observar las cifras de CEPAL en la región, se concluye que incrementar 5 % no es nada”, agrega. “El Salvador debe tener como meta en IED entre $1,000 y $1,300 millones anuales para estar a la par de los vecinos de Centroamérica”.

Finalmente, FUSADES sostiene que debe haber un compromiso con la gestión pública para mejorar la competitividad del país, implementar una política de facilitación del comercio y desburocratización, y priorizar una política de generación de empleo. Además, se requiere una política de infraestructura de mediano y largo plazo, y promover la Unión Aduanera para mejorar la eficiencia de las diferentes aduanas en los puntos fronterizos del país.


$1,300
 millones anuales debería ser la meta de atracción de inversión extranjera directa del país. Apostar por $700 millones es muy poco, según FUSADES.
0.003%
 de los flujos mundiales de IED son los que finalmente llegan a El Salvador. América Latina en conjunto capta 1.5 %.

Problemas
El Salvador está rezagado en cuanto a inversión extranjera directa.
Desventaja regional 
El Salvador es el país que menos  inversión atrae en Centroamérica. Datos de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) muestran que El Salvador es el que menos inversión atrae: poco más de la mitad de Nicaragua, que es el siguiente país que menos inversión atrae, tres veces menos que Honduras, cuatro veces menos que Guatemala y mucho menos que Costa Rica y que Panamá. 

Sin burocracia 
FUSADES propone que el país se centre en mejorar el clima de inversión y  en la facilitación de trámites, que todas aquellas instituciones que tengan relación con el establecimiento o con la operación de una empresa estén alineadas por mandato en un fin común.

Sectores claves 
La entidad considera que El Salvador tiene una ventaja competitiva para atraer inversión en industrias intensas en mano de obra y energía eléctrica, y en industrias de productos de alta intensidad de valor (que se exportan productos vía aeropuerto).

Lee también

Comentarios