Hacienda: El gasto en pensiones se duplicará

Las metas de aquí a 2025 muestran un aumento constante en la necesidad de tener dinero para pagar las pensiones. Además, esperan promover más reformas enfocadas en impuestos.
Enlace copiado
Hacienda: El gasto en pensiones se duplicará

Hacienda: El gasto en pensiones se duplicará

Hacienda: El gasto en pensiones se duplicará

Hacienda: El gasto en pensiones se duplicará

Enlace copiado
El gasto que hace el Gobierno con recursos públicos para pagar las pensiones crecerá el doble durante los próximos 15 años, de acuerdo con los cálculos que ha hecho el Ministerio de Hacienda (MH). También llegará hasta más de $1,000 millones la cantidad de dinero necesaria para cumplir con los trabajadores en situación de retiro, señaló el MH.

Todos los años, el Gobierno aparta una cantidad específica en el plan nacional de gastos para abonar a la deuda que tiene acumulada por las pensiones. Por ejemplo, en 2015 el fisco abonó $188 millones del presupuesto nacional para pagar la deuda acumulada por pensiones. En 2016, la meta es abonar $215 millones. Hacia 2020 ya será necesario poner $369 millones y en 20 años, $1,352 millones.

Entonces, con el paso del tiempo el plan nacional de gastos tendrá que destinar más recursos para estos compromisos. Por ejemplo, en 2016 fue necesario apartar el 4.4 % del presupuesto (que se deja hecho desde el año anterior); en 2020, el 7 % y hacia 2040, el 17.7 %. Todas estas previsiones ocurrirían si no hay antes una reforma en el sistema o, al menos, un cambio en la manera de pagarlo.

Nelson Fuentes, director de Política Económica y Fiscal del MH, dijo que el máximo riesgo para las finanzas públicas para los próximos años son las pensiones, en general. “Si mantenemos esa tendencia vamos a tener un riesgo cada vez más alto”, comentó. Fuentes destacó que incluso ahora el plan de gastos tiene muchas necesidades obligadas como los recursos para la Corte Suprema de Justicia, el fondo especial para las alcaldías, entre otros.

Carlos Acevedo, expresidente del Banco Central de Reserva (BCR), coincidió en que es necesario buscar una manera de enfrentar esos gastos. “Sin resolver la deuda previsional, la sostenibilidad fiscal del país no está garantizada”, dijo Acevedo, pero agregó un matiz: llegará el momento en que deban cambiar cuestiones como la edad de retiro, o el tiempo obligatorio de ahorro. “Todo eso es impagable si no hay reformas paramétricas”, dijo Acevedo.

Se llaman reformas paramétricas porque tocan solo a la población trabajadora, pero no al sistema completo como tal. Centros de pensamiento como FUSADES y FUNDAUNGO han señalado que sí vale la pena dialogar sobre la edad de jubilación, por principios de justicia social y equidad, en especial para los adultos mayores.

Esta deuda acumulada para pagar pensiones sale de una herramienta financiera llamada Fideicomiso de Obligaciones Previsionales (FOP), creado en 2006.

El fideicomiso nació porque el Estado no tenía, no tiene, ni tendrá los recursos propios para cumplir con los jubilados. Así que toma prestado, y el FOP le sirve para eso. Pero siempre es deuda.

Por ejemplo en 2016, las pensiones requieren de $633 millones en efectivo, para todos los beneficiarios. En 2020 serán necesarios $928 millones y en 2024, $1,101 millones en efectivo. Cada dólar para este propósito sale del FOP y quien alimenta el FOP son las Administradoras del Fondo de Pensiones (AFP), con los ahorros de los trabajadores activos o cotizantes. Al final de cuentas, el Estado con quien se endeuda es con los trabajadores, a través del FOP.

De hecho, según las estimaciones de Hacienda, en 2017 las operaciones en el fideicomiso ya no darán abasto para las necesidades de financiamiento, que calculan en $756 millones.

Plan para ordenar las finanzas a 10 años

Fuentes, del MH, presentó estos cálculos durante el lanzamiento del Marco Fiscal de Mediano Plazo (MFMP), con el que pretenden ordenar la manera en que ocupan los recursos.

Este marco fiscal tiene metas y proyecciones de aquí a 2025, pero lo actualizarán todos los años. Carlos Cáceres, titular del MH, dijo que con esta guía esperan contribuir “a elevar la eficiencia y eficacia de la gestión financiera y así contribuir a enfrentar los desafíos”. El ministro Cáceres explicó que las previsiones de este MFMP incluyen riesgos como desastres naturales, incremento en la deuda pública, un bajón en los ingresos fiscales, litigios (o arbitrajes, por ejemplo el de CEL-Enel), aumento en el precio del petróleo, emergencias, entre otros.

El marco de mediano plazo estará amarrado al presupuesto nacional y la manera en que sea efectivo dependerá de cómo lo incluya la comisión legislativa de Hacienda, explicó Fuentes. Aunque el presupuesto nacional se convierte en ley todos los años, el MFMP no está pensado para esto, por ahora.

De hecho, en 2017 esperan introducir una nueva manera de calcular el presupuesto. Ya no sería en función de lo que solicitan los ministerios y demás instituciones, sino en función de los programas que están en desarrollo.

Entre las previsiones incluidas hacia 2025 está una reducción del gasto público en comparación con el Producto Interno Bruto (PIB). La meta es que el gasto público improductivo o corriente baje de 18 % del PIB al 17 % hacia 2025. Sin embargo, la inversión pública se mantendrá alrededor del 3 % durante todo ese período.

Una de las metas que tiene también este marco fiscal es la mejoría en los ingresos, que incluye “más reformas tributarias”, según el documento donde Hacienda detalla todo el MFMP. Para subir los ingresos de un 16 % hasta un 17 % del PIB, Hacienda propone dos maneras: la primera es mejorar la administración tributaria; la segunda, mayor recolección de ingresos con “el incremento de las tasas de los tributos actuales o la introducción de nuevos tributos”, consigna el mismo documento.

Tags:

  • deuda
  • pensiones
  • gasto publico
  • deuda previsional
  • deficit previsional
  • financiamiento
  • marco fiscal
  • mediano plazo

Lee también

Comentarios

Newsletter