Lo más visto

Más de Economía

¿Ha aumentado el envío de remesas a El Salvador?

A pesar de que el monto de remesas sigue creciendo, el ritmo de avance de estos envíos hasta mayo de este año es menor que el registrado en el mismo período de 2017, cuando fue de 10.9 %, según datos del Banco Central.
Enlace copiado
Remesas recibidas. El Salvador recibió $2,227.6 millones en remesas familiares a mayo de 2018.

Remesas recibidas. El Salvador recibió $2,227.6 millones en remesas familiares a mayo de 2018.

Enlace copiado

El Salvador recibió $2,227.6 millones en remesas familiares a mayo de 2018. Esto significa que registró un crecimiento de 8.9 % en relación con lo recibido en el mismo período del año pasado, cuando los compatriotas enviaron $182.9 millones menos, apuntan datos del último informe del Banco Central de Reserva (BCR) sobre este rubro.

El Banco Central también detalló que solo en mayo el país recibió $493.7 millones, con un crecimiento interanual de 7.1 %. “Durante este período ingresaron remesas procedentes de 137 países: de Estados Unidos se recibieron $2,079.8 millones, equivalentes al 93.4 % de las remesas totales, incluyendo efectivo y recargas, seguido por la Unión Europea con $20.4 millones (0.9 %) y Canadá con $19.4 millones (0.9 %)”, agrega el informe.

A pesar de que hasta mayo de este año el país ha recibido más dinero por remesas que en 2017, la tasa de crecimiento de 2018 (8.9 %) es menor a la de 2017 (10.9 %); es decir, empieza a notarse una leve disminución en el crecimiento de remesas, que difiere con lo que había previsto el presidente del BCR, Óscar Cabrera, a inicios de este año.

Cabrera dijo en enero pasado que los primeros estudios elaborados por el BCR indican que los envíos de las remesas familiares que son recibidas en El Salvador comenzarán a presentar una desaceleración a partir de 2019.

“Las remesas son un flujo importante de recursos para tener liquidez monetaria y para evitar tener mayores niveles de pobreza. Nuestra macroeconomía depende mucho de las remesas porque es el 
20 % de nuestro PIB”.
Rommel Rodríguez, investigador de FUNDE

El funcionario sostuvo que la previsión para las remesas en 2018 es de un crecimiento de 3.8 %. “Para 2019, la proyección es de un crecimiento de 0.9 %; en 2020 y 2022 el impacto que vemos es que las remesas van a crecer 0.2 % y 0.7 %, respectivamente”, comentó Cabrera a inicios de este año.

Por otro lado, el director ejecutivo de la Cámara de Comercio e Industria de El Salvador (CAMARASAL), Federico Hernández, cree que aún no ha habido una disminución dramática en el envío de remesas a El Salvador. “Eso no significa que en 2019 no haya un repunte en el envío de remesas, esto por la incertidumbre que se pueda generar con el tema migratorio en Estados Unidos”, agregó.

El economista Luis Membreño asegura que el dinero que están enviando lo están ahorrando previendo que van a regresar al país por la cancelación del Estatus de Protección Temporal (TPS, por sus siglas en inglés), y eso ha generado que los depósitos bancarios estén subiendo el doble que los préstamos.

Por su parte, el economista e investigador de la Fundación Nacional para el Desarrollo (FUNDE) Rommel Rodríguez cree que el aumento de las remesas no se debe directamente al temor a la cancelación del TPS.

“En ese caso sí tengo una diferencia de opinión, porque la economía estadounidense está pasando por un buen momento. Creo que si los salvadoreños están enviando más dinero por temor a ser deportados, la tasa de crecimiento en las remesas sería mayor”, agregó Rodríguez.

El investigador de FUNDE señala que por el momento no ve un riesgo considerable para la economía salvadoreña con esta reducción de la tasa de crecimiento de las remesas. Cree que las políticas migratorias en Estados Unidos podrían afectar el flujo de remesas, pero no de una manera abrupta.

 “El dinero enviado por 
los salvadoreños en el exterior lo están ahorrando porque se están preparando para regresar al país, y eso ha generado que los depósitos bancarios estén subiendo el doble que los préstamos”. 
Luis Membreño, economista salvadoreño

“Los bancos pagaron el 41.6 % de las remesas familiares, equivalente a $926.5 millones y 3.2 millones de operaciones; las federaciones y otras empresas pagadoras, el 54.5 %, equivalente a $1,215.2 millones y 4.8 millones de operaciones; mientras que el resto (3.9 %) corresponde a recargas y a las remesas que fueron trasladadas en efectivo por familiares, amigos o encomenderos”, según el BCR.

“Las remesas son un flujo importante de recursos para tener liquidez monetaria y para evitar tener mayores niveles de pobreza. Nuestra macroeconomía depende mucho de las remesas porque actualmente representan el 20 % de nuestro Producto Interno Bruto (PIB). Una gran parte de las personas que reciben estas remesas viven en las zonas rurales y utilizan este dinero para el consumo”, comentó Rodríguez.

Del total de las personas que reciben remesas, el 94.8 % las destina a consumo (alimentación y vestuario), el 47.5 % al pago de servicios (agua, luz, internet, etcétera) y el 27.5 % a gastos de consultas médicas. Otros usos son para la compra de medicamentos con el 21.5 %, pago de cuotas de préstamos para vivienda, educación y alquiler de vivienda con 43.9 %, según datos de la Encuesta Nacional de Migración y Remesas 2017, elaborada por el Ministerio de Relaciones Exteriores, la Dirección General de Estadística y Censos (DIGESTYC) y el BCR.

“Cada hogar receptor recibe más de $3,000 en remesas anualmente. La mayor parte de ese ingreso extra lo destina al consumo de bienes y servicios, con lo que se consigue mejorar las condiciones de vida de los miembros del hogar”, según la DIGESTYC.

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines