Lo más visto

Más de Economía

Gastos exceden presupuestos nacionales

Las operaciones del Estado exigen más transferencias y refuerzos que lo votado.
Enlace copiado
Gastos exceden presupuestos nacionales

Gastos exceden presupuestos nacionales

Enlace copiado
Los presupuestos nacionales que sirven al Estado para sus operaciones normales y para el servicio a la población terminan alejados de las metas originales con que se prepararon y aprobaron.

El Análisis del Presupuesto General de la Nación 2012, elaborado por la Fundación Nacional para el Desarrollo Económico y Social (FUSADES), destaca que el cálculo de las metas suele ser muy generoso. Los proyectos de presupuesto, que son votados en el pleno de la Asamblea Legislativa, pasan por modificaciones hasta que la cantidad de recursos ejecutada supera por cientos de millones a la original.

“La sobreestimación hace que las asignaciones superen lo establecido por la ley (del presupuesto) y sesga el gasto público hacia el alza”, según informe de FUSADES.

La diferencia entre lo que votan los diputados y lo que termina ejecutándose ha ido incrementando, de acuerdo con la información que recoge la fundación.

Los desembolsos adicionales a la programación se observan desde 2003 y 2004, cuando la diferencia hacia el alza no pasó de $63 millones. En 2007, el presupuesto modificado tenía una diferencia de $314 millones frente al original. Para el período 2012, según el portal de Transparencia Fiscal, la diferencia es de $290 millones.

El origen de la distorsión en el uso de los recursos, de acuerdo com FUSADES, está en la preparación del proyecto que votarán los diputados y en el cálculo del desempeño económico.

El año pasado, el Ministerio de Hacienda (MH) lanzó una reforma al presupuesto que incluye, como principal apuesta, la programación plurianual y un mayor control sobre las transferencias a las instituciones y secretarías.

Qué gastos suben más

FUSADES destaca que “las mayores diferencias entre lo presupuestado y lo ejecutado se observan en las compras de bienes y servicios y en las transferencias corrientes”, un destino que incluye los subsidios generalizados.

En el caso del pago de salarios, por ejemplo, el tanque de pensamiento detalla que desde 2010 el incremento no ha bajado de $100 millones. En el caso de las transferencias, en 2011 la discrepancia fue de $240 millones.

Los subsidios también tienen una fuerte presión por los precios internacionales del petróleo. El Salvador no tiene ningún margen de acción sobre el costo de esta materia prima, que sirve para generar energía eléctrica, producir gas propano y preparar diésel. Los tres productos están vinculados a un subsidio generalizado.

Incluso para 2013 el Gobierno anunció dos reformas importantes para reducir la carga del subsidio al gas y al del transporte público, pero requerían reformas que no fueron aprobadas en el momento que se necesitó (nota aparte).

En el proyecto de presupuesto 2012, artículo 15, se establecía que la Comisión Ejecutiva Hidroeléctrica del Río Lempa (CEL) pagaría de sus propios fondos (como autónoma) el subsidio a la electricidad. Los diputados no lo incluyeron en el documento final y solo pasó una asignación de $1.6 millones para el fondo nacional de telefonía (FINET), sin detallar qué iba para CEL. El resultado, al cierre de 2012, es que el subsidio para el consumo de electricidad requirió de $145 millones. Para 2013 se pretende bajarlo a $97.6 millones, FINET incluido.

En el caso de los ingresos, el bajo crecimiento económico ha frustrado las expectativas del fisco. “Desde la década pasada, lo que ha prevalecido es que las proyecciones de crecimiento real contempladas no se logran cumplir”, advierte la fundación.

Así, a diciembre de 2012, Transparencia Fiscal indicó que los ingresos fueron $113.4 millones menores a lo que se había presupuestado para ese mismo año, es decir 2.9% menos.

Tags:

  • gasto publico
  • presupuesto 2013
  • gasto corriente
  • transaparencia fiscal
  • subsidios
  • FUSAFES

Lee también

Comentarios