Lo más visto

Más de Economía

Falta de clientes preocupa a empresas

La principal necesidad de las medianas empresas de Centroamérica es mantener el efectivo para sortear la crisis, revela un estudio de la consultora Deloitte. 

Enlace copiado
Impacto.  El sector de servicios, especialmente el de entretenimiento, fue el más afectado por la disminución de ventas durante la crisis.

Impacto. El sector de servicios, especialmente el de entretenimiento, fue el más afectado por la disminución de ventas durante la crisis.

Enlace copiado

Las principales preocupaciones de las medianas empresas de Centroamérica durante la crisis económica derivada de la pandemia de covid-19 son la falta de clientes, las finanzas y la operación. Otros temas que también les inquietan son la continuidad del negocio, la tecnología, los impuestos y los asuntos legales. 
Estos son algunos de los resultados de la encuesta “Covid-19 ¿Qué necesidades enfrentan las medianas empresas en Centroamérica y República Dominicana a raíz de esta crisis?”, elaborada por la empresa consultora Deloitte.

Dicha encuesta fue realizada en agosto entre medianas empresas de los sectores de servicios, comercio, industria y minería, construcción y agropecuario en Guatemala, El Salvador, Honduras, Costa Rica, Panamá y República Dominicana.

De acuerdo con los hallazgos, a causa de la pandemia, un 85 % de las empresas consultadas reportó pérdidas de entre 10 % y 15 %. Solamente un 6 % experimentó un incremento. El sector de consumo fue el que tuvo la mayor alza, mientras que el de servicios, la mayor caída.

“La principal necesidad (de las empresas) es mantener el efectivo, lo que ha implicado revaluar todos los actores y los procesos de la cadena para mantenerse durante la crisis”, explicó Federico Paz, socio líder de Clientes e Industrias Marketplace de Deloitte para México y Centroamérica. 

Por ello, según la consultora, es primordial identificar las nuevas necesidades de los clientes, así como las capacidades de gasto para adaptar la oferta.

En cuanto a las ventas por comercio electrónico, un 65 % de las encuestadas refirió que no tuvo crecimiento, pero un 8 % señaló que subieron más de 30 %.

Otro dato sobre el impacto que tuvo la disminución de la actividad económica en la región es que 41 % cerró algún punto de venta por la pandemia.

Ante esto, Deloitte dice que es necesario hacer un reconocimiento de los clientes y del mercado para adaptar productos y servicios y revisar el esquema de atención diferenciada para clientes clave.

Entre las recomendaciones que se hacen está también prever el cambio de hábitos de los consumidores en todos los sentidos. Por ejemplo: trabajo remoto, interés en lo saludable y disminución del contacto físico, entre otros.

Así, se debe aumentar las capacidades de las empresas con relación al comercio digital y el uso de plataformas que favorezcan el autoservicio, así como establecer modelos de optimización de precios considerando la oferta, competencia y elasticidad de la demanda. Otras estrategias a implementar pueden ser la creación de alianzas estratégicas con proveedores y competidores para fortalecer la oferta, la diferenciación a través de esquemas de lealtad y recompensa personalizada  y privilegiar la flexibilidad.

Colaboradores

Un talento humano adecuado a la nueva normalidad favorecerá la productividad y generará certidumbre en las empresas. Sin embargo, este ha sido una de las áreas más afectadas.

La encuesta reporta que, ante la contingencia, el 52 % de las empresas redujo la nómina, el 64 % contrajo la jornada laboral, 50 % aplazó el pago de horas extras, 50 % suspendió temporalmente personal y 91 % implementó el trabajo remoto.

Se vuelve necesario, dice la firma consultora, diseñar un plan de retorno, incluyendo medidas de seguridad y protocolos, tratar de normalizar el trabajo virtual y revisar las implicaciones laborales y legales de salidas y recontrataciones.

En la nueva normalidad es importante mantener el enfoque en el flujo de efectivo y capital de trabajo. La consultora recomienda a las empresas priorizar el manejo de efectivo y realizar proyecciones de flujo para el siguiente trimestre considerando reservas en caso de un nuevo brote de la enfermedad, así como optimizar inventarios y buscar mejores plazos.

La recuperación económica de los sectores variaría. En el caso del comercio e industria podría durar desde el segundo semestre de este año hasta el segundo semestre de 2021. En la construcción sería más rápida y podría darse entre el primer y segundo semestre del próximo año. Los servicios serían los más lentos. Su recuperación podría extenderse entre el primer semestre de 2021 y el segundo semestre de 2022.

Tags:

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines