Faltará seguro ante ambiente preelectoral

La cercanía de los próximos comicios plantea de nuevo el dilema de cómo mantener a los inversionistas y depositantes confiados.
Enlace copiado
Una señal.  Tener un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional servía como garantía a los empresarios y depositantes de que El Salvador, aún frente a cambios de gobierno, es un país con una economía estable.

Una señal. Tener un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional servía como garantía a los empresarios y depositantes de que El Salvador, aún frente a cambios de gobierno, es un país con una economía estable.

Faltará seguro ante ambiente preelectoral

Faltará seguro ante ambiente preelectoral

Enlace copiado
Las elecciones presidenciales de 2014 traerán una complicación adicional para la economía en 2013: el riesgo de que el dinero efectivo y disponible –la liquidez– se reduzca. El riesgo principal es que ocurra un retiro importante de los depósitos en los bancos.

La incertidumbre preelectoral no es una situación nueva. La diferencia esta ocasión, al comparar con la transición de 2008/2009, es que el país no tendría un respaldo financiero para enfrentar una baja en los índices de liquidez. En los comicios anteriores se acudió al Acuerdo de Préstamo Precautorio (SBA, en inglés) con el Fondo Monetario Internacional (FMI) como un mecanismo que aseguraba los depósitos en los bancos, pero este SBA dejó de estar activo en abril de 2012 (ver nota principal).

El SBA expira en marzo de 2013. El Gobierno tenía la opción de renovarlo hasta el cambio de administración en junio 2014, pero la opción está prácticamente descartada, según los titulares del Gabinete Económico que trabajan con el FMI por este acuerdo: Secretaría Técnica, Banco Central de Reserva (BCR) y Ministerio de Hacienda.

La falta de un respaldo financiero también podría estimular la desconfianza de los inversionistas. En períodos preelectorales no hay seguridad sobre las políticas económicas que tomará el gobierno saliente o el sucesor. Si por motivos del cambio ocurría un retiro masivo de los depósitos u otras fuentes de efectivo, el papel del SBA era entrar a llenar los vacíos que quedaran y mantener liquidez circulando en la economía.

Si en caso el acuerdo no se renueva, el Gobierno tendrá que subir el porcentaje de dinero que los bancos guardan en el BCR y que está protegido, un mecanismo conocido como el encaje legal.

Mauricio Choussy, analista y empresario, sugiere otra medida: la mitad de los eurobonos sin financiar. La colocación más reciente de bonos en el mercado internacional dejó $800 millones, de los cuales $400 millones ya se ocuparon para resolver la deuda de corto plazo y dejarla condiciones más favorables. El resto, según Choussy, podría convertirse en un “fondo de estabilización” que cumpla las mismas funciones que tenía el SBA: “cubrir las contingencias” hasta que el gobierno electo haya tomado posesión.

Hasta el momento no se conoce, en firme, la decisión del Gabinete Económico. Sin embargo, existe un marcado optimismo en cuanto a que 2013 será, más bien, un año con una importante llegada de inversión privada.

Tags:

  • acuerdo Stand By con el FMI
  • periodo preelectoral
  • liquidez en la banca
  • elecciones presidenciales de El Salvador
  • banca en El Salvador

Lee también

Comentarios

Newsletter