Lo más visto

Más de Economía

ILC prevé ampliar su cartera de marcas

La Constancia tendrá que separarse en los próximos meses de Regia, Suprema y Coca Cola. Tiene un plan B.
Enlace copiado
Enlace copiado
Las marcas de cerveza Suprema y Regia, creadas con receta salvadoreña, tendrán que dejar el nido materno de Industrias La Constancia (ILC), debido a los requisitos que estableció la Superintendencia de Competencia (SC), autoridad con labor de supervisión.

ILC pasó a ser parte de una cadena global de empresas unidas por la fusión entre SABMiller (sudafricana) y AB-InBev (belga). En 2016, las dos casas matrices globales iniciaron un proceso de concentración y para completarlo fue necesario cumplir con las exigencias de las autoridades locales, como la SC: entre ellas, vender las marcas Regia y Suprema de manera gradual.

“Estamos cumpliendo con todo lo que la SC ha establecido para que sea fluido”, comentó Édgar Grande, presidente de ILC desde octubre 2016. En cuanto a estas dos marcas “tenemos interesados externos internacionales y nacionales”, agregó Grande, sin proveer más detalles.

La SC estará vigilando todo el proceso de compra y venta. Para eso se apoyará en Duff & Phelps, en México, que actuará como agente de monitoreo. Según un comunicado distribuido a inicios de este año, SC exige que el comprador tenga la capacidad de mantener estas cervezas competitivas.

El dicho popular dice que “un clavo saca otro clavo”. Frente a un nuevo ciclo de inversión de 2017 a 2020, la empresa salvadoreña está analizando sacar nuevas opciones y nuevos productos al mercado. “Estamos evaluando crear nuevas marcas, pues hay un espacio que queda en nuestro portafolio”, explicó Grande. De hecho, mantendrán otras dos bebidas nacionales populares, Golden Light y Pilsener. “La idea es cómo logramos que esa maestría cervecera que caracteriza a La Constancia se vea reflejada”, agregó el dirigente de la empresa.

La operación entre AB-InBev y SABMiller salió a la luz pública en septiembre de 2016. Se trata de una operación importante, porque las dos empresas más grandes del mercado cervecero mundial se convertirán en una sola. El papel de los reguladores en este caso es evitar que una transacción de esta magnitud afecte a los consumidores o a los empleados, y por eso es que ponen requisitos.

“Estamos explorando alternativas en marcas, en empaques, que nos ayuden a mantenernos relevantes”, insistió Grande.

Este mismo año, ILC tendrá que tomar la decisión de quién pasará a ser propietario de Regia Extra y a las tres Supremas. El plazo inicial para encontrar un comprador es de seis meses con opción de prórroga desde que recibieron el aval en enero. Luego podrán maquilar o preparar la cerveza durante tres años para el comprador, también con la opción de extender ese período.

De manera simultánea, AB-InBev también tendrá que ceder las operaciones de The Coca Cola Company (TCCC) en El Salvador, Honduras y África, por un acuerdo que tenía con anticipación. Falta mucho por definir sobre este acuerdo en particular y cómo se materializará en El Salvador.

“Es volvernos a enfocar en el negocio cervecero como nació La Constancia hace 110 años”, explicó Grande. Así, Coca Cola y las bebidas carbonatadas relacionadas con ella pasarán a ser parte de la oferta de un tercero. Mientras llegan a ese punto, continuarán trayendo al país los productos. Para Semana Santa, por ejemplo, lanzarán algunas variedades de la famosa bebida caramelizada.
 

Tags:

  • Regia
  • Suprema
  • cerveza
  • SabMiller
  • AbInbev
  • Superintendencia
  • Coca Cola

Lee también

Comentarios