Lo más visto

Más de Economía

Fernando Poma: el país requiere generar empleo

El empresario aseguró que hay que estimular la economía a través de la inversión. Lamentó que al gobierno del FMLN se le dificulte hacerlo, ya que más bien genera “miedo e incertidumbre”.
Enlace copiado
Fernando Poma,   empresario

Fernando Poma, empresario

Enlace copiado

El empresario Fernando Poma, vicepresidente de Grupo Real Hotels and Resorts, dijo que los problemas de El Salvador tienen solución, que estas soluciones no son extraordinarias pero que desde las entidades de Gobierno no se está haciendo lo necesario para aplicarlas. Poma señaló que una de las mayores necesidades que hay en el país es la generación de empleo para lo que se requiere mejorar el clima de negocios.

“Las verdaderas soluciones no provienen de un juego de suma cero o de decisiones de blanco o negro. Cada situación es distinta y cada reto requiere de acciones acorde a esa situación específica”, dijo el empresario en una publicación en su cuenta personal de Facebook. “El país no saldrá adelante sin generación de empleo. Para esto se requiere estimular la economía a través de la inversión”, agregó.

El bajo crecimiento de la economía salvadoreña, que avanza a un ritmo promedio del 2 % cada año, no alcanza a generar las oportunidades laborales suficientes para cubrir la demanda. Según cálculos de la Fundación Salvadoreña para el Desarrollo Económico y Social (FUSADES), la tasa de crecimiento económico ideal para satisfacer la demanda de empleos es del 6 % anual. Según FUSADES, así se lograría crear 54,000 plazas cada año.

“Cualquier esquema de impuestos no debe afectar a personas de escasos recursos... El aparato estatal debe analizarse base cero, y el número de plazas y características del contratado deben responder al trabajo requerido”.
Fernando Poma,  empresario

Un mayor crecimiento económico requiere de más inversión y para atraerla hay que propiciar un buen ambiente de negocios, señaló Poma. “Al FMLN se le dificulta esto, haga lo que haga, porque, entre otras cosas, su ‘marca’ genera miedo e incertidumbre y la inversión le huye a la incertidumbre”, lamentó.

De hecho, la proyección del Banco Central de Reserva para 2018 es que la economía crecerá un 2.5 %, cifra que lo colocaría, de nuevo, a la zaga de Centroamérica. Esta previsión “sigue reflejando que la economía local enfrenta fuertes frenos internos que no le permiten aprovechar su potencial”, afirmó FUSADES.

Poma considera que “no es necesario reinventar la rueda”, pues hay suficientes casos de éxito de los que se puede tomar ejemplo, de modo que el camino es ejecutar con éxito las mejores prácticas comprobadas.

Criticó el trabajo pasivo de muchas comisiones y mesas formadas por iniciativa del Ejecutivo, de las cuales emanan propuestas, pero no se materializan en acciones. “La gran mayoría de comisiones con decenas de miembros, cada uno intelectual, dueño de la verdad y aferrado a su opinión, no sirve para mucho. Lo que necesitamos no son más pensadores, sino más ejecutores”.

El estado de las finanzas públicas, que arrastran un déficit de cerca de $700 millones anuales, también es un problema, pero Poma señaló que si bien se requiere de más ingresos para el Estado en paralelo debe haber un recorte fuerte del aparato estatal. “Cualquier esquema de impuestos no debe afectar a personas de escasos recursos”, apuntó.

En cuanto al gasto, indicó que se necesitaría un recorte de nómina “y no en factores que no mueven la aguja”.

“El aparato estatal entero debe ser analizado base cero, y el número de plazas y características del contratado deben ser ideales para el trabajo que se requiera hacer”, afirmó.

Los recursos generados con estos cambios serían invertidos en iniciativas que logren valor a largo plazo como generación de aún mayor inversión sostenible, comentó, siendo esta última palabra la clave, y por consecuencia, mayor empleo.

“Todo esto no va a ser popular”, reconoció, “sin embargo, no necesitamos de más popularidad sino de líderes que estén dispuestos a tomar las decisiones duras requeridas para transformar el país de una vez por todas”.

Además, para que se dé un “cambio positivo” debe haber “una visión distinta”, dijo. “Debemos darnos cuenta de que el odio y la división solo nos mantienen paralizados y es la fórmula segura del fracaso”, señaló. En su opinión, es necesario entender que la única manera de lograr éxito es celebrándolo, cosechándolo y no resintiéndolo. “Y ya que estamos en esto, debemos apartar a aquellos que lo único que buscan es nunca ser parte de la solución”.

Sostiene que escoger la ideología correcta no es suficiente, y que más que ideología lo que hace falta es visión y capacidad de ejecución. “Así como no contrataríamos a un poeta para construir una casa, no elijamos a personas con falta de experiencia en lo que requiere el país y esperemos que milagrosamente tengan éxito. No es que no quieran, es que no pueden, no saben cómo”, concluyó Poma.


54
 mil salvadoreños demandan nuevos empleos cada año. Solo una quinta parte logra emplearse en el sector formal.

6%
 es la tasa ideal de crecimiento económico para que el país genere suficiente empleo.

Entorno complicado
Cada año ingresan a buscar trabajo 54,500 salvadoreños, pero el empleo formal aumenta poco, ya que solo uno de cada cinco encuentra una oportunidad laboral formal, el resto es absorbido por el sector informal o por el autoempleo. Como consecuencia, la tasa de pobreza de 2016, que fue de 32.7 % según cifras oficiales, fue la misma que hace una década atrás.

Lee también

Comentarios