Lo más visto

Más de Economía

Hay que dejar espacio para repartir el costo del ajuste fiscal”

La crisis de dinero en efectivo que anunció el Gobierno es quizá menos grave de lo que plantearon los funcionarios. Pero anunciarla tuvo algún efecto, según Choussy.
Enlace copiado
Hay que dejar espacio para repartir el costo del ajuste fiscal”

Hay que dejar espacio para repartir el costo del ajuste fiscal”

Enlace copiado
E n octubre pasado, el Gobierno activó las alarmas porque ya se estaban quedando sin dinero en efectivo y temían no llegar a fin de año. La búsqueda de una solución llevó a las autoridades a discutir con ARENA cuáles podían ser las alternativas.

El analista Mauricio Choussy, que conoce las finanzas en El Salvador desde el lugar de los hechos –fue presidente del Banco Central de Reserva–, sugiere a las partes llegar a un terreno común y repartir los costos políticos de una corrección en las finanzas. Un costo que deberán asumir todos.

Desde la perspectiva de Choussy, en 2017 habrá más dificultades para poder acceder a financiamiento, más que todo para el Gobierno.

¿Cuál ha sido el mayor problema que han tenido las finanzas del Gobierno este año?

Tengo la impresión que aprobar presupuestos mal elaborados es lo que ocasiona los problemas en las finanzas del Gobierno. Los ingresos presupuestados que nunca se logran recaudar y los gastos que son mayores que los presupuestados generan déficits fiscales que ocasionan problemas de liquidez y hacen que se retracten los pagos del Gobierno. Adicionalmente hay problemas con la forma de gestión pública en la que los presupuestos no se formulan estableciendo objetivos como la calidad de la educación o el número de consultas que debe atender una unidad se salud. Esto hace que, a pesar de tener más recursos, los servicios del Gobierno y los resultados de gestión cada vez sean peores.

¿Usted comparte la explicación de que esta situación es producto de problemas acumulados desde el pasado?

No. Eso pudo ser válido los primeros años de gestión de gobiernos del FMLN. Pero después de siete años y medio ya no deberían echarle la culpa a ARENA. Lo que pasa es que la incapacidad está a la vista de todos. La estrategia publicitaria es decir que es culpa del pasado, de los empresarios, de la Sala de lo Constitucional, del fiscal general e incluso de la injerencia de los embajadores. Pero son cortinas de humo para engañar a los ciudadanos y hacer que no se den cuenta de que es la incompetencia la principal causa.

Parece que el balance entre gastos e ingresos o déficit fiscal ha mejorado. ¿Piensa que refleja lo que ocurre en realidad?

Como lo dijimos a finales del año pasado (2015), las condiciones externas eran muy favorables para la economía salvadoreña. Una economía norteamericana recuperándose, combinado con los bajos precios de petróleo y de las materias primas, permitió una reducción en la importaciones y además mayores remesas. Todo esto favoreció la liquidez en la economía y mayores niveles de crédito y consumo, lo cual contribuye al crecimiento, que estuvo alrededor de un 2.5 %, más una baja inflación y una reducción en el déficit fiscal por menores gastos en subsidios y gasto, excluyendo salarios. También hay que aclarar que la estrategia del Ministerio de Hacienda de decir que no había dinero frenó el despilfarro y favoreció la austeridad.

Yo sigo sosteniendo que el problema de liquidez del Gobierno es menos serio de lo que han querido hacernos creer. Pero como lo hemos dicho desde hace varios años, si no se aborda el déficit fiscal con responsabilidad, el problema será cada vez más grave y las soluciones más dolorosas para todos.

¿Cree que el Gobierno necesita un acuerdo nuevo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) que incluya un préstamo precautorio?

El Gobierno necesita un acuerdo con el FMI que le sirva como una guía para estabilizar las finanzas públicas y evitar una profunda y desordenada crisis fiscal. Es decir, un préstamo precautorio daría más seguridad y reduciría los riesgos asociados a los procesos de ajuste fiscal.

ANEP y ARENA dicen que no apoyarán medidas como nuevos impuestos, luego el Gobierno no quiere apostarle mucho a la reducción en gasto público ¿Cree que al final el FMI acceda?

Aunque estoy claro que una gremial como ANEP debe defender los intereses de sus agremiados, hay momentos en que el interés de todos los salvadoreños debe estar enfocado en evitar una crisis económica que afectaría a todos, incluso fuertemente, a los agremiados de ANEP. Por otro lado, ARENA, como principal fuerza de oposición, debe estar consciente de su responsabilidad política, tomar posiciones claras y responsables de acuerdo a la situación, ya que en estos casos tratar solo de obtener votos y de evitar costos políticos no es una posición responsable.

En ese sentido hay que dejar espacios para que mediante una negociación se puedan repartir los costos del ajuste entre los diferentes sectores. Y sin lugar a dudas las señales del Gobierno en materia de controlar los gastos y frenar el mal uso de los recursos del Estado son imprescindibles, así como asumir los costos de ser Gobierno.

¿Considera que la ley de responsabilidad fiscal tendrá efecto?

Las leyes de responsabilidad fiscal son un buen instrumento para lograr frenar la indisciplina fiscal, pero en realidad dependen de la voluntad real del Gobierno de querer tener finanzas públicas sostenibles. Hay demasiadas historias de gobiernos que engañan, falsean datos, incumplen leyes o que simplemente hacen uso de aquel famoso dicho: “Hecha la ley, hecha la trampa”. Todos esperamos que la ley elaborada por el Ministerio de Hacienda de este Gobierno se cumpla.

¿Qué es lo que más presionará al fisco en 2017?

Quizás el principal factor será que no se contará con la demanda de LETES (Letras del Tesoro Público, deuda de corto plazo) que hubo en 2016. En parte porque hay un stock (carga acumulada) de deuda en LETES alto que no pudo cancelarse en 2016. Esto sucedió, en parte, porque la confianza que tenían los compradores de LETES se ha dañado por las declaraciones de algunos funcionarios respecto a la capacidad de pago del mismo.

¿Qué impacto tendrá la baja en la calificación que nos han impuesto Moody's, S&P y Fitch Ratings?

El principal impacto debería de ser el generar una conciencia entre las diferentes fuerzas políticas sobre la necesidad de buscar acuerdos que permitan destrabar los entrampamientos políticos, para lograr estabilizar las finanzas públicas y reducir el riego de un impago.

Las tasas de interés de préstamos para el Gobierno y para las empresas privadas que tienen acceso serán más altas y será más difícil obtener financiamiento. El alza en la tasa de interés incrementará el gasto en intereses del sector público. La inversión privada se podría ver impactada si no se logran los acuerdos políticos y la situación fiscal continúa deteriorándose. Nadie desea tener inversiones en países con calificaciones de riesgo tan bajas y perspectivas negativas.

Tags:

  • finanzas publicas
  • deuda publica
  • crisis fiscal
  • crisis de liquidez
  • Mauricio Choussy

Lee también

Comentarios