Lo más visto

Fitch: aprobación del presupuesto fue prueba política para Bukele

La firma dijo que se requiere un ajuste para frenar el aumento de la deuda. El ministro de Hacienda dijo que espera se revise la calificación del país.
Enlace copiado
Evaluación.  El ministro de Hacienda, Nelson Fuentes, anunció que las calificadoras Fitch y Moody's visitarán el país el mes que viene y revisarán la calificación asignada.

Evaluación. El ministro de Hacienda, Nelson Fuentes, anunció que las calificadoras Fitch y Moody's visitarán el país el mes que viene y revisarán la calificación asignada.

Enlace copiado

La calificación crediticia de El Salvador, esa que los inversores y financistas internacionales ven a la hora de decidir si prestar o no dinero al país, y a qué tasa, cayó a niveles considerados "basura" —de alto riesgo—, durante la pasada administración de Gobierno. Entre otras cosas las entidades calificadoras señalaban que había un entrampamiento en la Asamblea Legislativa que no permitía aprobar medidas necesarias para la sanidad fiscal del país.

Ahora, la calificadora Fitch ve un escenario diferente, y considera la aprobación del Presupuesto General del Estado para 2020 una señal positiva para la gobernabilidad.

"La aprobación del presupuesto para 2020 en El Salvador, y su financiamiento, significa que la administración del presidente Nayib Bukele ha pasado una prueba política clave", aseguró Fitch, en un comunicado difundido el viernes.

Sin embargo, advirtió que aunque el presupuesto apunta a un déficit menor al esperado, la relación entre la deuda del país y su Producto Interno Bruto (PIB) seguirá creciendo si no se hace un ajuste.

"Bukele ganó la elección presidencial del año pasado con una agenda contra la corrupción y una campaña en redes sociales, y se convirtió en el primer presidente de la posguerra que no pertenece ni al FMLN ni a ARENA", recordó la calificadora. "La aprobación del presupuesto y su financiamiento demuestra una habilidad para negociar más allá de las líneas partidarias, y de desarrollar consenso dentro de la Asamblea Legislativa, lo cual es crítico para la gobernabilidad", agregó.

La calificadora señaló que la alta aprobación del presidente, de cerca del 90 %, junto a las mejoras en seguridad y la lucha contra la corrupción, sugieren que tiene un capital político significativo para negociaciones futuras.

Fitch proyecta un déficit fiscal del 2.7 % del PIB para 2020, basado en el presupuesto aprobado, por debajo del 2.9 % estimado en 2019. Esta nueva estimación toma en cuenta los $110 millones adicionales de recaudación que el fisco espera percibir a través de una amnistía fiscal aprobada en diciembre recién pasado.

También recordó que los mayores incrementos en el presupuesto 2020 se concentran en defensa (+26.7 %), salud (+12.4 %) y seguridad (+11.1 %).

Además, los diputados aprobaron adquirir nueva deuda de largo plazo por un monto de $645.8 millones para financiar el presupuesto. A esto se agrega la deuda de corto plazo, constituida por las Letras del Tesoro (LETES), cuyo saldo superó los $991 en 2019, mayor a los $816 millones al cierre de 2018. Esto limita las opciones de financiamiento interno para el Estado.

El Salvador cuenta con una Ley de Responsabilidad Fiscal que tiene como objetivo un ajuste fiscal del 3 % del PIB. Sin este ajuste, la relación deuda PIB seguirá aumentando arriba del 70 % del PIB. "Afirmamos la calificación B- estable, asignada en junio de 2019", concluyó Fitch.

Por su parte, el ministro de Hacienda, Nelson Fuentes, informó que Fitch y Moody’s adelantarán sus visitas al país en febrero, para reunirse con el Gobierno y revisar la calificación país.

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines