Lo más visto

Frágil recuperación de los restaurantes tras la reapertura en El Salvador

Los clientes han regresado a los restaurantes después de la cuarentena, aunque las ventas siguen por debajo de lo normal. Estos, además, han acumulado varios  meses de pérdidas.

Enlace copiado
Retorno. Clientes ya están regresando a los restaurantes, cada vez con más confianza en los protocolos.

Retorno. Clientes ya están regresando a los restaurantes, cada vez con más confianza en los protocolos.

Enlace copiado

Los restaurantes  han sido uno de los sectores más afectados por la pandemia del covid-19. El 17 de marzo suspendieron el servicio en mesa siguiendo indicaciones del Gobierno y se reestableció hasta con la reapertura económica del 24 de agosto pasado.

Ahora propietarios de restaurantes señalan que ya hay una recuperación del flujo de clientes, aunque desigual y por debajo de los niveles previo a la pandemia. 

“Con el tiempo hemos notado que la gente se relaja con las medidas, pero nosotros como negocio no podemos darnos ese lujo”.
Víctor Flores, Biscuit Factory

Los protocolos han dado confianza a los clientes, aunque se han dado casos aislados de personas que se rehusan a cumplirlos, por ejemplo, a utilizar mascarillas. En esos casos se niega el servicio.
Las ventas a domicilio, aunque seguirá siendo una apuesta, han bajado.

“Esto es un proceso, acuérdese que la gente no tiene dinero y mucha gente no tiene trabajo. Hay días que no vendemos nada y hay días que sí vendemos, pero vamos luchando”, dijo Leo Guzmán, presidente de la Asociación de Restaurantes de El Salvador (ARES) y propietario del restaurante Donde Leo.

“La gente va teniendo confianza, pero no crea que es la gran cola de gente, cola sí tenemos, pero de cobradores. Eso sí hay, gente que cree que porque abrimos un poquito ya podemos cubrir todos  los compromisos”, agregó.

Víctor Flores, propietario de Biscuit Factory, explicó que en el local principal de la colonia San Benito, que es abierto, la afluencia de clientes es mayor. Sin embargo en el café de Antiguo Cuscatlán el movimiento es más bajo.

En los meses de restricción difirieron el pago de alquiler de los locales, ahora tienen que hacer frente, por lo que los gastos han subido. “Digamos que sí estamos vendiendo bien, para salir, pero hay cinco meses de deudas atrás”, afirmó Flores.

Por su parte, Pedro Dalmau, del restaurante Café Don Pedro, señaló que se han recuperado en un 70 %, algo que atribuyen a la confianza que dan los protocolos.

Las ventas son suficientes para salarios y otros gastos fijos, pero no queda mucho más. Por eso el fideicomiso de apoyo a la micro, pequeñas y medianas empresas les resulta interesante. “Ya teníamos el agua no en la nuca, sino llegando a la boca para ahogarnos. Esto no es cuestión que nos guste o no, es  cuestión de vida”, dijo.

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines