GOES consigue $600 millones con venta de bonos

El dinero representa un respiro momentáneo para las finanzas públicas. Según el acuerdo firmado entre el Gobierno y la oposición, este debe usarse para pagar el FODES y a las distribuidoras de energía.
Enlace copiado
GOES consigue $600 millones con venta de bonos

GOES consigue $600 millones con venta de bonos

GOES consigue $600 millones con venta de bonos

GOES consigue $600 millones con venta de bonos

Enlace copiado
El Gobierno salvadoreño obtuvo $600 millones a través de la venta de bonos en los mercados internacionales. Esta operación para conseguir financiamiento fue aprobada el año pasado en la Asamblea Legislativa con un fin específico: que parte del dinero se use para pagar el FODES a las alcaldías, otra parte para cancelar la deuda con las distribuidoras de energía y el resto para cancelar la deuda de corto plazo correspondiente a las Letras del Tesoro (LETES).

El Ministerio de Hacienda informó que los bonos de El Salvador se ofrecieron a un plazo de 12 años, con vencimiento en 2029, y con una tasa de 9 % anual. Las ofertas recibidas hicieron que la tasa de interés final de la colocación bajara a 8.625 %.

El interés que deberá pagar El Salvador por este dinero es bastante alto, si se compara con el costo que tendría, por ejemplo, un préstamo del Fondo Monetario Internacional (FMI) o del Banco Mundial (BM). El interés para estos bonos está más de 600 puntos base por encima del 2.5 % que paga el bono del Tesoro de Estados Unidos para un plazo de 10 años.

Este “spread” es similar al que pagan países como Ecuador (654 puntos base por encima del bono del Tesoro) para colocar su deuda en los mercados internacionales.

Este aumento en el interés a pagar es un efecto directo de la baja en la calificación crediticia que El Salvador ha sufrido durante los últimos años, afirmó Mauricio Choussy, expresidente del Banco Central de Reserva (BCR).

“Además, hay un efecto sobre el resto de bonos de El Salvador que están en el mercado. Como el cupón que se ha pagado anteriormente ha sido menor a este, los precios de las emisiones previas bajarían. Esto puede afectar los portafolios de las AFP (administradoras de Fondos de Pensión), que son las compradoras locales de este tipo de títulos”, ejemplificó.

Alivio temporal

Choussy indicó, además, que el dinero que el Gobierno ha obtenido con esta colocación representará un alivio temporal a la situación de las finanzas públicas. “Es un alivio coyuntural. A mediados de año comenzaremos a ver de nuevo problemas de liquidez”, indicó el analista.

Choussy recordó que hay una parte de estos fondos que ya se debe, y que cuando la Asamblea Legislativa aprobó la emisión de estos bonos hubo un compromiso del uso que se le daría al dinero. “Se acordó que se usaría una parte para el FODES que se les debe a las alcaldías, otra parte para las distribuidoras de energía y lo demás era para pagar proveedores y disminuir el saldo de las LETES”, dijo Choussy.

A la fecha, los montos de las deudas antes mencionadas han aumentado (ver gráfica), y mientras las distribuidoras de energía reclaman $53 millones, solo la deuda de LETES sobrepasa los $1,000 millones.

“La emisión dará oxígeno al Gobierno, le dará liquidez. Deberíamos comenzar a ver al Gobierno cumplir sus obligaciones en una forma más expedita, al menos en los primeros seis meses del año”, agregó.

Sin embargo, advirtió que el presupuesto para 2017 se aprobó desfinanciado y que hay necesidades que habrá que cubrir que no fueron contempladas dentro del mismo.

“A mediados de año comenzaron a volver a ver problemas de caja si no les autorizan emitir más bonos, tal y como sucedió el año pasado”, acotó.

Prueba de ello, dijo, es que a principios de este mes el Ejecutivo volvió a pedir que se autorice emitir bonos (esta vez por $282 millones) para financiar algunos faltantes del presupuesto 2017, que incluye el pago de pensiones y el presupuesto para las elecciones 2018.

La solicitud se presentó como pieza de correspondencia; es decir, irá a la comisión de hacienda para su discusión.

Emergencia fiscal

En julio del año pasado, el Gobierno comenzó a dar señales de tener poco dinero disponible para pagar sus obligaciones. El propio presidente de la República, Salvador Sánchez Cerén, llegó a afirmar que el país estaba en “crisis fiscal” y en riesgo de caer en impago con sus acreedores. La solución, dijo el gobernante, era buscar un pacto fiscal que combinara reducción en los gastos del Estado y un aumento en los ingresos, posiblemente con nuevos impuestos.

Mientras tanto, proveedores del Estado señalaban que no habían recibido sus pagos y dejaron de pagarse las pensiones de los militares, que aún están bajo un sistema de reparto a cargo del Instituto de Previsión Social de la Fuerza Armada (IPSFA).

Las empresas distribuidoras dejaron de recibir el pago del subsidio a la energía que da el Gobierno a siete de cada 10 hogares, y las alcaldías comenzaron a denunciar retrasos en el pago del 8 % de los ingresos fiscales que por ley les corresponden cada mes.

El FMI ha ofrecido un programa al país para apoyar su déficit presupuestario, siempre y cuando el país se comprometa a hacer un ajuste fiscal de aproximadamente $700 millones, equivalentes al 3 % del Producto Interno Bruto (PIB).

El programa del Fondo implica medidas de recorte del gasto, como la focalización de los subsidios que da el Estado y el aumento de los ingresos vía creación de nuevos impuestos o aumento de los existentes. Una de las propuestas más polémicas es llevar el IVA del actual 13 % a un 15 %.

El Banco Mundial, a su vez, ha dicho que si El Salvador logra un acuerdo fiscal en el marco de un programa dirigido por el FMI, están dispuestos a dar créditos a largo plazo y bajo interés para dar fortaleza a las finanzas públicas, e incluso a hacerse cargo de parte de las transferencias que deben hacerse a las municipalidades.

“El problema de la sostenibilidad fiscal sigue en la mesa y requiere de medidas tanto en la reducción del gasto como en el aumento de los ingresos”, insistió Choussy.

Tags:

  • bonos
  • hacienda
  • deuda
  • crisis
  • mauricio choussy

Lee también

Comentarios

Newsletter