Lo más visto

Más de Economía

Gremiales advierten que hay propuestas que se convierten en un “desacierto” para el impulso al agro

Después de trabajar en recuperarse de los daños que provocó el mal clima, los agricultores y ganaderos enfrentan propuestas que llegan desde el Gobierno y que de alguna manera complican más la recuperación de los diferentes subsectores.
Enlace copiado
Gremiales advierten que hay  propuestas que se convierten en un “desacierto” para el impulso al agro

Gremiales advierten que hay propuestas que se convierten en un “desacierto” para el impulso al agro

Gremiales advierten que hay  propuestas que se convierten en un “desacierto” para el impulso al agro

Gremiales advierten que hay propuestas que se convierten en un “desacierto” para el impulso al agro

Enlace copiado
Lograr adaptarse a los cambios extremos del clima es el máximo desafío que enfrentan los productores agropecuarios del país. Los dirigentes de las organizaciones que representan al sector advirtieron que, además, el Gobierno ha tomado decisiones que obstaculizan los esfuerzos por volver el trabajo en el campo más rentable y sostenible.

Los participantes en el Foro LPG manifestaron que hay propuestas, como la ley de soberanía alimentaria, entre otras, que terminarían de complicar el trabajo agropecuario. Muchas de las propuestas no consiguen suficiente apoyo en la Asamblea Legislativa, pero no han desaparecido en el archivo todavía.

Luis Treminio, de la Asociación Cámara Salvadoreña de Pequeños y Medianos Productores Agropecuarios (CAMPO), mencionó algunas. Treminio indicó que durante la temporada 2014-2015 perdieron alrededor del 45 % de las cosechas, un daño que calculan en $325 millones. “Pensamos que este año iba a mejorar, pero hubo varios desaciertos por parte del Gobierno”, comentó el dirigente de CAMPO.

En esa lista está el contingente por 12,000 quintales de frijol y maíz que solicitó el Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG). “Precisamente cuando está saliendo la cosecha de frijol nacional, eso viene y nos bota los costos solo con el anuncio”, dijo Treminio.

Las estadísticas del MAG muestran que el 26 de octubre de este año el quintal de frijol rojo de seda nacional costaba como promedio $60.2. El decreto para abrir un contingente de frijol llegó en la sesión plenaria del jueves 27. Luego, el 28 de octubre subió a $60.8 por quintal. Los días siguientes bajó a $55 y $53. Por ahora, el frijol rojo de seda nacional se vende a $57.6 por quintal.

El representante de CAMPO continuó. “El primer desacierto de la Asamblea es comenzar a discutir el anteproyecto de ley para la prohibición de los agroquímicos. Con eso comenzamos 2016”, dijo Treminio. Esta propuesta tiene ya varios años en discusión y su propósito es detener el ingreso de un grupo de productos que se usan en las tareas agrícolas, pesticidas y herbicidas. La lista está organizada según los ingredientes del producto, y las gremiales de agricultores calculan pérdidas de hasta el 40 % en las cosechas si no tienen acceso a esos agroquímicos. Por ahora, el anteproyecto no ha prosperado hasta su aprobación.

Desde la perspectiva de CAMPO, un tercer tropiezo que cometieron los funcionarios este año fue comenzar a discutir la ley de semillas solo para incluir a la semilla criolla. “No tuvo caso discutirlo porque la ley no lo estaba prohibiendo”, aseguró Treminio.

Por otro lado, lamentan que el MAG no haya tomado acciones para estimular más siembra de sorgo o maicillo, así como de frijol. Si bien el MAG comenzó a ejecutar un plan para combatir el pulgón amarillo del sorgo, los miembros de CAMPO indican que dedicó esfuerzos a promover más siembra. Solo por el pulgón amarillo los productores calculan que ya se ha perdido el 25 % de la cosecha de sorgo. Además, las lluvias fuera de su ciclo normal, como las que han ocurrido en diciembre, ya echaron a perder más o menos el 20 % de la cosecha de frijol, equivalente a 480,000 quintales.

Mientras tanto, Agustín Martínez, presidente de la Cámara Agropecuaria y Agroindustrial (CAMAGRO), se refirió al atraso que tiene el país en la productividad. Martínez explicó que en otros países hay uso de semillas con modificaciones genéticas con un marco regulatorio. En cambio, en El Salvador estas semillas se pueden importar, pero no hay leyes que aprueben su siembra y cosecha. Hay agricultores que han solicitado introducir esta tecnología que ya se usa en países como Honduras, Brasil o Argentina.

“Un tema que falta analizar si uno quiere sacar adelante al país es la integración institucional. Ver políticas coherentes en todo sentido”, comentó Martínez, porque la presión sobre los sectores productivos desde diferentes agencias de Gobierno a veces desanima la iniciativa de continuar en el sector formal. El presidente de CAMAGRO agregó que a las autoridades les falta ampliar su enfoque. “Está bien que se subsidien algunas cosas, focalizadas, pero también que se incentive el crecimiento de los sectores y ahí es donde siento yo que fallan”, expresó.

Los participantes en el Foro LPG mencionaron que también un aumento al salario mínimo, programado para ser efectivo en 10 días sin que se haya sacado toda la producción, es otra medida que limitará sus posibilidades de invertir y crecer en su rubro.

Este año el MAG asegura que el sector agropecuario tuvo un crecimiento de 4 % en comparación con 2015. En este sentido, calculan que este año saldrán 27 millones de quintales de granos básicos. Las dos actividades que más impulso consiguieron son el cultivo de maíz blanco y el de caña de azúcar.

Lee también

Comentarios