Gastos excesivos en PROESA

La entidad tiene un presupuesto de $3 millones anuales que le traslada directamente la Presidencia. La mayoría del dinero va para salarios. Las direcciones de exportaciones e inversión cuentan con $100,000 anuales cada una.
Enlace copiado
Nuevo local.  PROESA dice que el nuevo local es más accesible para los usuarios.

Nuevo local. PROESA dice que el nuevo local es más accesible para los usuarios.

Gastos excesivos en PROESA

Gastos excesivos en PROESA

Enlace copiado
El Organismo de Promoción de Inversiones y Exportaciones de El Salvador (PROESA) acaba de gastar cerca de $100,000 en el traslado de sus oficinas a un nuevo edificio, y en la compra de una camioneta que utiliza el nuevo presidente de la entidad, Sigfrido Reyes.

Para dimensionar esta cifra: el presupuesto total de PROESA es de $3 millones, que le traslada directamente la Presidencia de la República. La mayor parte de este dinero, cerca del 85 %, se destina a salarios. Dentro del organismo funcionan una dirección de exportaciones y una de promoción de inversiones, y cada una de ellas cuenta con $100,000 asignados para cada año, la misma cifra que se erogó, en unos cuantos días, para el traslado y la compra del vehículo.

Los costos del traslado de oficinas de PROESA sumaron $60,646.83, según datos proporcionados por la Oficina de Información y Respuesta (OIR) de la entidad.

El contrato del inmueble anterior, ubicado en Santa Elena, finalizó en diciembre pasado, y las operaciones se trasladaron completamente al nuevo, en la calle La Mascota, desde este año. El pago del alquiler del edificio es de $15,000 mensuales más IVA, confirmó la OIR de PROESA.

PROESA también compró una camioneta valorada en $27,000, con el propósito de movilizar a los inversionistas que reciben. Sin embargo, el vehículo es utilizado por Sigfrido Reyes. Oficialmente, Reyes tiene asignada una camioneta Mitsubishi Nativa año 2008 que fue comprada en $30,000 pero cuyo valor actual en libros es de poco más de $8,000.

Reyes, exdiputado por el FMLN, tiene antecedentes de cuestionamientos por el uso poco eficiente de fondos públicos, principalmente cuando fungió como presidente de la Asamblea Legislativa.

En ese cargo se le señaló por adquirir regalos lujosos para los diputados, por hacer compras excesivas en servicios de alimentación y por sus constantes viajes al extranjero (ver nota aparte).

Justifican cambio

Según la OIR, la solicitud y aprobación para mover las oficinas se realizó en septiembre de 2015 y fue aprobada por el Consejo Directivo de PROESA, en el que hay representantes del Gobierno y del sector privado.

Se solicitó una entrevista a PROESA para tratar el tema, pero respondieron a través de su oficina de comunicaciones que “el proceso de traslado de las oficinas administrativas de PROESA ha sido ejecutado cumpliendo con todas las normas legales establecidas”.

Reiteraron que el contrato de arrendamiento de las oficinas antiguas expiró el pasado 31 de diciembre de 2015, lo que corresponde con el inicio de labores de PROESA a partir de enero de 2016 en las oficinas actuales. “PROESA no incurrió en cuotas adicionales a cancelar en concepto de cambio de domicilio”, indicaron.

Agregaron que el Consejo Directivo de PROESA aprobó el traslado por las siguientes razones: ubicación accesible a usuarios y empleados en general y costo de alquiler de un nuevo local más económico.

En el local de Santa Elena, PROESA pagaba $17,000 mensuales, y en el de La Mascota la cuota es de $15,000. No obstante, el cambio implicará gastos adicionales que no se tenían en el edificio anterior.

Entre otras cosas, en Santa Elena se pagaba a un solo encargado de la vigilancia. En el nuevo edificio tendrán a cuatro personas para la seguridad. Además, está pendiente la compra de generadores eléctricos para el nuevo inmueble, con los que sí contaban en el local anterior.

PROESA es la entidad estatal encargada de la promoción de inversiones y exportaciones para el país. Surgió de la fusión de dos agencias independientes que funcionaban anteriormente para dichos fines.

En mayo de 2014 se aprobaron reformas a la ley de creación de la entidad, con la que pasó de ser una agencia a la figura actual de organismo, que además será el encargado de los asocios público-privados que eventualmente se den en El Salvador.

La ley establece que PROESA recibirá el 1 % de los montos de cada asocio público-privado que se lleve a cabo, algo que aún está pendiente.

Sigfrido Reyes fue nombrado presidente del organismo en junio de 2015, justo después de su salida de la Asamblea Legislativa, y en medio de cuestionamientos por su asociación con uno de sus asesores legislativos, con quien fundó una empresa de bienes raíces.

Por su puesto como presidente de PROESA, Reyes devenga un salario mensual de $7,000, superior a los $5,781.72 que recibía cuando era presidente de la Asamblea Legislativa.

A su llegada a PROESA, solicitó una remodelación de su oficina, lo que tuvo un costo de cerca de $10,000. Reyes usó por poco tiempo dicho espacio, pues seis meses después la institución se cambió de local.

Tags:

  • proesa
  • inversiones
  • exportaciones
  • presupuesto
  • sigfrido reyes
  • asocios publico privados
  • gasto

Lee también

Comentarios

Newsletter