Lo más visto

Gremiales apoyan focalización del subsidio a energía

Los empresarios dicen que la medida no afectará a la competitividad, pero que es insuficiente para aliviar las finanzas públicas.
Enlace copiado
Gremiales apoyan focalización del subsidio a energía

Gremiales apoyan focalización del subsidio a energía

Gremiales apoyan focalización del subsidio a energía

Gremiales apoyan focalización del subsidio a energía

Enlace copiado
Los presidentes de las principales gremiales empresariales del país apoyaron la iniciativa del Gobierno de focalizar el subsidio a la energía eléctrica, que actualmente se entrega a cerca de un millón de beneficiarios, a un costo de $120 millones anuales.

Este subsidio es costeado con fondos de la Comisión Ejecutiva Hidroeléctrica del Río Lempa (CEL). El presidente de la entidad, David López Villafuerte, ha dicho que eso le absorbe más de la mitad de los ingresos de la autónoma, y que no es sostenible. Han trabajado un proyecto junto con el Ministerio de Economía (MINEC), para que sea esta cartera de Estado la que asuma la administración del subsidio.

Así, se cruzaría la base de beneficiarios del subsidio a la energía con la que el MINEC maneja para entregar el subsidio al gas propano. Han calculado que así podrán identificar y depurar del listado a unas 170,000 personas y empresas de ingresos altos, que no necesitan la subvención. El resultado sería un ahorro del 18 %, unos $13.5 millones anuales.

Luis Cardenal, presidente de la Asociación Nacional de la Empresa Privada (ANEP), recordó que la gremial siempre ha estado de acuerdo con que los subsidios deben ser temporales, focalizados y dirigidos a quienes más los necesitan.

“Hemos criticado que los subsidios se han venido manejando de forma demasiado general y los han recibido personas o instituciones que pueden pagar la tarifa completa”, aseguró. “Hacer una depuración analizando quiénes lo necesitan y quiénes lo pueden pagar nos parece una medida atinada y en la dirección correcta”, agregó el empresario.

Agregó que no creen que quitar el subsidio a unas 3,000 sociedades anónimas que actualmente lo reciben –tal y como anunció la Secretaría Técnica de la Presidencia– vaya a tener un impacto en la estructura de precios y la competitividad. “La competitividad debe ser con base a los costos reales, no en subsidios... en El Salvador es caro producir por diversas razones, pero no por las empresas que reciben el subsidio”, acotó.

Reiteró que esta es una medida en la dirección correcta, si se hace bien, pero indicó que el Gobierno debe buscar otras áreas para recortar gasto, como depurar las plazas del sector público, y reducir la partida de la Presidencia de la República (ver nota aparte).

Por su parte, Javier Simán, presidente de la Asociación Salvadoreña de Industriales (ASI), señaló que los subsidios que se entregan en el país “están mal diseñados” porque no le están ayudando a la gente a salir de la pobreza, sino que los vuelven dependientes a los mismos.

“A los gobiernos les conviene porque al final son preferencias electorales, siempre hemos dicho que hay que enfocarlos a los más necesitados y rediseñarlos, de modo que les ayude a los pobres a salir adelante”, afirmó.

Simán dijo que entregar subsidio a quienes no lo necesitan está perjudicando a la CEL, y absorbiendo recursos que deberían destinarse a la inversión en energías renovables. La CEL produce energía hidroeléctrica, con la que suple más de la demanda del país en época de lluvias, pero también tiene en proceso proyectos de generación solar y eólica.

“Si CEL invirtiera ese dinero en más fuentes de energía renovable, todos tendríamos energía barata y no habría necesidad de subsidiar a nadie”, señaló.

Al igual que Cardenal, Simán opina que esta es una medida acertada pero “muy pequeña”, que no permitirá lograr un ahorro significativo. “Tienen que ser más agresivos en el rediseño y reenfoque de subsidios. Venimos subsidiando la energía por décadas y no hemos sacado a la gente de la pobreza. Un subsidio debería ayudarles a salir de la pobreza, no a seguir siendo pobre. No es el objetivo que la gente se haga dependiente de las ayudas del Gobierno”, repitió.

El monto del subsidio a la energía ha requerido cada vez más dinero, sobre todo porque hubo un período que cubrió incluso a las facturas por consumos de hasta 300 kilovatios hora al mes. Actualmente, solo se subsidian los consumos abajo de 99 kWh mensuales.

Pablo Durán, presidente de la Cámara Salvadoreña de Exportadores (COEXPORT), recordó que en el 2000 este subsidio costaba $8 millones anuales, y que en 2015 rondó los $150 millones. El salto más grande se dio entre 2007, cuando el costo fue de $62 millones, y 2008, cuando subió a $211 millones.

“En 15 años subimos así, fue exagerado lo que se usó del presupuesto público para cubrir el costo del subsidio”, lamentó.

Durán comentó que el Gobierno destina unos $400 millones al año en pagar subsidios. En el caso de la energía, lo que ha aminorado la carga ha sido la baja en los precios del petróleo, aseguró.

Sin embargo, dijo que el Gobierno debe comenzar a priorizar las inversiones en energía, que ya han sido desarrolladas por las administraciones públicas de los países vecinos. “Tenemos que fortalecer el clima de inversiones en el sector”, concluyó.

Tags:

  • subsidio
  • energia electrica
  • cel
  • consumo
  • proyectos
  • inversion
  • desarrollo
  • asi
  • anep
  • coexport
  • ahorro
  • gasto publico

Lee también

Comentarios